Motorola Moto G6 Play | Análisis

Motorola ha pasado por un sinfín de modificaciones, desde su compra por diferentes grandes de la industria (recordemos que al final Lenovo fue el ganador) hasta sus diferentes peleas con Telcel (ya volvieron a ser amigos) en territorio mexicano.

Estos cambios se notan en sus dispositivos y con el Moto G6 Play no ha sido la excepción, lo probamos por unas semanas para traerte un repaso por lo bueno y lo malo.

El diseño, me encanta

Primero y antes de llenar de flores y destrozos (un poquito Motorola, lo normal) el diseño del G6 Play es muy bonito, Motorola logró un diseño que parece cristal pero en policarbonato, eso sí, es un imán de huellas dactilares pero díganme… ¿qué smartphone en el 2018 no lo es?

El tamaño… de pantalla, lo más importante

Sabemos que Motorola con su gama “Play” está enfocada en los gamers o los que utilizan su dispositivo para reproducir contenido multimedia, por ello es importante el tamaño de pantalla.

En esta ocasión, en el Motorola G6 Play contamos con un panel LCD de 5.7 pulgadas con tecnología IPS, eso sí, con una resolución HD+ que en el uso se ve muy bien gracias a su relación de aspecto 18:9.

Los contenidos los puedes disfrutar en buena calidad sin problemas, al igual que los juegos que piden un poquito más, eso sí, en interiores, porque en el momento de querer usarlo a la luz del sol, te va a decepcionar.

Como podemos observar, es casi imposible utilizarlo a plena luz del sol y no es exageración, con el brillo a 100% esto es lo que te espera, en más de una ocasión me tocó tener que irme a la sombra para poder contestar algún WhatsApp o una notificación.

Además de ese problema no tuve ninguno, los ángulos de visión son buenos gracias al IPS, no tenemos rastros de algún brillo rosado (en algunos Motorola era muy común) y al momento de consumir videos en YouTube o Netflix la visión de los colores era muy acertada.

Hardware interior: suficiente

Sabemos que la gama Play no se caracteriza por tener el hardware interior de última generación, pero sinceramente después de probarlo por un tiempo puedo decir que sin duda tiene lo necesario.

Con un procesador procesador Snapdragon 410 con su respectiva GPU Adreno 505 tenemos suficiente para por ejemplo, jugar PUBG en gráficos altos y aunque no salía definitivamente para todos los dispositivos, Fornite debería de correrlo igual.

En cuanto al calentamiento del procesador en el G6 Play es normal, no tuve ningún sobrecalentamiento fuera de lo normal, al igual que al momento de estar jugando el “lag” se presentó algunas veces pero se disipaba inmediatamente.

Por otro lado, a la hora de hablar del almacenamiento, sin duda personalmente nunca me han gustado la base de 32 GB y mucho menos en dispositivos Android (64 GB de base me parece perfecto) pero tienes la opción de agregar memoria vía microSD que aunque no lo necesité, sé que con unas semanas más de uso la iba requerir.

En cuanto a las bocinas, el audio era muy regular, sabemos que en el G6 Play no es una de las cosas a destacar, pero sin duda funciona a la perfección para meterte a bañar mientras escuchas música.

Cámaras “meh”, lo que puedes esperar de la gama

Volvemos a lo mismo, el apartado fotográfico no es el fuerte del G6 Play, aunque si las utilizas no quedaras “tan” decepcionado, mejor dicho, es algo que puedes compartir en tus redes sociales pero no alardear sobre su perfección.

Contamos con una cámara de 13 megapíxeles con una apertura de f/2.0 con posibilidad de HDR y si tenemos un buen pulso podemos sacar fotografías como las siguientes.

Con HDR

Sin HDR

Con HDR

Sin HDR

Sin HDR

Como podemos ver, las fotografías son decentes, son buenas aunque repito, el pulso es muy importante, ya que me tocó tener que tomar las mismas fotografías dos o tres veces porque salían algo borrosas.

El video es posible grabar hasta 1080p a 30 fps, no tenemos ejemplo pero sinceramente es igual que las fotografías y se extraña mucho la estabilización óptica de las gamas altas.

La batería, lo segundo más importante

La batería es un monstruo, tenemos 4,000 mAh, y con el uso que le dí: algo de juegos, correos 24/7, música en el carro vía Bluetooth y muchas historias de Instagram, llegó al día y medio.

Desde hace años que no me duraba la pila así en un smartphone y esto en conjunto con la pantalla es una característica para comprar el G6 Play, cabe mencionar que contamos con carga rápida, lo cual hace la pareja perfecta.

Calificación:

Diseño: 4 de 5 – Me hubiera gustado que fuera un poco más delgado, pero yo sé que la batería abarca la mayoría del terminal.

Uso: 4 de 5 – El dispositivo funciona de manera excelente para su gama y precio (unos cinco mil pesos), aunque la memoria base de 32 GB sea algo personal.

Lo bueno

⦁ Batería
⦁ Tamaño de pantalla
⦁ Bocinas

Lo malo

⦁ Cámara trasera
⦁ Brillo de pantalla