Capitana Marvel | Crítica

Una avalancha de publicidad por todos lados ha envuelto y creado una atmósfera de incertidumbre alrededor de la película de Capitana Marvel, la primera heroína de Marvel en tener su propia cinta. A pesar de las controversiales declaraciones de la protagonista, Capitana Marvel no se trata exclusivamente del empoderamiento femenino, ni nada directamente dirigido a esos temas, sino que es otra excelente entrega de acción y superhéroes de Disney y Marvel Studios.

Escenas borrosas y un panorama árido son las imágenes que vemos recién iniciando la cinta, mostrándonos a Brie Larson (Vers) confundida, llena de ideas y pesadillas.

Marvel ha decidido presentar al mejor elenco posible para esta cinta ¡y vaya que lo ha hecho! Por un lado, tenemos a Brie Larson (Vers / Carol Danvers / Capitana Marvel) quien reside en el planeta Hala, de la raza Kree. Esta valerosa guerrera es entrenada por Yon-Rogg (Jude Law), quien desde que Vers recuerda, siempre ha estado con ella para entrenarla y “sacar lo mejor de ella”. Vers al poseer un poder que nadie identifica y ni ella misma controla del todo, Yon-Rogg es quien la va encaminando sobre el control de sus poderes a través de sus emociones. Como guerrera Kree, Vers sigue las órdenes de la Inteligencia Suprema, una inteligencia artificial que administra las tareas de la población para su correcto funcionamiento como sociedad. Esta IA se muestra como la persona que más admira cada quien, sin embargo, Vers se encara con una mujer (Annette Bening) de la cual no sabe su nombre, ni la relación que las une, y esto solo detonará la curiosidad terrícola de Vers al querer saber quién es esta mujer.

Tan rápido con la película lo permite, el grupo guerrero de los Kree conformado por Ver, Yon-Rogg, Minn-Erva (Gemma Chan), Korath the Persecutor (Djimon Hounsou), Bron-Char (Rune Temte) y el Capitán Att-Lass, son enviados a una misión de rescate donde se enfrentan contra un grupo rebelde de la raza Skrull, liderado por Talos (Ben Mendelsohn), cuyo principal poder es el cambio de forma, lo que pone en aprieto a nuestro equipo. Capitana Marvel se intensifica y empieza a acelerar de una genial forma su ritmo a partir del momento en que Vers llega a la Tierra en 1995. ¿Y cómo es que podemos ubicar una fecha cronológica? ¡Sencillo! Si viviste en los años 90’s, solo pon atención a los pequeños detalles y muérete de la risa como todos en la sala. Es en este momento que nos muestran a Nick Fury (Samuel L. Jackson) que gracias a la tecnología de CGI, se logra ver 20 o 30 años más joven… y con sus dos ojos…

Este nuevo hito en el MCU (Marvel’s Cinematic Universe) funge su función de presentarnos a Carol Danvers como la Capitana Marvel, pero también sirve para explicar uno que otro cabo suelto que ha quedado entre las demás películas de Marvel, como parte de esto, nos presentan al joven Nick Fury quien ya se encuentra trabajando para S.H.I.E.L.D., sin embargo, esta agencia de inteligencia no tiene el mismo propósito que nosotros conocemos, sino es más una consultoría de seguridad. Por lo que las reacciones y vivencias que vamos teniendo con Fury vuelve a este universo aún más evolutivo, haciéndonos sentir parte del crecimiento y legado que ha dejado Marvel. Cuando Carol y Fury llegan a las instalaciones de S.H.I.E.L.D. se encuentran el tierno Goose, un pequeño gatito que para quienes han leído los cómics sabrán la importancia de este y para los que no, les sugiero no quitarle el ojo a este minino.

La lamentable pérdida de memoria de Vers nos ayuda bastante a comprender todo lo que sucedió en el momento que ella adquirió sus poderes, descubriendo varios datos importantes como que su nombre real es Carol Danvers, fue piloto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, así como la relación que tenía con la Doctora Wendy Lawson (Annette Bening) y su mejor amiga Maria Rambeau (Lashana Lynch), así como dejar en claro quién es el verdadero enemigo.

