A Knight’s Quest | Reseña

Una gran aventura para todo público en un mundo de fantasía, villanos y color, espera en este título por Curve Digital y Sky 9 Games, A Knight’s Quest, disponible hoy en PC vía Epic Games Store, Switch y Playstation 4 (donde reseñamos), el juego llegará mañana a Xbox One.

RUSTY Y SU SED DE AVENTURA

A Knight’s Quest comienza presentando a nuestro héroe de aventura, Rusty, quien al inicio de la historia sólo contará con un escudo y espada de madera; él intentará salvar al reino de Regalia, una tierra de magia antes protegida por guerreros antiguos que por cierto, nadie ha sabido de ellos desde hace mucho. Todo esto de salvar al mundo es debido a que nuestro pequeño héroe ha liberado sin querer o por imprudente, un mal en Regalia, por lo que ahora intentará enmendar las cosas, y como no hay noticias de estos guerreros protectores, Rusty se dará a la tarea de viajar para encontrarlos y en el camino, ser poseedor de varios poderes, fuego, hielo y tiempo, para lograr sobrevivir y enfrentar todo mal que se le atraviese en el camino. Es prácticamente así, como empieza A Knight’s Quest, una historia que por sus gráficos, sus paleta de colores, y gameplay,a muchos les recordará juegos clásicos de Nintendo como The Legend of Zelda.

UN GAMEPLAY PARA TODO MUNDO

A Knight’s Quest no complica las cosas al jugador, y desde inicio presenta un sistema de control bastante básico y simple, con el que cualquier público se puede acomodar, es decir, no necesitas ser un experto o tener mucha experiencia en los juegos de plataformas y acción hack and slash.

Con este apartado simple y de fácil entrada para todos, veremos como Rusty al pasar la campaña irá teniendo nuevos poderes; de inicio cambiaremos nuestra espada y escudo de madera por algo más poderoso, y posteriormente viajaremos a zonas lejanas, entre bosques, cuevas, zonas rocosas, ruinas antiguas y más, para saber el paradero de los guerreros antiguos tan solicitados por los habitantes del reino, y además, ir enfrentando jefes de nivel.

En términos generales la aventura de Rusty es algo lineal, aunque tengamos una serie de mapas semiabiertos; cuando no estemos en misiones principales, podremos cumplir unas alternas, o podremos conocer también a algunos de los habitantes de Regalia, por ejemplo el herrero, quien nos podrá mejorar el armamento. Como todo buen juego de aventuras, hay cosas por hacer, como arreglar nuestro equipo, hablar con aldeanos, tomar misiones, ganar dinero y resolver algunos acertijos para poder avanzar en los escenarios, los cuales presentan en algunas partes, zonas a las que podremos acceder posteriormente. Los elementos de plataformas están bien implementados y el gameplay tan sencillo (como ya dije) sirve para que sea fácil avanzar; los acertijos por su parte tampoco son tan elaborados, normalmente tendremos que mover piezas de lugar o dar uso de nuestros poderes para abrir puertas etc. En general A Knight’s Quest se siente como una aventura para todo público pero sobre todo para uno más pequeño, pues nunca verdaderamente complica las cosas, lo mejor de todo es que la historia de Rusty puede durar hasta unas treinta horas, por lo que tenemos para rato.

MUNDOS DE COLOR

Algo que destaca en A Knight’s Quest, es que su paleta de colores y manejo de luz y sombras es bastante bueno, y llamativo en todo momento, ya sea que nos encontremos en castillos, ruinas, cuevas, cascadas, montañas, bosques y más, siempre hay algo para admirar; los efectos de sol complementan un estilo de arte tipo toon, con texturas en alta definición, un pasto en 3D que se mueve bajo nuestros pies y con el viento. En términos generales el diseño de arte está muy bien logrado y se complementa perfectamente con la calidad visual en gráficos. Sin embargo, un punto negativo es que de pronto podremos encontrar texturas que cargan a nuestra vista, detalle que nos saca totalmente de la experiencia. La banda sonora por su parte cumple su cometido, pero sobresale en zonas específicas, por ejemplo cuando nos encontramos explorando ruinas etc, mientras que cuando estamos divagando por ejemplo, en el pueblo, la música bien puede pasar desapercibida; digamos que el soundtrack está enfocado en enaltecer cuando ya estamos en aventura, en alguna misión o enfrentando villanos, fuera de eso, es bastante normal.

SENCILLO PERO BIEN LOGRADO

A Knight’s Quest no tiene una historia épica que nos haga asombrar o emocionarnos por algo, pero cumple al estar bien narrada; su sistema de juego como dije es para todo público, lo que hace que sea muy sencillo entrar a machacar monstruos, por su parte las plataformas están bien elaboradas y los acertijos que encontramos son bastante intuitivos. En pocas palabras es una aventura para todos, donde cualquiera se puede divertir y maravillarse sobre todo con la calidad de tonos, luz y sombras del juego. A Knight’s Quest no revoluciona los títulos de fantasía y plataformas, pero hace bien las cosas.