Recuperando a mi Ex | Crítica

México se hace presente con una excelente película de comedia anti-romántica. Dirigido por Gabriel Guzmán y producida por Alejandra García, Recuperando a mi Ex nos muestra el caso de Francisco (Andrés Almeida), un actor quien en sus “buenos” tiempos fue Rayito, el sidekick de Tornado en el famoso programa de televisión Tornado y Rayito, el cual, desde su transmisión, ha sido un fenómeno nacional hasta la fecha. Para la mala suerte de Francisco, fuera de su papel como Rayito, no ha tenido mucho éxito como actor, y para terminar bien la historia, su esposa, Laura (Adriana Louvier), le ruega por el divorcio desde hace tiempo porque quiere casarse con su actual pareja, Eduardo (Jan Cornet). Al enterarse de esto, Francisco junto a su hija Alicia y con la ayuda de Gabriela y Lamberto, idean todo un plan para evitar la boda entre Laura y Eduardo. Pero como dicen, la vida da muchos giros y nunca sabes con quien te terminarás relacionando. Tomen esto como un pequeño spoiler de la cinta.

En la egoísta vida de Francisco, lo rodean personas increíblemente buenas y que literalmente dan todo por él. Su madre Catalina (Anabel Ferreira); su fan número 1 y ahora su manager, Gabriela (Sofía Niño de Rivera); su otro fanático número 1, Lamberto (Ricardo O’Farrill); y su hija Alicia (Mía Rubín). Todos y cada uno de estos personajes se desviven por ayudar a Francisco en todo problema y adversidad, sin embargo, todo tiene un límite.

Orgullosamente regiomontano, Gabriel Guzmán tiene una amplia trayectoria como director y productor de distintas entregas como Junkies Meal, Volium, Top Taco, Login_ / Logout_, Morir en Marte 2, entre otras. En esta ocasión Guzmán dirige Recuperando a mi Ex de una manera bastante fluida y audaz, presentándonos la vida de Francisco desde el principio hasta lo que es ahora. El manejo de historia y narrativa que Gabriel junto con Miguel Valdez-López, es fenomenal, ya que en poco tiempo nos muestran a sus personajes en el momento correcto, indicándonos el por qué son importantes en esta historia.

Recuperando a mi Ex, se podría considerar una chick-flick, donde el amor vence a todo y al final nuestros protagonistas viven felices para siempre, pero, las casas productoras IMAGYX y La Palma de Oro Films, le han dado un giro impresionante que nos es el esperado en primera instancia, pero funciona perfecto con la trama, ambiente y los personajes involucrados en la historia. Sumado a esto, la comedia es una piedra angular y como no serlo con un cast donde Andrés Almeida, Ricardo O’Farrill y Sofía Niño de Rivera actúan como protagonistas. En palabras del director, Recuperando a mi Ex se podría considerar como una “comedia anti-romántica”.

Si bien Recuperando a mi Ex es por mucho de las mejores películas mexicanas del año, un punto donde quizás flaquea la producción fue en algunas tomas y edición del video, ya que dentro de la película se menciona La Convención de Comics, pero cuando se encuentran dentro del evento, claramente podemos ver posters y telones de La Mole Convención de Comics, o algunas escenas se marcaba mucho el corte de cámara, lo cual hacía que en momentos pareciera una película amateur.

Algo interesante que toma la película es la inclusión de standuperos e influencers dentro de la película, Ricardo O’Farrill y Sofía Niño de Rivera protagonizan Recuperando a mi Ex, pero también podemos contar con la presencia de Daniel Sosa, Benshorts, entre otros. Esto me parece acertado en cuanto al marketing de la cinta, pero, sobre todo, me pareció muy correcto que, en el caso de Ricardo y Sofía, su papel predominara sobre su esencia de standuperos, mientras que en el resto de cameos, sus apariciones no son las más sobresalientes o reverentes hacia la película.

Muchos sabemos que, incluso desde la época de oro del cine mexicano, el albur, las groserías y las referencias sexuales son un pilar de las películas con origen en nuestro país, pero Recuperando a mi Ex se sale un poquito de la caja, dándonos una comedia pura y completamente familiar, la cual los padres no tendrán que explicarle a los más jóvenes. Contadas con una sola mano son las escenas con estos temas dentro de Recuperando a mi Ex, y eso, al menos para mi, es de aplaudirse a los guionistas, productores y director.

Definitivamente Recuperando a mi Ex es una divertida cinta que toda la familia puedes y debe ver. Tiene temas para todos los gustos, romance, diversión, cosas “ñoñas”, pero, sobre todo, una gran lección de vida para todas aquellas parejas que han decidido separarse por alguna razón. Todo el cast logra su cometido con el público, engancharte con sus historias e irreverencias entre ellos mismos. Sin duda, Recuperando a mi Ex, está recuperando nuestra fe y confianza en el cine mexicano.