The Disaster Artist – Obra Maestra | Crítica

Al igual que Meryl Streep en “Florence Foster Jenkins”, James Franco da con todas las notas incorrectamente correctas en esta historia tremendamente entretenida y verdadera de Tommy Wiseau. Al igual que el propio Wiseau, Franco produce, dirige y protagoniza su obra magna, recreando la caótica producción de una comedia involuntaria que ha ganado el estatus de culto al estilo Rocky Horror como “la mejor película mala jamás hecha”.

Dave Franco interpreta al modelo/actor Greg Sestero, sobre cuyas memorias (co-escritas con Tom Bissell) se basa el guión nítido de Scott Neustadter y Michael H Weber. Primero conocemos a Greg en San Francisco, 1998, sonámbulo a través de una escena de “Esperando a Godot”. Entra Tommy (interpretado por James, el hermano mayor de Dave), un vertiginoso derviche de cabello teñido, edad cuestionable y acento extraño que borra las consonantes. Parte pirata, parte vampiro, Tommy convierte una sola palabra de A Streetcar Named Desire (“Stellaaaaarghh!”) En una pieza de arte de interpretación retorciéndose: terrible, pero audaz. Embrujado, Greg engancha su carreta a la estrella de Tommy y la pareja se muda a LA, soñando con la grandeza. Pero cuando “Hollywood nos rechaza, lo hacemos por nuestra cuenta”, y el misteriosamente rico Wiseau decide montar su propia película épica, para el desconcierto del guionista Sandy Schklair (Seth Rogen) que se pregunta si Tommy alguna vez ha visto una película, y mucho menos hizo uno.

Como el maravilloso Ed Wood de Tim Burton, la cariñosa farsa entre bastidores de James Franco se sostiene o se reduce a su capacidad de convencernos de que su tema es más que un mero cineasta. Así como Johnny Depp interpretó a Edward D Wood Jr como un cinéfilo que creía genuinamente en extraterrestres como Glen o Glenda y Bride of the Monster, Tommy de Franco imagina cariñosamente The Room to be “un drama a nivel de Tennessee Williams” lleno de verdades universales sobre “el comportamiento humano, el amor, la traición” y cómo “la gente es tan extraña en estos días”. Una escena en The Disaster Artist en la que Wiseau y Sestero encuentran inspiración espiritual en el sitio del accidente fatal de James Dean (“Seremos famosos, ¡los mostraremos!”) Recuerda el encuentro imaginario de Burton entre Ed Wood y Orson Welles durante la filmación de Plan 9 From Outer Space, un candidato anterior al título “peor película de todos los tiempos”. “¡Éste es el único por el que me recordarán!”, Dice Ed en el estreno de Plan 9, una línea que podría haber sido pronunciada fácilmente por Tommy cuando The Room comienza a rodar.

“Tienes una presencia malévola”, observa el maestro de actuación de Tommy Stanislavskian, sugiriendo que este aspirante a “héroe estadounidense” (Wiseau insiste que es de Nueva Orleans) debería interpretar a “villanos” como Drácula, Frankenstein o Caliban. Una vez que su película comienza, Tommy muestra un lado monstruoso; una escena en la que maltrata a la coprotagonista de The Room Juliette Danielle (Ari Graynor) durante una infame escena de sexo es macabramente incómoda. (“¿Fue Stanley Kubrick agradable con los actores?”, Se queja. “¿O Hitchcock?”). Franco sabe muy bien cuán cruelmente manipuladores pueden ser los cineastas, después de haber explorado de forma auto-reflexiva ese mismo tema en el Interior de 2013. Leather Bar, que restableció tomas censuradas del crucero de William Friedkin en una manera postmoderna de explotación juguetona.

Sin embargo, a pesar de su locura megalómana, Tommy emerge de The Disaster Artist como menos dictador que soñador. Hay una ventaja homoerótica reconocida en su relación con Greg, a quien Tommy llama “babyface”, para alarma de la madre de Greg (Megan Mullally). “Quiero que seas mi invitado”, bromea Tommy con su nuevo mejor amigo mientras se muda a su departamento de Los Ángeles, “como La bella y la bestia”. Soy bella Aha ja ja ja “. Cuando Greg trae a casa a su nueva novia Amber (Alison Brie), Tommy reacciona como un petulante amante rechazado. Más conmovedor, cuando Greg menciona que viendo a Home Alone cambió su vida, Tommy responde: “También estuve solo en casa … en la vida real”.

Ese soplo de tragedia es esencial para The Disaster Artist, pero, al igual que The Room, es el sonido de la risa lo que triunfa. Las interminables repeticiones del infame discurso de ¡No le pegué!: “it’s not true! It’s bullshit! I did not hit her! I did naaaht. Oh hi Mark.” De Tommy (su primer día frente a la cámara) se reproducen con un ritmo perfecto, rivalizando con la sublime rutina “¿Sería eso tan simple?” Del saludo de los hermanos Coen, César ! Mientras tanto, los intertítulos de estilo documental cada vez más absurdos (“Shoot day 58 of 40”) nos recuerdan que realmente no podías inventar esto.

Los fugaces giros de los famosos como Sharon Stone, Zac Efron, Melanie Griffith y Bryan Cranston indican cuánto ha absorbido The Room en el folklore popular de Hollywood. Pero el cameo asesino viene después de los créditos, para ser visto solo por aquellos entusiastas que se quedan hasta el final. Para una película sobre un favorito de culto que le debe su segunda vida a un público devoto, parece totalmente apropiado guardar lo mejor para los verdaderos cinéfilos.