Por desgracia no podemos decir que Brie Larson nació para ser la Capitana Marvel, no así como Robert Downey Jr. para ser Iron-Man, sin embargo, su dedicación y el empeño que puso en la caracterización son increíblemente aplaudibles. Sumado a esto, la empatía que se genera entre Brie y Jackson es espectacular, como si fueran amigos de toda la vida, y eso hace que la película sea más diluible para el público. Por su parte, Law hace lo más posible por ser Yon-Rogg, sin embargo, el personaje sufre de poca personalidad, si bien por obvias razones entendemos que es el líder del pelotón Kree, no logramos empatizar con él ni su “relación” con Vers.

En cuanto al líder de los Skrull, Talos, su caracterización de tristeza infinita y lástima se vuelven creíbles tras conocer el trasfondo de la historia, pero, en mi humilde pensamiento, el maquillaje de los Skrulls no fue el más adecuado para las expresiones faciales, por suerte el equipo de producción vio esto, y todos los Skrulls recurren más a ademanes y acentuaciones con todo el cuerpo y no solo con el rostro. Sobre Samuel L. Jackson, no tenemos mucho que decir, ya lo conocemos como el Nick Fury líder y agente de S.H.I.E.L.D., pero ahora con unos años menos, ¡le dieron al clavo! Él se siente perfectamente cómodo con el tipo de personaje y su edad, siendo cómico, serio, valiente y hasta juguetón con Goose, sin embargo, nunca se ve fuera de su centro como Nick Fury, es algo así como su personaje en la cinta “Tiempos Violentos”.

Como digna producción de Marvel Studios y Disney, era de esperarse una calidad visual espectacular, y créanme, casi lo logran, si no es por algunos pequeños detalles en los rápidos momentos de acción de la Capitana Marvel donde claramente, incluso para el ojo más inexperto, que no es Brie Larson haciendo una captura de movimiento, sino que es un modelo completamente hecho en computadora, lo que le quita realismo a la cinta, haciéndola ver más como una película animada. Claro que esto es un detalle minúsculo y si han puesto atención a las películas de Marvel, sabrán que su fuerte es el diseño de escenarios y efectos de postproducción, más que los efectos y animaciones base. No obstante, los efectos visuales durante las batallas en el espacio, y las secuencias de acción de artes marciales combinado con la fuerza y el poder de Carol Danvers, hacen que Capitana Marvel luzca de maravilla ante los ojos de cualquier espectador.

La dupla de Anna Boden y Ryan Fleck como directores de Capitana Marvel hacen que, a diferencia de las últimas cintas de Marvel y Disney, la comedia y la acción estén bien balanceados, formando una secuencia homogénea entre estas y aprovechando las características de sus personajes a la perfección. Dando como resultado una comedia orgánica y familiar, pero con ese pequeño toque de humor adulto que, si lo entiendes, te hará soltar una gran carcajada en la sala.

NOTA DEL EDITOR: Tuvimos oportunidad de ver Capitana Marvel en idioma inglés con subtítulos en español.

Capitana Marvel es una genial pieza del MCU, si bien por su protagonista, y el tema de moda, se puede presentar como una película feminista, ya que también vemos a María como madre soltera y piloto de la Fuerza Aérea y Carol como la heroína principal de la cinta, sin embargo, esto no es nuevo, si llegaran a tener oportunidad de leer los comics, esta historia tiene base desde muchos años antes.

La película de Capitana Marvel cumple su propósito de presentarnos a dicha heroína, quien además es profesada como la más poderosa del MCU, cumple en aclararnos algunas dudas, pero también nos deja con un par más, por lo que quedamos en un punto neutro. Carol Danvers, mejor conocida como la Capitana Marvel, es la piedra angular de lo que se convirtió S.H.I.E.L.D. y la iniciativa vengadores, nos abre un mundo basto y prolífico para todo el siguiente gran Universo Marvel y sobre todo nos hace constar que, en definitiva, su ayuda será incondicional en la batalla final contra Thanos. Por lo que si eres gran fanático del MCU, es obvio que tienes que ver Capitana Marvel, si eres un fanático ocasional, disfrutarás mucho de este giro “menos infantil” que está tomando la franquicia.

Capitana Marvel regresará muy pronto en Avengers: Endgame.