Onrush | Reseña

Llega un nuevo juego de competencias y autos destrozados en el horizonte. Fans de la velocidad y la acción desenfrenada quizá quieran darle una checada al primer título de Wushu Studios, un estudio de desarrollo conformado por parte del extinto equipo de Evolution Studios, responsables de la emblemática saga Motorstorm y Driveclub, ambos exclusivos de la marca Playstation.

TE EXTRAÑAMOS MOTORSTORM, Y LO SEGUIREMOS HACIENDO

Codemasters y Deep Silver lanzan en Playstation 4 y Xbox One Onrush, un juego que a primera vista parece de carreras, pero que sin duda está muy lejos de serlo. Para comenzar y si no jugaron la beta abierta en mayo, Onrush trata básicamente de partidas multijugador 6 vs 6 en dónde los jugadores corren en forma de estampida para destrozarse por equipos, mientras atraviesan ocho escenarios que cuentan con variaciones de clima (no de forma dinámica) para brindar algo de frescura a la competencia. Asimismo contamos con ocho tipos de vehículos, por ejemplo autos, motocicletas, buggies, y autos más pesados todo terreno.

La buena noticia para los fans de Motorstorm es que si buscaban algo de adrenalina sin duda la tendrán en el juego, pero más allá de eso la cosa cambia bastante al no ser un título de carreras (como ya dije). En lugar de eso Onrush nos presenta cuatro modos de juego en donde los dos equipos de 6 participantes cada uno tendrán que cumplir diferentes metas. De entrada lo más importante siempre es saltar con rampas y chocar al adversario, ya sea un jugador o un NPC, ya que de esta forma iremos ganando boost para alcanzar una mayor velocidad… claro que, si no importa si vamos en primero o último esto no tiene gran finalidad.

En Onrush el chiste es siempre mantenerse dentro de la manada de autos. Siempre. De esta manera todo el tiempo tendremos a alguien a quien derribar, estrellar contra un árbol, una roca o simplemente caerle encima. Lo cual es muy divertido. Y si por alguna razón quedamos rezagados o demasiado adelante del grupo el juego automáticamente nos reseteará para estar rodeados de nuevo, este detalle bien puede sacarnos de la inmersión así que es cuestión de acostumbrarse. Finalmente si somos derribados o si chocamos contra algo y vemos nuestro auto destruido, seremos llevados a un lobby donde podremos escoger el tipo de vehículo con el que regresaremos a la batalla, así como sucede en un shooter convencional.

Pero ¿la razón por la que extrañamos Motorstorm? Bueno, la respuesta es bastante lógica. Para comenzar el número de vehículos en Onrush es muy escaso, básicamente son ocho que podemos cambiar de color, y el número de pistas también es corto, pues contamos con unas doce. Otro factor es que al no tener elementos de carreras, como son el tratar de llegar en primer lugar, el juego se limita a sólo dar vueltas mientras hacemos chocar a otros. En pocas palabras.

Y si, Onrush cuenta con cuatro modalidades de juego, como son el tratar de pasar por checkpoints para ganar puntos, o derribando rivales, pero sin la prisa de completar vueltas o llegar en alguna posición, el juego se limita a eso. Y ya queda de cada quien si con eso basta para mantenerse entretenido por días, o si por el contrario dejará las competencias online hasta que haya una actualización. Dicho esto, Onrush se puede jugar en un sólo jugador, pero la verdadera estrella es el online por obvias razones.

MÁS CONTENIDO

La presentación y la idea de Onrush es hasta cierto punto fresca y arriesgada, cosa que se agradece, pero al menos por el momento nos quedamos con ganas de tener power ups o armas para hacer más divertidas las partidas. Hubiera sido genial que el juego nos diera opción para modificar los autos y ponerles lanzacohetes, o ametralladoras, o que pudiéramos regar aceite por el circuito; ya saben elementos que den más variedad a lo que puede suceder. Como dije el número de vehículos es corto así que sin duda deseamos más, en sí, la variedad de tipos de vehículos es buena, pues hay para casi todos los gustos pero tener más números dentro de cada una de estas sería mucho mejor. Hablando de los circuitos la cosa va igual, no son muchos tampoco, pero por fortuna esto casi pasa desapercibido gracias a que correremos en diferentes épocas del año y cada escenario tiene caminos muy abiertos con grandes posibilidades de juego; es decir, tenemos rampas, cosas para romper, curvas peligrosas y caminos de diferentes alturas, todo diseñado a la perfección para crear el mayor número de choques.

UN NIVEL GRÁFICO BASTANTE ACEPTABLE

Onrush no cuenta con licencias pero esto no importa, pues sus autos y motos están bien diseñados y dan ejemplo de emoción al verlos todos juntos en competencias. El modelado es decente como ya dije, nada que les vuele la mente, pero sin duda es un buen trabajo. Los escenarios por su parte están compuestos de muchos efectos visuales como tierra, humo, neblina, efectos de luz, y más, y las texturas y complejidad de elementos guardan calidad, todo para enfocarse en un juego que sea muy rápido y lleno de acción en pantalla. Y que vaya fluído.

La banda sonora es muy buena y entrega la emoción necesaria de forma contínua, además brinda de personalidad y carisma al juego y lo mejor de todo, en partidas es dinámica; esto quiere decir que depende de nuestras acciones, como por ejemplo el tomar boost, la música cambia para enaltecer la intensidad del gameplay.

Hablando del control éste es del tipo arcade pero esta muy bien logrado, es como el equilibrio perfecto entre un control sencillo, pero algo complejo cuando se trata de ir a altas velocidades o estar esquivando obstáculos.

Y finalmente tenemos hasta un modo fotográfico, con el que podemos tomar geniales capturas de los momentos más intensos. Dicho modo cuenta con opciones básicas de imágen para jugar con el zoom, el enfoque, el tipo de color y más.

MERECE UNA REVISADA

Onrush tiene una base lo suficientemente llamativa para desear más contenido de todo tipo (pistas, autos, modos de juego, dificultades, retos, y por favor, power ups y armas) así que esperemos con el tiempo vayamos teniendo novedades. Mientras tanto si son gamers con favoritos como Burnout, Mario Kart, o Motorstorm, pueden darle una checada a este emocionante título, del cual hasta podríamos imaginar una versión para Playstation VR, con toda esa destrucción ante nosotros.