Narcosis | Reseña

Si sufren de claustrofobia definitivamente el juego no es para ustedes. Narcosis es una “aventura” de horror submarina que tiene desarrollo de forma completa debajo del agua (obviamente) y en la que encontrarán muchos momentos espeluznantes ya sea con criaturas de las profundidades, o escenas de muerte y desolación mientras buscamos sobrevivientes y tratamos de escapar a la superficie.

EL HORROR DE LA CALMA

Narcosis sin duda es un buen juego de suspenso y horror, eso queda claro desde los primeros instantes; básicamente nosotros somos los sobrevivientes de una base submarina que luego de un terremoto ha dejado enterrados en las oscuridades del océano a unas veinte personas. Nuestra única herramienta para seguir con vida es un traje especial de buceo profundo, si es dañado o si se nos acaba el oxigeno… bueno, ustedes ya saben. Así que mientras buceamos entre los restos de la base, entre cuartos, corredores, salones y además en el exterior, enfrentamos animales submarinos, buscamos sobrevivientes, y somos testigos de tétricas escenas de muerte, Narcosis nos invita a tratar de subir a la superficie.

La base del juego es el horror psicológico, por lo que nuestro personaje y nosotros mismos tenemos la tarea de resistir la tensión que crece con sutiles efectos sonoros y una ambientación realmente solitaria, en algunas veces tenebrosa y en la que florecen nuestros miedos, por decirlo de una forma. Narcosis es lento en su jugabilidad para marcar el ritmo de nuestros movimientos en las profundidades, entrega realmente una experiencia solitaria en la que en verdad el jugador se siente abandonado y muchas veces sin la opción de lograr salir con vida; a esto le añadimos el temor a que sólo nos encontramos con vida gracias a un traje y tanques de oxígeno que vamos encontrando en el camino (por fortuna hay varios), este traje por supuesto se puede dañar rápidamente si no tenemos suficiente precuación, sobre todo al encarar las varias criaturas que deambulan en la oscuridad.

Asimismo y entre la calma y el casi silencio, Narcosis maneja un tipo de visuales que van desde lo oscuro, hasta lo iluminado pero tenebroso, con escenas llenas de muerte o lugares totalmente vacíos en las instalaciones, sitios que no nos sirven de refugio a los horrores en el exterior pues como es de esperar hay partes destruidas. Es decir, contínuamente estamos sumergidos, y si sufren de claustrofobia seguro no desearán “meterse mucho en el papel” del personaje. Aún así, en Narcosis el miedo es contínuo para todo jugador, y si juegan con audífonos la experiencia es más impactante.

UN JUEGO LINEAL

Aunque Narcosis nos deja explorar los ambientes, algunos más abiertos que otros, en términos generales ofrece un gameplay lineal, con mecánicas de combate muy básicas (lo que buscamos es sobrevivir sin rasguños, no acabar con la vida marina) y con una historia que dependiendo de la experiencia de cada quien, puede ser finalizada entre 3 a 5 horas a lo mucho, detalle que se extiende si deseamos coleccionar cada ítem, o ganar la lista de trofeos. Narcosis defiende su corta duración en plasmar una narrativa exacta, sin llevarla innecesariamente más allá y manteniendo el ritmo del horror de una buena manera, se podría decir dura lo suficiente.

RECOMENDADO PARA FANS DEL HORROR

También disponible en PC vía Steam, Oculus Rift (que miedo), Xbox One y recientemente en Playstation 4, Narcosis, desarrollado por Honor Code, es una aventura digna del género del suspenso y del horror alimentada de un gameplay pausado que sabe imprimir en el jugador un sentimiento de soledad y desesperación, al verse rodeado de muerte, amenazas submarinas, escenarios de destrucción, oscuridad y silencio, y si a esto le añadimos que nuestra única opción de supervivencia es un traje que se puede dañar en cualquier momento, y la urgencia de buscar oxígeno… pues las cosas van mejor si lo que deseamos es pasarla sumidos en el miedo.