Persona y Personaje | Crítica

Hacer la crítica de un libro no es cosa fácil, en esta empresa por leer y opinar sobre las ideas escritas de una historia ficticia plasmada por un autor, no podemos simplemente dejarnos llevar por el argumento en general, también encontré que analizar los puntos de vista que poco a poco se van escurriendo para establecer un antecedente del relato, es de suma importancia para entender el libro como un todo. No fue cosa fácil, sin embargo cuando nos ponemos ante narraciones de este tipo, es fácil ver hacia dónde va a deparar todo. O más bien, no fue así.

PERSONAJES

Persona y Personaje es un libro del autor Alan Gutiérrez Galbert, mismo que ya tiene algunas obras más en haber, pero es esta en específico la que llama la atención por tocar una avalancha de situaciones actuales que a todos nos incumbe, más por estar al tanto del mundo de los videojuegos. Galbert pone ante nuestros ojos la vida de Paulina, una mexicana amante de los videojuegos de pelea que ha encontrado en ellos el escape de una existencia la cual le parece aburrida, sin sentido por momentos y sin un verdadero camino o vocación con la cual pueda sentirse viva, algo de lo cual adolece terriblemente. Cuando conoce que no es la única en el mundo con esta pasión, encuentra a Michael, un holandés al otro lado del orbe que le abrirá los ojos a una posibilidad de encontrar su lugar en esta divina comedia: los e-Sports.

Ok, después de ver que Persona y Personaje trata de una chica no tan favorecida física ni económicamente, y además enamorada de los videojuegos, podría ser que de primera instancia nos enfrentamos a una lectura juvenil, sencilla, liviana y hasta monótona que nos arrojará decenas de términos sobre juegos, peleas y cosas que hoy en día están en boga, y precisamente me refiero a los e-Sports que están arrasando descomunalmente con su modelo económico que día a día se establece más como un monstruo y un escaparate para los juegos de moda y los concursantes más habilidosos.

PUES NO. Permítanme escribir con mayúscula el inicio de mi párrafo que se convertirá en la defensa absoluta de Galbert y su propuesta para dejar de lado el control por unas buenas horas, para sumergirnos en una crítica social y política, que poco a poco se va diluyendo en una mezcla de emoción y “plot twists” que de verdad uno no esperaría y ponen el ambiente para lo que vendrá en las más de 240 páginas, mismas que resultan en una obra bien pensada y ejecutada correctamente, lo suficiente para buscar el final por el hecho de saber con qué combo estaremos lidiando en nuestras cabezas gracias al ingenio de Galbert.

Persona y Personaje sí es la historia de Paulina y Michael, sin embargo no sólo se concentra en cómo esta chica enfrenta a sus oponentes virtuales con la ayuda de su gran pasión, también ataca la narrativa con chispazos sociales y políticos que el mundo -y sobre todo la familia mexicana común- desafía desde unos años atrás, factores que son concluyentes para que Paulina vea la vida de manera diferente y con un chip que no se puede adjudicar solo a los millenials, sino a toda la gente que día a día trata de abrirse paso para sobrevivir ante una economía que de a poco está asfixiando al país, ayudada de igual manera por el manejar cotidiano de las mismas personas un tanto egoístas y un tanto sofocadas por la mencionada situación.

En el relato, Paulina tiene al mundo en contra, realidad que le pega como dos o tres patadas al mentón, más un puñetazo al hígado, acompañado de un azote directo en el suelo, esta misma sucesión le sirve para recordarse que sola puede quedarse tirada y esperar más impactos para una muerte anunciada, o relamer sus heridas igual en soledad para continuar peleando. Todo esto es platicado de manera fluida, concreta y sin darle tantas vueltas a lo que está por venir en los siguientes capítulos, separados a manera de que entendamos la evolución de Paulina y sin entrar en detalles carentes de importancia, permitiendo ponernos al día en su andar como lo veríamos en una película con la cintilla de “tres años después”, anunciando un avance considerable y dejando muchas cosas a la imaginación.

Persona y Personaje se concentra en los detalles importantes, en la narración de los sentimientos y de cómo Paulina y Michael ven y afrontan sus miedos, sus deseos y cómo es precisamente la pasión que tienen, lo que posibilita que estos acontecimientos sucedan a modo que Galbert exprese una aventura que en serio, así neta, no se imaginan cómo culminará. Asimismo Persona y Personaje replica muy bien el ambiente que gira en torno a los e-Sports y a los estereotipos de sus contendientes y su aforo, dando trazos tristes en ocasiones de cómo la ferocidad de la gente y sus aficiones pueden empañar una disciplina en crecimiento y que necesita de todo el positivismo posible para encontrar su lugar en el gusto generalizado y no solo específico de los gamers.

VEREDICTO

Sí pensé al inicio que vería una novela súper rosa y juvenil como las que se han ofrecido en últimos años, donde una arquera me hizo dormir, unos vampiros me recordaron al grupo Locomia, un corredor de laberintos me propuso la mejor epopeya jamás vista y resultó en una jalada de los pelos, pero no, no fue así y lo recalqué algunas líneas atrás. Galbert expone una visión diferente a las aventuras juveniles y de actualidad saliéndose del script de manera sumamente agradable, enmarañando situaciones predecibles y terminando con encontronazos que dejarán en shock en más de una oportunidad, “a propios y extraños” como dirían algunos.

Sí, sin duda recomendamos ampliamente Persona y Personaje (pueden encontrarlo en Amazon en este enlace) por la enseñanza y el mensaje escondido -o no tanto- entre las letras tan ligeras de Galbert, autor al cual dejaré de adular por precaución a que no se animen a darle una oportunidad a su obra, mínimo a esta pues su otro libro (disponible aquí) tendremos que leerlo y apreciar su trabajo enteramente, pero que hoy podemos estar seguros de su gran ingenio para atraparnos y abofetearnos como solo Ryu o Scorpio podrían lograr.