Vampyr | Reseña

Dontnod Entertainment, el estudio de desarrollo conocido por su trabajo en juegos como Remember Me, Life is Strange y recientemente The Awesome Adventures of Captain Spirit, nos llevan por una lúgubre aventura ambientada en el Londres de 1918, con un horizonte en el que la enfermedad y las criaturas sobrenaturales se abren paso por las oscuras calles. Vampyr es un RPG que mezcla muy buenos elementos de acción y un novedoso desarrollo que no podrán dejar pasar.

LAS FATÍDICA NOCHE DE JONATHAN REID

Vampyr da comienzo casi como una pesadilla; inmediatamente nos presenta un mundo ahogado en la enfermedad, una pandemia que se ha expandido por las calles de Londres, provocando el caos, la desesperación y la muerte por doquier. Los fallecidos se acumulan, y los hospitales y zonas de enfermos están a rebosar y allí, entre todo ése mal, es que conocemos a nuestro protagonista, el Dr. Jonathan Reid, un veterano ya famoso entre los médicos, que por alguna razón ha despertado una noche, entre una pila de cuerpos inertes.

De esta forma Vampyr no se va por las ramas, he inmediatamente toma preso al jugador con una narrativa muy bien lograda, que de inicio, se mezcla entre recuerdos, e imágenes del pasado de Reid, mientras caminamos por las calles y tratamos de saber que es lo que sucedió. Los combates iniciales que nos presenta el juego funcionan como un amigable tutorial en el que no sólo aprenderemos algunos combos para acabar con el enemigo, también veremos que Reid ha sido por alguien, transformado en un vampiro, algo que le brinda una fuerza superior, pero también el deseo y necesidad de tomar sangre. Claro que la cosa no termina allí, y Vampyr, lejos de convertirse en un título simple, muy rápido nos mostrará que todas nuestras decisiones y acciones, tendrán alguna repercusión en el mundo que vivimos y sus personajes.

ES UN JUEGO DE COMBATE Y UN RPG

Vampyr es sin duda una compleja aventura, quizá lo más simple o “común” es su sistema de combate; jugadores con experiencia no demorarán mucho en comprender los ataques, la habilidad de esquivar, de generar combos, usar poderes y además estar checando la vida y la energía del protagonista, así como su nivel de sangre.

Para lograr sobrevivir, en Vampyr tenemos nuestra ya común barra de vida, y también la de energía, la cual se vacía momentáneamente al hacer combos y más; pero también tenemos un nivel de sangre, esto se llena cuando lógicamente bebemos la sangre de alguien, o algún animal (por ejemplo ratas), y sirve para recuperar nuestra barra de vida. Así que, si nos quedamos sin sangre, no sólo nos debilitamos, también ya no podremos mejorar nuestra salud y muy pronto nos veremos en la necesidad de atacar a quien se nos ponga enfrente, lo cual me lleva al siguiente paso y uno de los más importantes en el juego.

No asesinen a quien sea, pues habrá repercusiones, es algo que sin duda debe estar escrito por todo lo alto. El título está programado de tal forma que cada personaje del juego forma parte de una telaraña de relaciones, por decirlo de una forma. O en pocas palabras, cada personaje tiene su grupo de conocidos y amistades, que a su vez conocen otras personas, de esta manera todos ellos están entrelazados y muchas veces el asesinar a alguien llevará a cortar líneas argumentales que nos podrían servir; esto en el mejor de los casos, en el peor de ellos, la sociedad prácticamente se volcará contra nosotros, llevándonos a alguno de los desenlaces del juego.

Así Vampyr presume sus elementos de RPG con una intrincada relación de personajes, en el juego además es sumamente importante hablar con quien sea que nos encontremos y esto no sólo es por capricho del desarrollador, si no es una herramienta vital pues mientras más conozcamos a alguien, más sepamos sus secretos y conozcamos a sus amistades, más experiencia nos dará su sangre. Es decir, si decidimos bebernoslo. Y es así como Vampyr nos invita a saborear su oscuro mundo de muerte, sin duda una herramienta de juego muy inteligente, pues no sólo nos ayuda a subir de nivel, también nos hace parte de la historia.

Jonathan Reid es un vampiro y como tal, nos da la ventaja de acabar con los vivos y otras criaturas sobrenaturales que iremos encontrando en nuestra aventura, pero también es un doctor, así que a lo largo del juego además de descubrir el secreto sobre quién nos convirtió y otros detalles, tendremos la obligación de curar a los enfermos y mantener vivos al personal médico. Para esto Vampyr está plagado de recetas e ingredientes que tendremos que buscar y aprender a mezclar para lograr medicinas y más. Dicho esto el juego tiene una herramienta de creación que nos será de mucha utilidad pero que solo podremos usar al ir subiendo de nivel, finalmente esta herramienta también nos ayudará a crear tónicos para ayudarnos a resistir la sed de sangre.

GRÁFICOS A LA ALTURA DE LA GENERACIÓN

Sin duda otro de los puntos fuertes de Vampyr es su acabado técnico, de arte y sonoro, elementos que se mezclan en perfecta armonía para brindar una experiencia casi cinemática, llena de detalles en cada uno de los cuatro distritos de Londres, los cuales por cierto son diferentes visualmente y también entregan diferentes niveles de dificultad al jugador. El lado artístico es muy bueno, con una tenue paleta de colores, Londres es presentado en horas nocturnas (recordemos Reid es vampiro) con calles silenciosas y tristes, otras con poco movimiento, enemigos, y efectos de luz muy bien logrados que junto a los efectos climáticos como la niebla dan una inmersión total al jugador. Como dije la música está a la altura y fácilmente se destaca hasta llegar a ser memorable; aquí las piezas que escuchamos dan el tono oscuro de la narrativa, con melodías perfectamente desarrolladas para un mundo vampírico casi como si estuviéramos viendo la cinta Drácula de Bram Stoker. Sí, es tan genial que uno puede desear el soundtrack en vinil que se puede conseguir en la página del juego.

El diseño de personajes es bueno, y los enemigos son variados aunque tarde o temprano encontraremos algunos más genéricos o repetidos. Sin embargo un pequeño mal detalle es la básica animación facial de los personajes, pero no es nada que afecte a la experiencia del juego, menos pensando todos los buenos atributos que tiene Vampyr.

UNA EXCELENTE AVENTURA DE MUCHAS HORAS

Vampyr es uno de esos buenos juegos que por fortuna existen, y que siguen apostando por una experiencia para un jugador, con un desarrollo narrativo muy interesante que junto al gameplay, hace que el jugador necesite de más de quince horas para disfrutar de su historia. Vampyr es un título que debe jugarse con toda calma, disfrutando de sus escenarios, conociendo su historia y hablando con cada personaje del juego. Es un RPG de acción muy bien hecho que merece estar en la repisa de los favoritos del año así.

Si buscan una historia llamativa, dramática y con interesantes personajes y un intrigante protagonista y enemigo, Vampyr es lo que están buscando, no duden conseguirlo ya en Playstation 4, Xbox One y PC.