Wizard of Legend | Reseña

Si son fanáticos de los juegos “roguelike”, les gusta estar muriendo decenas de veces antes de cumplir algún objetivo y les llaman la atención las aventuras estilo retro en Wizard of Legend pueden encontrar su juego ideal. Es sencillo, intuitivo, fácil de entender y muy difícil de dominar.

¿LISTOS PARA MORIR?

Wizard of Legend es un juego que no perdona, es de esos que si se distraen un instante pierden la partida, y cuando digo que pierden, es que incluso el dinero juntado en el nivel se va por completo. De esta forma el título desarrollado por el estudio independiente Congingent99, publicado por Humble Bundle fuerza al jugador a idear o conseguir los hechizos que mejor se acomoden a su estilo pues los enemigos no perdonan en lo absoluto, llegan por montones y si pueden, nos persiguen por todo el calabozo.

La buena noticia es que al menos si podemos juntar o mantener en nuestra posesión las gemas que vayamos ganando al derrotar ciertos enemigos, con estas podremos comprar algunas habilidades mágicas y, aunque el juego nunca explica bien para qué sirve cada cosa, ciertamente todas son útiles. Wizard of Legend también presenta un básico tutorial en el que explica cómo acomodar nuestras magias (nombrados aquí como arcana), ítems y nuestras hábiles hadas, entre otros detalles. Esto toma lugar al inicio del juego (naturalmente) en dónde también nos dan la premisa de la historia.

¿DE QUÉ VA WIZARD O LEGEND?

La historia en sí es muy básica, al inicio del título nos encontramos en un museo en el que se habla acerca de las Pruebas del Caos, un evento anual en el que se pueden inscribir aspirantes a hechizeros (en pocas palabras. Así que sorpresa, en cuanto nos damos cuenta nuestro protagonista es transportado a un instituto de magia en el que conocemos a algunos personajes que nos ayudarán a elegir atuendo, y acomodar nuestras habilidades, para posteriormente, acudir a la plaza en donde se llevan a cabo las famosas pruebas. Y eso es todo, básicamente lo que debemos hacer es pasar esta prueba en la que nos adentraremos en calabozos procedurales con sus respectivos jefes de nivel, para demostrar al mundo que podemos ser leyendas.

MUY SIMPLE PERO ENTRETENIDO

A pesar de la historia tan básica, Wizard of Legend se refugia en su alta dificultad, acción desenfrenada y una inteligencia artificial que no perdona; sumado a esto tenemos enemigos de todas las formas, algunos no tan poderosos pero que atacan en conjunto, y otros que si los vemos solos, es porque nos pueden dar un buen dolor de cabeza. Otro punto a favor es que toda la aventura se puede jugar en cooperativo, que es donde se disfruta más el juego. Claro que, si desean pasarlo en solitario no se desanimen, pero sepan que en efecto, por si no les ha quedado claro, morirán muchas, muchas veces.

Wizard of Legend es muy rápido, y es un juego en el que debemos tomar decisiones sin detenernos a pensar, por fortuna la lista de hechizos llega casi a cien, así que tenemos muchos para combinar, algunos de ellos lanzan bolas de fuego, otros de hielo, también encontramos algunos que potencian nuestros combos, y la hada que escojamos para compañía nos será de mucha ayuda, ya que pueden realizar ataques de forma automática, dándonos algo de ventaja en el campo de batalla.

Hablando del diseño, el título maneja un estilo retro en pixeles, lo cual es muy llamativo en todo momento, el motor que genera de forma procedural los calabozos en cada partida, hacen que el juego nunca sea hasta cierto punto repetitivo; la mala noticia es que no tenemos muchos tipos de escenario, por lo que tarde o temprano y sin importar que tan variado sea nuestro camino, encontraremos similitudes gracias a un entorno con poca variedad. Aún así el punto fuerte del juego, que es el tipo de gameplay y la dificultad, hacen de nuestro viaje algo horriblemente genial.

UN TÍTULO CUIDADO

Wizard of Legend destaca en su cuidado gameplay y sobre todo en la fluidez de sus animaciones, en lo personal desearía tener más tipos de escenarios así que veremos si el tiempo lo concede, sin embargo por lo que tenemos ahora puedo decir que es un buen juego para los que buscan un gran reto pero que al mismo tiempo no les exprima su tiempo; como dije, es fácil de jugar pero complicado de dominar, y el tipo de construcción de escenarios como la sencillez de “entrar directo a la acción” lo convierte en una aventura ideal incluso si sólo disponemos de 10 minutos para una partida. Quizá el mejor atributo de Wizard of Legend es que es muy divertido, a pesar de ser tan complicado de avanzar, y la gran lista de magias para desbloquear hace que siempre estemos descubriendo algo nuevo, lo cual es excelente.