Space Hulk: Tactics | Reseña

A veces a uno le toca echarse reseñas sobre videojuegos muy sencillos, ya sea complejos en historia y en variaciones de la misma, o simplemente porque no hay que pensarle tanto a pesar de que sean rompecabezas, sin embargo los títulos de estrategia y tácticas sí proveen de un reto mayor y no son para cualquiera, pues la paciencia debe ser una de las mayores virtudes para jugarlo y entenderlo, pero especialmente dominarlo. Esta es la reseña de Space Hulk: Tactics.

UN PASITO PA’LANTE, UN PASITO PA’TRAS

Space Hulk: Tactics es el videojuego táctico basado en el juego de mesa de Games Workshop pero en el universo de Warhammer 40K -Áaaaamonosssssss-, y es sumamente parecido a la versión que salió en PS Vita, o mejor dicho es idéntico pero con gráficos mejorados y muchas más -chorrocientas más- opciones de estrategia, tarjetas, movimientos y cositas por hacer en todo el mapa.

A primera vista el juego luce sencillo, quizá llegar de un punto A a un punto B, o incluso recordando juegos de mesa tipo “Magic Maze” pero sin el crecimiento del mapa, pero una vez que empiezan los consejos, deberán agarrar papel y lápiz o de lo contrario valdrán queso porque son tantísimas las opciones, que no recordarán una sola la próxima partida en cualquiera de los modos de juego. Se agradece? Sí. Mucho? Quizá no tanto para los que son ajenos a tanta estrategia, pues incluso no es lo mismo este tipo con juegos como Age of Empires, de hecho no son nada qué ver.

En Space Hulk: Tactics me divertí sí y no, por las razones expuestas, es un mapa relativamente pequeño y con cierto aire a laberinto, pero con diferentes lugares tan bien colocados y a propósito, que será por momentos un calvario tomar decisiones que si bien no están cronometradas, sí pondrán en jaque nuestros nervios pues cada movimiento y turno es precioso y preciado, ya que no siempre estaremos en el lado mejor colocado o con posibilidades de atacar más rápido, pues recordemos que al usar los mechas, la velocidad no es lo nuestro.

La diversión por desgracia se apaga en momentos gracias a los tutoriales y a los extensos textos que describen la siguiente acción a realizar, que entre tanto concepto se van perdiendo y confundiendo por la situación del juego, y cuando estemos a punto de movernos, disparar, poner a espera o cambiar tarjetas, resultará que no es lo idóneo y terminaremos por perder turnos valiosos que al final nos harán perder la partida. Repito, es necesario cargarse un cuaderno y lápiz si deciden decrecer la curva de aprendizaje que sí, es larga y tediosa por momentos, a menos que ya sean expertos en el tema.

Space Hulk: Tactics no es un juego para cualquiera, ni siquiera debería ser considerado por alguien que le gusten los juegos más rápidos o como una alternativa a un entretenimiento diferente, más bien debe ser comprado después de una larga sesión de análisis, algunos videos en YouTube quizá, y definitivamente después de leer esta reseña. No deben confundir el arte ni los tráilers cinemáticos con un juego altamente movido ni un shooter -a pesar de tener la chance de ponerse en primera persona- o algo tipo Serious Sam o Call of Duty, sino más bien verdadera táctica para administrar turnos, tarjetas, posiciones y unidades, todo calculado casi que con derivadas, integrales, triples integrales y algunas transformadas de Laplace. No tanto pero sí aplicando mucho ahínco, casi como nunca lo habían hecho.

BONITOS BLOOD ANGELS

Space Hulk: Tactics tiene un enorme contra que por momentos arruina la experiencia, y ese consiste en la terrible iluminación que bien puede “mejorarse” pero solo por el brillo y ya, no se concentra en más luces o mejor colocadas, dejando a la imaginación en varios momentos lo que se tiene en pantalla y obligándonos a apagar las luces o bajar esas cortinas que supriman los rayos del astro rey -Luismi no-. Esto por desgracia es la solución más viable que o bien puede tornarlo más inmersivo, así como desagradable por lo mismo de estar en completa oscuridad.

Otro de lo malo de esto es no poder apreciar en su totalidad el aceptable detalle de los modelos que si bien no son lo máximo en el mundo, sí se miran muy decentes gracias a un buen trabajo en ellos lo suficiente como para presentarse en PlayStation 4 y dar una buena calificación en el apartado gráfico. A este se le suma un soberbio diseño de audio que en momentos espantará a algunos -más si deciden bajar las luces de la habitación- y sorprenderá a otros por el detalle fino en los diálogos, movimientos por más pequeños que sean, disparos, chirridos y chillidos así como cualquier otro sonido desprendido de la acción así como de los menús.

VEREDICTO

Empezó muy bien y luego se tornó aburrido, después reinicié todo pero con cuaderno y pluma apuntando hasta cuando hay que ir al baño. Perdí diez veces y gané dos. Volví a leer mis apuntes y gané ya 5 de 15. Mejoré con el tiempo pero no logré dominarlo, y es esta la razón por la que Space Hulk: Tactics es muy recomendable pues no regala nada pero sí mete en problemas al que lo adquiera, mismo que como dije previamente, debe pensar muy bien si se anima a usar su dinero en comprarlo, pues o bien resulta ser una excelente inversión, o un pésimo gasto, todo depende el tiempo y esfuerzo que le dediquen, y que tan fan sean de Warhammer.