Sinner: Sacrifice for Redemption | Reseña

La reseña a continuación, la de Sinner: Sacrifice for Redemption -Sinner para los cuates-, pasó por varios procesos en mi PlayStation 4 para poder completarla debido a la queja más grande que podría hacer y por la cual hace algunos meses estuve refunfuñando: es una copia de otro juego. Pero iniciemos.

ES UN PECADO

Sinner es el RPG de peleas difíciles que nadie en realidad estaba pidiendo, y me atrevo a decir semejante estatuto por el hecho de que ya estamos plagados de juegos tipo “Souls” y que tratan de hacer un homenaje a una de las sagas más importantes de RPG en el mercado, una que estableció lo que es difícil y tormentoso. Sinner embarca en la misión de lavar los pecados del protagonista enfrentando a ocho jefes de nivel sumamente difíciles y que van aumentando conforme los enfrentamos, siempre con esta acción de sacrificar algo para darse de topes con ellos -así como en el Dark Souls sucede-.

Obvio desean saber que los primeros cinco minutos de Sinner: Sacrifice for Redemption me regalaron tres trofeos con el chasquido de mis dedos, pero así de rápido -y no estoy mintiendo- borré el juego de mi disco duro por el coraje tremendo que experimenté al ver que TODO es otro endemoniado Souls. Cabe destacar que soy bastante paciente e incluso me divierte muchísimo perder y perder en la saga ya previamente mencionada, pero eso no fue lo que me molestó sino el hecho de que se ha terminado la imaginación en muchos de los desarrolladores, y han recurrido a copiar la exitosa fórmula de From Software nada más porque a la gente le gusta sufrir y encontrar nuevos retos. Les propongo algo a todo esos que emulan un “Souls” en sus juegos: piensen en mecánicas nuevas, en ideas revolucionarias y en propuestas para que la dificultad no sea el único ofrecimiento sino también la diversión, los trofeos y más alicientes que el jugador quiere recibir.

En un ambiente gótico y del tipo anime, Sinner: Sacrifice for Redemption transporta a un mundo donde el terror es visto desde una perspectiva un poco diferente, pero con gráficos entre bien hechos y pulidos hasta buenos a secas, que si bien se debe omitir este detalle, es importante para establecer el humor del juego y con el que el gamer va a encarar a los enemigos, lo cual resulta ser sencillo al momento en que se dé cuenta que es un “Souls” más, toda vez que presentan a los controles del juego con “almas” en el camino previo a la batalla.

Sinner: Sacrifice for Redemption es un juego decente si no conocen la saga “Souls”, y de verdad me vale seguir comparándolo pero es a lo que se arriesgan estos títulos si siguen haciendo sus copias con el fin de hacer dinero con gente que le gusta esta choteada fórmula. No todo es perder constantemente, a veces el reto de resolver un rompecabezas o construir una edificación es suficiente para sacarle todo el jugo posible, sin necesidad de sacar de sus casillas al jugador. Pero más allá de decente, Sinner cae en lo aburrido al no aportar una idea original que nos obligue a interesarnos por su sustancia y no por su parecido a otro juego en el mercado.

Honestamente no tuve que jugar muchas horas ni sufrir de a gratis con Sinner: Sacrifice for Redemption, fue considerablemente poco el tiempo que pasé en la segunda vez que lo descargué después del berrinche original, y en ese poco tiempo pude percatarme de que efectivamente la idea original fue captada de Dark Souls y maquillada con una historia enfocada a los siete pecados capitales, gráficos bien logrados y un ambiente con meritoria calidad, pero falto de lo que más intentaron copiar: alma.

VEREDICTO

Para aquellos que quieren un juego tipo “Souls”, pueden adquirir cualquier Dark Souls en el mercado o Demon’s Souls, el que escojan será una gran aventura pues son los originales, sin embargo Sinner intenta copiar una fórmula de antaño y no lo logra del todo bien, pues falla un poco por detalles de originalidad.