Un viaje en el tiempo | Crítica

“Un viaje en el tiempo” trata acerca de tres niños y tres seres mágicos que intentan localizar a un físico desaparecido y evitar que el mal abrume al universo, está tan dislocado del momento actual del cine como sus héroes humanos de sus vidas en la tierra. Es una fantasía suave, aparentemente dirigida a los niños más pequeños, que preferiría tomar a las personas de la mano antes que golpearlas en el hombro, y eso es algo bueno; de hecho, es el manantial de las mejores cualidades de la película. Aquí hay mucho que se siente insuficientemente formado o realizado de forma irregular, pero al mismo tiempo, hay mucho que me gusta. Es el ideal platónico de una bolsa mixta. La novedad de las nuevas partes contrarresta la ineficacia de las cosas que aparentemente hacen todas las superproducciones fantásticas, y que a esta no le va bien. “Un viaje en el tiempo” no tiene ningún interés en parecer genial, y aumenta el sentimiento en una zona que la mayoría de las películas de gran presupuesto no se atreven a entrar en la era de la ironía y la “crudeza”.

La historia comienza con Meg Murry (Storm Reid) y su hermano adoptivo de seis años, Charles Wallace (Deric McCabe), y su madre científica Kate (Gugu Mbatha-Raw) en un estado de duelo por la desaparición del patriarca de la familia, Alex Murry (Chris Pine). La familia quedó desconcertada por su desaparición repentina, pero resultó estar conectada a su investigación (con Kate) en teselas, un fenómeno que permite plegar el espacio y el tiempo. Con la ayuda de tres seres mágicos, la bobalicona Mrs. Whatsit (Reese Witherspoon), la regia Mrs. Which (Oprah Winfrey) y la sabia Mrs. Who (Mindy Kaling), los niños abandonan su mundo para encontrar a Alex, trayendo el objeto aplastante de Meg, Calvin O’Keefe de Levi Miller, junto con ellos. Mientras viajan a una serie de escenarios galácticos para liberar a Alex de las garras de las fuerzas oscuras, el joven Charles Wallace, un prodigio que a veces evoca a ese niño de “Looper” con los ojos nublados, sufre un cambio aterrador.

El tono de la película es tan radicalmente sincero en ciertos momentos, especialmente cuando se trata de pérdida y decepción, que el logotipo de la película podría ser una gigantesca mazorca de maíz. En su casting multicultural, su historia centrada en los niños y su énfasis en la validez de los sentimientos, es tan diferente de cualquier otra fantasía reciente de acción en vivo de gran presupuesto (incluyendo películas de superhéroes) que su misma existencia equivale a una declaración contraria. Gran parte del trabajo pesado emocional lo realiza el equipo padre-hija de Reid y Pine. Pine se ha convertido sigilosamente en uno de los hombres principales más versátiles en las películas estadounidenses, y uno de los pocos que puede canalizar esa marca pasada de moda, de George-Bailey, que tiene un colapso en la barra de masculinidad emocionalmente vulnerable sin parecer como si solo estuviera haciendo un poco. Al igual que el resto del elenco principal, él está actuando al estilo de una película antigua, actuando solo-planta-tus-pies-y-di-las-líneas que parece pretender que el método nunca sucedió. Reid en particular es bastante buena en esto; algunas de las notas que toca al principio me recordaron a Elizabeth Taylor en “National Velvet” en su casi teatralidad, pero en una escena con Pine cerca del final, la fachada cae, y es devastador. Piensas en lo fuerte que esta chica tuvo que fingir ser, en lo inmune al dolor y en cómo fue todo para mostrar: un mecanismo de supervivencia.

El problema es que en el momento en que la película se gana nuestra confianza y nos guía hacia la historia, lo que tiene que mostrarnos no es tan notable: en su mayoría una gran cantidad de CGI deslumbrante / pulsante / estirado / estallante, del tipo que lo vería en una película de Marvel de calidad inferior (incluso hay una criatura que parece una hoja de col voladora). Esto se hace más impresionante por las reacciones de los personajes que por cualquier cosa que esté en pantalla. También sufre de tratar de hacer demasiado en su relativamente ligero tiempo de ejecución de 109 minutos (la novela fuente Madeline L’Engle ha sido considerada no adaptable desde su primera publicación en 1962, por lo que es posible que incluso una miniserie podría haber tenido problemas, la película de televisión de 2003 fue un accidente de tren). Y hay veces en que la directora Ava DuVernay y los guionistas Jennifer Lee y Jeff Stockwell tienen problemas para cambiar suavemente entre los distintos modos de la película, que van desde la historia de amor condenada hasta el romance juvenil para desquiciar la comedia, una odisea filosófica. Ojalá DuVernay le hubiera dado a Pine y Mbatha-Raw más escenas. Y desearía haber preguntado más acerca de Winfrey, quien sin esfuerzo es regia pero no hace mucho aquí además de hacer declaraciones; Kaling, una presencia encantadora que está atrapada en una parte con un diálogo que consiste enteramente en citas de grandes poetas y pensadores; y Witherspoon, que es agradablemente desvergonzada pero nunca asciende a ese avión de Glinda, la Gran Bruja del Norte al que podía acceder fácilmente si ella lo deseaba. Pero esto es más una cuestión de desear que la película haya hecho más de lo que estaba haciendo que desear haber hecho otra cosa.

“Un viaje en el tiempo” llega a los cines durante la misma semana en que los televidentes estadounidenses observaron el 50 aniversario del estreno de “Mister Rogers ‘Neighborhood”, una querida serie que trataba sobre el respeto del espacio, los deseos y los sentimientos de los demás . Hay muchos puntos en “Un viaje en el tiempo” donde los viajes de los personajes sugieren una versión CGI de gran presupuesto de las excursiones regulares de ese programa al “Barrio de Make-Believe”, un mundo en el que los niños y adultos de buen corazón se han enfrentado al póker, conversaciones sobre la inseguridad, la soledad, la ira y otros estados mentales abiertamente, entre ellos y con títeres de calcetines, luego regrese al mundo “real” y vea una actuación musical o visite una fábrica de armónicas.

En ese espíritu, la Sra. Whatsit simplemente aparece en la casa de la familia, menos como un vecino de la vida real que un duendecillo de madera atolondrado de una caricatura de Disney Channel, y la madre es el único personaje que parece sorprendido. La Sra. Whatsit es una aparición resplandeciente de 40 pies que se cierne sobre un patio trasero durante su primera aparición, y los espectadores parecen más intrigados que aterrorizados por ella, como si este tipo de cosas sucedieran mucho. Meg le pide a su nuevo y quizás bello Calvin que se una a ella en su viaje espacio-temporal, y él acepta tan fácilmente como si ella le hubiera pedido que se reuniera con ella en un paseo al 7-Eleven. Es el tipo de película en la que decides hacer algo y solo vas a hacerlo, y donde no hay preguntas fuera de límites porque todos son muy reflexivos. Apuesto a que el señor Rogers lo habría disfrutado.

Si te ríes burlonamente de esa línea, no deberías ver “Un viaje en el tiempo”. Si te hizo sonreír, ve.