Un lugar en silencio | Crítica

En una época en que el terror se confía demasiado en sonidos estridentes, “Un lugar en silencio” avanza en una dirección opuesta con una trama sencilla pero no menos aterradora.

Originalmente titulada “A quiet place” se trata de un largometraje estadounidense que combina los géneros de terror y drama. El guión fue una coautoría de Bryan Woods, Scott Beck y John Krasinski quien también se encargó de dirigir la cinta y protagonizarla al lado de su esposa, Emily Blunt. La cinta tuvo su estreno en el festival South by Southwest del 2018, recibiendo críticas favorables.

Siendo fanática del terror, tenía altas expectativas de esta película. No obstante, estaba consternada por la elección de los talentos principales: John Krasinski y Emily Blunt,. Mi preocupación radicaba en que son actores que se han destacado especialmente en el género de comedia y temía el enfoque que pudiera tener al final. Sin embargo, sus interpretaciones fueron brillantes y transmitieron la tensión al espectador de manera excepcional.

John Krasinski (“The Office”) interpreta a Lee Abbott, un padre de la familia que con sus conocimientos de electricidad y supervivencia ha logrado descifrar algunos elementos de las extrañas criaturas que los acechan. Emily Blunt (“El Diablo viste a la moda”, “Al Filo del mañana”, “La chica del tren”) actúa como Evelyn Abbott, la esposa de Lee y madre de sus hijos, Evelyn es una mujer fuerte y decidida, que se encarga de cuidar a su familia. Millicent Simmonds (“Wonderstruck” ) es Regan Abbot, la hija mayor del matrimonio, una chica muy inteligente que tiene discapacidad auditiva, por lo que usa un audífono en su oreja y se comunica en lenguaje de señas. Finalmente, Noah Jupe (“Wonder”) da vida a Marcus Abbott, hijo menor de la familia, es un chico sensible quien parece muy afectado por los acontecimientos de la cinta.

La historia tiene lugar en el futuro cercano, (presumiblemente en el año 2021), en el que humanos y animales son cazados por una especie de seres que se guían por medio del sonido. Como resultado, ciudades enteras se encuentran desiertas. La cinta se centra en la familia Abbott, los únicos sobrevivientes en varios kilómetros a la redonda y su lucha por sobrevivir día tras día en una granja alejada de la ciudad.

Argumentativamente la trama es sencilla, la cinta comienza “in medias res”, por lo cual podemos ver a los personajes mayormente adaptados: cuentan con un refugio, sistemas de vigilancia y planes de contingencia. Aunque no creo que afecte demasiado, no se explica el origen de la catástrofe ni la naturaleza de las criaturas. Fuera de estas interrogantes aquí y allá, la cinta es mayormente coherente.

El primer arco de la cinta presenta el tono que mantendrá durante sus 95 minutos de duración. Logra establecer la problemática y el carácter de los personajes. Desde la primera escena, (que transcurre en completo silencio) logra atrapar al espectador en un ambiente de tensión que se mantiene sin llegar a ser molesto para el espectador.

Algo sumamente interesante es que la mayor parte de los diálogos están en lenguajes de señas, un sistema que toda la familia domina a causa de Regan. Uno de los mayores méritos de la obra reside en la forma en que las emociones y el diálogo fueron transmitidos casi exclusivamente por medio de la expresión facial y el apoyo de la música ambiental. En este aspecto, Marco Beltrami trabajó con pistas melancólicas que acompañadas de las escenas de desolación dejaba un sentimiento de pérdida, algunos tracks de suspenso también tienen lugar en la cinta, no obstante, fue el uso del silencio lo que terminó de consolidar las escenas de tensión.

Creo que es un largometraje muy bien escrito y muy bien ejecutado, que toca el tema de la supervivencia humana desde otra perspectiva, con énfasis en las relaciones familiares, la culpa y el duelo. Logra conectar con la audiencia y entrega lo que promete.

“Un lugar en silencio” (también llamada Un lugar tranquilo), es una de las mejores películas que he visto este año y la mejor del género de terror. Es sencilla pero no por eso menos aterradora. Una obra obligada para los amantes del género pero que cualquiera puede disfrutar. No te puedes perder esta cinta en tu complejo de cine favorito.