Misión Imposible: Fallout | Crítica

Ethan Hunt está de regreso en una nueva cinta, Misión Imposible: Fallout es, aunque suene exagerado, la mejor cinta de la popular franquicia en la pantalla grande desde su primera película en 1996; una entrega que eleva el listón a niveles casi descomunales y que nos lleva por un gran largometraje de mucha acción y espionaje con una duración de dos horas y media, las cuales por cierto, se pasan volando.

LA PELÍCULA DEL VERANO

Nada exagerado, Misión Imposible: Fallout dirigida por Christopher McQuarrie nos impacta de inicio a fin con una brutal serie de escenas y secuencias llenas de acción y ritmo de todo tipo; todo con un acabado sublime, casi artesanal que brinda a las imágenes en movimientos, a los efectos especiales, y hasta el mismo sonido, de algo real, palpable y verdadero. Misión Imposible: Fallout no es un show de CGI (aunque obviamente la cinta lo tiene), pero no es obvio y por decir “vulgar” como podría ser en otras producciones. Y gracias a movimientos de cámara, y el mismo guión, la cinta se eleva con creces a sus antecesoras y se podría decir, hasta otras películas del mismo género. Y es que ya desde los avances se notaba un listón más alto en esta nueva propuesta veraniega, donde lo que se prometía era una gran historia de espionaje, actuaciones sólidas, momentos de peleas y persecuciones desde la tierra al aire y en vehículos de todo tipo, todo como dije, con un nivel de realismo perfectamente medido, listo para impactar al espectador en la butaca de cine. De esta forma no es raro decir que Misión Imposible: Fallout es la cinta ideal para el verano, es ése tipo de blockbuster que uno espera por el costo del boleto, es una cinta que uno desea ver cuando se tiene ganas de una historia llamativa, de conspiraciones, misterio y más, acompañada de grandes momentos para disfrutar en compañía y con unos buenos nachos, palomitas o lo que mas les agrade.

TRASFONDOS, GIROS EN LA TRAMA, SORPRESAS

Misión Imposible: Fallout tiene todo para mantenerlos al filo del asiento, su guión tan bien trabajado por McQuirre (Misión Imposible: Nación Secreta), mantiene a la perfección todo lo que la saga ha logrado construir con el paso de los años, incluso va más allá, y nos muestra un trasfondo de algunos de sus personajes principales, haciéndolos más reales, con defectos y virtudes, todo mientras nos van contando una historia con giros argumentales y sorpresas que se alimentan de buenas actuaciones y como he dicho, de una excelente puesta en escena para sus acrobacias y elementos de acción. Se trata de una cinta bien escrita, y bien desarrollada, que se toma el tiempo para dejar ver su trama e ir invitando al espectador a interesarse en ella minuto a minuto. Definitivamente Misión Imposible: Fallout no es una película con la que saldrás del cine pensando “Meh”.

VETERANOS Y NUEVO ELENCO

Los fans de la saga deben estar felices pues los protagonistas y veteranos ya de la saga siguen aquí haciendo lo que mejor saben hacer y hasta más; encontramos a Ving Rhames, Simon Pegg, junto a Alec Baldwin, Angela Bassett, Tom Cruise, Rebecca Ferguson y Henry Cavill, todos ellos haciendo equipo en pantalla, manteniendo en perfecto balance sus personajes, actuaciones y hasta el carismo con el que son conocidos. Misión Imposible: Fallout mantiene un perfecto balance en toda su ejecución, y cuida cada elemento, su grado de atención y esmero es bastante bueno y da el ejemplo a seguir para todas esas franquicias que de pronto comienzan a denotar un cansancio.

Misión Imposible: Fallout marca el ritmo y asombra al mostrar que no importa cuántos han pasado ya, pues nos enseña que es posible seguir subiendo el listón, seguir mejorando y entregando situaciones e historias que queramos ver en el cine. Si son fans de la franquicia, realmente no saldrán defraudados en lo más mínimo, de hecho estaran muy agusto. Y si son nuevos y no conocen mucho, entonces seguramente querrán saber más, ver las cintas anteriores y quizá hasta saber de la serie de televisión de la que está basada esta saga.

NO SE LA PUEDEN PERDER

En estos momentos ya es más que obvio decir deben ver Misión Imposible: Fallout en la pantalla de cine, donde sin duda se disfrutará más. Dicho esto es claro que se trata de una gran producción hecha para el espectáculo, sin olvidar su historia, desarrollo y personajes. La película está muy bien integrada con sus antecesoras y sabe mantener el ritmo en todo momento, a pesar de su duración, asimismo nunca cae en el agotamiento dejando notar que aún no es malo querer otra secuela.

Misión Imposible: Fallout es perfecta para disfrutar el verano, para ir al cine y comprar toda la dulcería, realmente tiene grandes escenas de acción y lo mejor, una historia absorbente y muy llamativa en la que si pestañean, seguramente se perderán de algo.