Sexy por accidente | Crítica

Marc Silverstein y Abby Kohn, quienes trabajaron en la historia de la cinta Valentine’s Day, ahora dirigen y también escriben Sexy por accidente, llamada originalmente I Feel Pretty, una comedia romántica sobre la autoestima protagonizada por la conocida actriz Amy Schumer, Michelle Williams, Emily Ratajkowski, Naomi Campbell y entre otros.

Como pueden ver en el trailer la historia de Sexy por accidente es bastante básica; la actriz Amy Schumer protagoniza a Renee, una mujer con problemas de autoestima que trabaja en un agencia de cosméticos, y que día a día sufre al no alcanzar o ser suficiente para los “estándares de belleza”. Sin embargo las cosas cambian cuando en una clase de spinning, Renée se golpea la cabeza, un accidente que al despertar les muestra a alguien completamente diferente, pero lejos de ver una transformación física, la cinta más bien nos muestra que esta chica se ve igual, pero se siente diferente, se siente bella y sexy.

Sexy por Accidente es una comedia comenzando por la participación de Schumer, para quienes conocen su trabajo sin duda pueden esperar el mismo tipo de humor y de chistes; algunos simplones, otros que se alimentan de escenas bochornosas, y sobre todo, en el presente caso, de situaciones en las que vemos ese contraste entre lo que nuestra protagonista siente y ve en su cuerpo, y cómo la ven los demás.

Por fortuna la cosa mejora y con el paso de los minutos y por la actitud de Renee, quienes la rodean la empiezan a ver igual que como ella se siente. Bella. En este sentido el mensaje de la película habla de que muchas veces la actitud en cómo tomas la vida es lo que realmente importa, y que los estándares de belleza son una basura. Bueno, en pocas palabras.

Aún así la cinta no se aventura a tocar otros aspectos, por ejemplo otros problemas que se pueden desencadenar por una baja autoestima, y es una pena que el cambio de actitud de Renee sea porque se golpeó la cabeza, y no porque un día simplemente decidió que no tiene porque sentirse poco agraciada, y que debe tomar la vida con felicidad.

Sexy por accidente tiene buenos aciertos para entretener y brindar el mensaje ya mencionado, pero no ahonda ni va más allá; simplemente se queda en una comedia simple o ligera. Las actuaciones por su parte son decentes, pero es de agradecer el gran carisma de Schumer y demás protagonistas por representar sus papeles, detalle que hace mucho más llevadera la cinta en sus malos momentos, no de drama, si no cuando la historia se ve algo estancada o “aburrida”.

Si te gusta el estilo de comedia por Amy Schumer no te puedes perder Sexy por accidente, igualmente si viste el trailer y te llamó la atención, no te preocupes, la película entrega lo que promete en el avance, así que pasarás un buen rato en la sala de cine.