¿Quién @#*%$ es papá? | Crítica

“La operación “¿Quién es tu papi?” comienza ahora”

– Kyle Reynolds “¿Quién diablos es papá?”

Originalmente titulada “Father Figures” es una cinta de comedia de origen norteamericana. Representa el debut como director de Lawrence Sher, el guión fue escrito por Justin Malen y tiene como protagonistas a Owen Wilson y Ed Helms, con la aparición estelar de Glenn Close, J. K. Simmons, Terry Bradshaw, y Christopher Walken.

La cinta sigue la historia de los gemelos, Peter y Kyle, quienes descubren que su madre les ha mentido por 40 años al decirles que su padre murió cuando ellos eran pequeños. La verdad es que debido a la liberación sexual de los años 70´s, ella no podía decir con exactitud quien era su padre, pero al considerar que ninguno de los chicos con los que se involucró sería una buena figura paterna, decidió inventar un papá ficticio. Esto lanza a nuestros protagonistas en una aventura a la que llamarán “Operación Who´s your daddy?” que los llevará a recorrer el país en busca de respuestas.

El elenco consiste en destacadas figuras de la comedia. En primer lugar, está Ed Helms (¿Qué pasó ayer?) interpretando a Peter Reynolds, un proctólogo que se encuentra deprimido debido a los problemas con su hijo y su matrimonio fallido. Siempre trató de honrar la memoria de su padre, por lo cual se mundo se viene abajo cuando descubre que ha estado extrañando al hombre equivocado. Owen Wilson (“Zoolander”) es Kyle Reynolds, hermano gemelo de Peter que hizo fortuna vendiendo su imagen a una empresa de salsa BBQ, su vida es aparentemente perfecta y despreocupada. Glenn Close (“Guardianes de la Galaxia) actúa como Helen Baxter, la madre de Peter y Kyle, quien debido a tener una vida sexual muy activa durante su juventud, desconoce quién es el verdadero padre de sus hijos. Mientras que como los potenciales padres de los gemelos, tenemos a J. K. Simmons (“Whiplash”) en el papel de Roland Hunt, un ex consultor financiero con negocios turbios, Christopher Walken (“Hairspray”) es el Dr. Walter Tinkler, un veterinario que siempre estuvo cerca de la familia, y Terry Bradshaw como él mismo, un retirado jugador de fútbol americano.

El formato de la cinta es lineal, siendo un viaje en carretera el medio principal en el que ocurren los acontecimientos, la estructura del film consiste en pasar de un indicio a otro, al tiempo que se hace uso de la repetición como elemento de comedia. La película intenta tocar una variedad de temas relacionados con la paternidad. Por ejemplo, ambos protagonistas se encuentran en un terreno incierto en este ámbito: Mientras que uno tiene una relación prácticamente inexistente con su propio hijo, otro está a punto de tener su primer bebé, lo que supondría que encontrar a su verdadero padre y entablar comunicación con él pueda servirles como experiencia. Además, la justificación que obtenemos sobre el viaje es que éste les daría la oportunidad de reconectar como hermanos, luego de que la vida los llevara por caminos completamente diferentes y en el proceso, son obligados a encarar los sentimientos que tienen el uno con el otro.

Desafortunadamente, el film cuenta con un montón de desaciertos un tanto difíciles de ignorar. Aunque tanto Owen como Ed Helms son experimentados actores y comediantes, fracasaron a la hora de mostrar familiaridad, incluso dejando de lado el hecho de que los actores no guardan la más mínima semejanza que nos haga creer que son hermanos, mucho menos gemelos, por otra parte, me hizo sentir que sus personajes fueron reciclados y hemos visto a ambos histriones actuar de manera muy similar en otras producciones. No puedo evitar pensar que el elenco está desaprovechado, muchos de los chistes giran alrededor del hecho de que Peter es proctólogo o sobre la alocada vida sexual de Helen, haciendo sobre énfasis de sus habilidades en la cama. Evidentemente Lawrence Sher, confió en que el tener un elenco conformado casi exclusivamente por comediantes garantizaría el éxito de su película.

“¿Quién diablos es papá?” es un film que cumple con su función de entretener pero sus 113 minutos de duración lo hacen demasiado largo para la historia que presenta. Si eres super fan del elenco y las películas de comedia puedes encontrarla en tu cine favorito a partir del 1 de marzo.