Spider-man: Un nuevo universo | Crítica

Lo que separa el Phil Lord / Chris Miller del resto de Hollywood es que están dispuestos a admitir que franquicias de películas a menudo es tonto, motivados principalmente por el dinero, y fundamentalmente embarazoso.

Lord y Miller producen esta nueva cinta animada de Spider-man: Un nuevo universo, siendo Lord quien co-escribe el guión con Rodney Rothman. Esto es mucha carne en el asador y logran de manera increíble a Spider-man que conocemos por sus películas con Tobey Maguire, Andrew Garfield y ahora Tom Holland) y es que la confusión entre tantos arácnidos puede llegar fácilmente, lo que volvería tedioso ver el mismo origen una y otra vez, pero esta vez lo representan de una excelente manera que no solo es divertida, sino informativa.

Es un Nueva York lleno de colores y vida, y aquí nos encontramos con nuestro nuevo amigable vecino, Miles Morales (voz, Shameik Moore) quien en unas alcantarillas junto a su tía, es mordido por una araña la cual le otorga sus poderes, y ahora Miles, como nuestro protagonista, debe vivir todas sus actividades de adolescente cotidiano mientras conoce sus nuevos superpoderes. Por otro lado tenemos a Kingpin (voz, Liev Schreiber) y Olivia Octavious (voz, Kathryn Hahn), quienes trabajan en un motor de partículas para doblar el espacio-tiempo.

Kingpin en un acto violento asesina al Hombre-araña de este universo, Miles al mirar tan atroz acto, decide aprender a controlar sus poderes para cumplir con sus papel como el nuevo Spider-man, lo que no contaba es que la explosión de partículas tuvo un efecto colateral, y es que trajo al universo de Miles a un Spider-man de otro universo (Jake Johnson), así como a Gwen Stacy, alias Spider-Gwen (Hailee Steinfeld), poco después se hacen presentes Peter B. Parker, alias Spider-man Noir (voz, Nicolas Cage), Peter Porker, alias Spider-ham (John Mulaney) y la hija de Peter Parker, Penny Parker, alias Sp//Dr (voz, Kimiko Glenn), quienes en conjunto buscan la forma de detener los malignos planes de Kingpin y regresar a sus respectivas dimensiones para no corromper el multiverso arácnido.

A pesar de que compartan la estructura, cada una de la arañas se mueve con su propio estilo de animación y eso es sólo uno de cada inteligencia visual. Desde hace un buen tiempo no veía una combinación tan explosiva de efectos y estilos diferentes en na sola cinta y menos en la misma escena, no cabe duda que es de aplaudirse el trabajo del equipo artístico y de diseño que han creado una coherencia entre los arácnidos en un mismo espacio físico. Cuenta con un increíble ajuste visual entre un estilo urbano y lo que es la animación convencional que harán explotar tus sentidos.

Con la excepción, y no es que esté mal, sino que muchos fanáticos de hueso colorado se quejarán de que esta historia no es 100% fiel a un comics, sino varios, esta película animada finamente calibrada en historia, arte y diálogos funciona de maravilla para todo tipo de público. Spider-man: Un nuevo universo es tan simple pero tan atractiva que hace parecer que cualquier película de superhéroes puede funcionar de la misma manera.

No tenemos nada más que decir más que Spider-man: Un nuevo universo es una obra maestra que será aplaudida por fanáticos y críticos.