Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft | Crítica

Libre de spoilers, les comparto mi opinión sobre la tan esperada cinta y adaptación del videojuego de 2013 por Crystal Dynamics, Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft, película que pudimos ver hace unos días y que será estrenada en nuestro país este viernes 16 de marzo.

Llamada originalmente como “Tomb Raider” es la nueva adaptación de videojuego a la pantalla grande de una de las sagas más importantes del género de las aventuras y acertijos en los juegos, una saga que sin duda ya tiene una base de fans bastante ámplia y que obviamente ha seguido las travesías de la famosa arqueóloga, cazadora de tumbas y exploradora Lara Croft, quien como ya sabrán, tuvo un especie de “reinicio” en 2013, presentando una heroína más joven y de un estilo más realista, pero manteniendo ese toque fantástico en sus aventuras que de forma excelente mezcla los elementos de la exploración, con la acción y los acertijos. Sin olvidar un estilo visual más acertado gracias a las nuevas tecnologías, así como un arte más sangriento y vulnerable de nuestra protagonista, pues la nueva Lara es plasmada como una superviviente, capaz de recibir y soportar dolor y daños.

LA PELÍCULA, UNA ADAPTACIÓN DEL JUEGO DE 2013

Pensando en los elementos mencionados la cinta ahora protagonizada por Alicia Vikander en el papel de Lara Croft, maneja los mismos principios, o algo así. Por ejemplo, aquí también tenemos a una joven Lara con espíritu de lucha y capaz de sobrevivir a las peores situaciones, también tenemos pistas sobre la desaparición de su padre, encontraremos escenarios y secuencias muy parecidas al videojuego de 2013 y habrán momentos en la que nuestra heroína resuelve uno que otro acertijo.

Sin embargo se podría decir que allí termina todo, si son muy fanáticos de los juegos, de esos de hueso colorado, que aman la construcción del personaje y su mundo, y han recibido con alegría el reinicio de la saga en 2013, entonces sólo tienen dos opciones: apagar tantito su cerebro y aceptar esta adaptación a la pantalla grande, o salir de la sala algo molestos. En fin, que lo que es seguro, no terminarán sin ganas de hablar de la cinta, pues tiene mucho de donde cortar.

Y es que mis buenos amigos gamers, podría decirles lo más típico del mundo, el casi cliché de: “es que es una adaptación” lo cual podría también ser correcto, sin embargo Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft se equivoca en algo sumamente importante, y es en seguir las bases del personaje y, o copiar el videojuego de 2013, o hacer una nueva aventura. En pocas palabras, es como si hicieran una película de Superman y nos contarán que no viene de Kriptón, o que es de la Tierra, o que sus poderes son por algún accidente científico. Respetar las bases de un personaje es a mi parecer lo más importante al tomar algo y querer contar una nueva aventura, más si pensamos que tenemos muchos fans dispuestos a dejar su dinero en taquilla, y que hay mucho material de donde cortar para nuestra película.

PERO NO NOS AMARGUEMOS

Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft toma muchas pistas del videojuego ya mencionado, pero sin duda se toma libertades para las bases del personaje en la pantalla grande. Sí, Lara sigue siendo una mujer fuerte, de decisión y valentía sin igual, pero hay otros detalles que… bueno, tendremos que aceptar.

La cinta tiene algunas escenas de acción bastante buenas, sobre todo las tomadas directamente del videojuego, la fotografía también es aceptable y la banda sonora por el compositor Tom Holkenborg “Junkie XL” da mucha fuerza a la historia y los momentos de tensión, lo cual es de agradecer. Para un público general la película cumple de forma correcta, pero quizá dejará comentarios acerca de si en verdad así es el personaje de los juegos, cosa que se pondrá en debate con los gamers. Se podría decir, Las aventuras de Lara Croft es algo así como una nueva visión del personaje al cine, la ganancia para nosotros los gamers es que si no nos gusta, siempre podemos regresar a los juegos, pero si no conocen los juegos pues entonces solo tendrán una versión y quien sabe si les guste.

Otro acierto a la película es el esfuerzo notorio de Vikander por entrar en su papel, también podría decir que la actriz ha intentado salvar la película gracias a su interpretación, y esfuerzo físico. Cosa que obviamente hay que reconocer y que permite que el largometraje al menos termine como una producción de esas para pasar el rato. Dicho esto, me puedo atrever a decir que Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft puede no salvarse de la “maldición de las películas de videojuegos al cine” pero si esta muy arriba de otras que hemos visto, así que la cosa no pinta tan mal. Sólo es cosa de sentarse en la sala y disfrutar de la cinta, aceptando alguno que otro cambio en el camino en cuanto al personaje y algunos elementos de la trama. También es justo decir que este es claramente un inicio de Lara en el cine, del cual seguramente veremos otras secuelas (si le va bien en taquilla por supuesto), así que aún hay oportunidad para ver a la aventurera que todos conocemos de los juegos, ya con sus bases modificadas, restauradas y fieles al origen.

¿Y LA HISTORIA?

Dirigida por Roar Uthaug, a quien debemos la película de desastres The Wave (disponible en Netflix por cierto) y contando con las actuaciones de Dominic West, Daniel Wu, Kristin Scott Thomas y Walton Goggins, Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft nos presenta una Lara (único spoiler lo prometo) en la bancarrota, o al menos con problemas financieros y que se gana la vida de mensajera. Sin embargo ella da un giro a su vida cuando se lanza en la búsqueda del último lugar conocido de su padre Richard en una isla lejana, para investigar su desaparición y además los secretos detrás de una reina quien se dice, tenía poder sobre la vida y la muerte. Aquí hago paréntesis, pues tenemos una pista del lado fantástico o místico del juego. Lo cual es punto interesante ya cuando vean la película.

Finalmente y para no contarles mucho, Lara, siguiendo en esta travesía, conoce a Matías Vogel, líder de una expedición que también busca los secretos que investigaba Richard, y que además, forma parte de la Trinidad, una organización que se ocupa en buscar objetos perdidos en la historia (en pocas palabras). Después de esto obviamente tendremos confrontación y la revelación de secretos que llevarán a Lara convertirse en la famosa cazadora de tesoros. Y descubrir de esta forma la verdadera cara del enemigo.

SORPRESA, AQUÍ VIENE EL VEREDICTO

Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft no se salva de la extraña maldición de los juegos que son llevados a la pantalla grande, con obvias equivocaciones que seguro notarán los fans de esta saga. Aún así la película es mejor que otras adaptaciones y en el peor de los casos puede pasar como una cinta para disfrutar y pasar el rato. En pocas palabras no ganará el Oscar, pero como película de acción funciona bien.

Sin duda Alicia Vikander es quien carga con el peso de la cinta, y la mantiene en todo su desarrollo, gracias a ella y la buena implementación de algunas emocionantes secuencias de acción, al final nos deja con el deseo de tener otra película que afine mejor el personaje en elementos que en esta ocasión fueron pasados por alto. Después de todo, este también es un inicio.