Oh…Sir! The Hollywood Roast | Reseña

Hace un tiempo salió Oh…Sir! The Insult Simulator, un juego en el cual básicamente lo que debíamos hacer era insultar de manera “fina y con clase” a un rival cara a cara, pero este se hacía solamente con palabras en inglés de Inglaterra, lo que no nos daba mucho espacio para maniobrar si no éramos eruditos en la jerga inglesa. Hoy tenemos por fin la versión supuestamente agringada, donde la barrera del idioma se puede saltar si es que tenemos pericia vasta en el idioma pero en versión Donald Trump. Aquí la reseña.

TAN DIVERTIDO COMO LOS CHISTES DE SOFÍA NIÑO DE RIVERA

Oh…Sir! The Hollywood Roast es literalmente un juego de insultos, donde el concepto se basa en construir frases a base de pequeños bloques de palabras que pueden ensamblarse con otros bloques, para terminar un insulto hacia la otra persona, tenga sentido o no para nosotros, y esto lo recalco porque muchas veces no se entiende la ofensa pero quizá el sistema marque un altísimo puntaje. Realmente las primeras cuatro o cinco escenas serán de aprendizaje, pues ahí es donde entenderán los “comebacks”, las frases de remate y cómo construir sentencias mucho más ofensivas y que podrían darles puntajes elevados con los que ganarán más fácil.

Oh…Sir! The Hollywood Roast funciona de esta manera más o menos. En una escena enfrentarán a la parodia de un famoso personaje de Hollywood, y al poner atención a los consejos iniciales así como a la decoración del escenario, encontrarán el punto débil del rival y así formar improperios con las opciones al centro de la pantalla, de las cuales ambos irán armando su frase hasta que se sientan cómodos o hayan encadenado la más grande y ofensiva de todas, ahí se decidirán los puntos e irán bajando la vitalidad del de enfrente.

FALLAS COMO MÉXICO EN PENALES

Oh…Sir! The Hollywood Roast carece de enganche con el gamer, y no porque sea malo sino por varios fallos en la lógica del juego, no así en la programación ni en la concatenación de las frases, tampoco en los gráficos ni en la música, sino en precisamente eso, en varias reglas del juego que pudieron haber considerado modificar o pasar en alto, con el fin de que la experiencia fuera mucho más inmersiva.

Veamos, para iniciar se debería de poder usar varias palabras para unir otras frases, como conjunciones y preposiciones que en las opciones solo se pueden usar una vez, sin embargo son muy útiles y podrían ayudar a encadenar más insultos, pero como no es posible, se verán en un peliagudo problema cuando el rival las use y ustedes se queden con insultos a medias. Una terrible decisión por parte de Vile Monarch, desarrolladores del juego.

Por su parte gráfica no puedo quejarme, sin duda el diseño de los menús, personajes, letras y cintillas son fascinantes por ser con “pixel art”, lo que no nos llenó la pupila fue la realmente pobre animación y casi nula, en la cual se nota un trabajo mezquino y en el que no quisieron invertir mucho tiempo, haciendo el juego visualmente muy débil lo que le quita sin duda alguna mucho empuje del que podría tener. Es lamentable la animación, pero no por eso quiero destruir al juego que tiene muchos méritos y podría tener más proyección.

CÓMPRENLO COMO SI LES REGALARAN EL DINERO

No quiero sonar pesimista, pero por desgracia la parte online del juego no deja mucho para que el gamer se la viva conectado e insultando a gente por toda la red, así que más bien su tiempo será consumido en el modo “Carrera” utilizando a varios prototipos de personajes parodia, pero enfrentándolos en cinco escenas con la misma intención. Cabe destacar que la carrera de cada personaje es la misma y no tiene cambios, con lo que será mucho más sencillo atacar al rival y sus puntos débiles al ser ya conocidos, podrán ser explotados para conseguir trofeos en pos del platino, uno no tan complicado pero que requiere tiempo y cierta práctica.

En la búsqueda de limpiar los trofeos de Oh…Sir! The Hollywood Roast, encontrarán ciertas dificultades las cuales no sabemos si son errores de programación o decisión de los diseñadores, pues los galardones no se desbloquean en los modos “local couch”, o sea en modo versus local. Es rara esta resolución pero quizá tenga cierta lógica para evitar que los trofeos se liberen con el uso de dos controles, y evitando jugar realmente con la esencia de Oh…Sir! The Hollywood Roast.

Oh…Sir! The Hollywood Roast es un juego que debería quedarse en los móviles o atenerse a las consolas portátiles, con la posibilidad de algunos DLC’s de insultos o personajes, o más escenas, pero dejarlo en consolas como la PlayStation 4, simplemente no es algo que resulte muy atractivo, mínimo para mi no lo es aunque debo confesar que en contadas ocasiones -y con los dedos de mi mano derecha- reí un poco con el intercambio de insultos, pues resultaron originales y mucho más personales.

En cada quién queda decidir si ir o no por la compra de este juego, que si bien no es nada malo, tampoco es algo que quedará para la posteridad, y poco a poco dejará de recibir mi interés hasta que desaparezca de mi disco duro como Black Panther lo hizo en Infinity War: sin pena ni gloria.