Control | Reseña

He leído varios comentarios sobre Control, el flamante juego de Remedy Entertainment recién salido para Xbox One, PC y PlayStation 4, todas ellas hablan de un ambiente surrealista, donde son disparos, en tercera persona, con armas de tecnología avanzada y no sé que más cosas. En realidad Control no es nada de eso, es una experiencia. Y esta es la mía.

CONTROL, AUDÍFONOS Y LUCES APAGADAS

No sé ni porqué pero algo me motivó a ponerme audífonos de diadema al jugar Control, también lo empecé a las 23:00 aproximadamente y apagué todas las luces, honestamente no vi nada previo a abrir el juego más que dos o tres segundos de video donde chequé de qué tipo era -disparos-, de ahí en fuera quería que fuera una total sorpresa. Con el equipo puesto y al borde de la cama, emprendí una de las pocas experiencias que he tenido con videojuegos verdaderamente genial en lo que va del año. Efectivamente no es como que he jugado muchísimo en este 2019, pero con el currículum que tanto trabajo me ha costado hacerme, puedo decir que ya tengo buen ojo para encontrar cosas sobresalientes. Control es una de ellas, mínimo del año.

Las pantallas de carga, el video inicial, los menús y los filtros en las imágenes son solo el inicio de lo que se venía, Control tiene en su nombre la verdadera esencia de lo que buscan los desarrolladores, una sensación de control sobre el gamer más allá de la que él pudiera tener sobre el protagonista. Déjenme explicarme bien para no entrar en conflictos.

Control maneja una iluminación tan común y corriente en la mayoría de sus escenarios, que cualquier indicio de un cambio sobre algún foco y su intensidad, sus parpadeos o incluso movimientos en la luz, hará que en conjunto con la estresante y morbosa música nos tengan en constante preocupación de lo que podría venir, no solo el ambiente de estrés se aplica cuando uno está a punto de entrar en una pelea, también cuando uno camina a través de un pasillo que abre de repente una puerta, un sonido a lo lejos, una luz roja clásica que sirve como advertencia, o algunos trabajadores que penden en el aire sin un soporte visible, esto precisamente es lo que vende muy bien Control, la sensación de incomodidad de principio a fin, la poca certeza de lo que va a pasar, la idea de que todo está controlado, que el ambiente es propicio para investigar y recaudar la mayor cantidad de coleccionables posibles, pero en realidad solo estaremos abriendo más y más puertas que nos separarán de nuestro objetivo principal, o quizá no. Los niveles de seguridad para pasar ciertas barreras están diseñados para que no sea así, y manejar una línea recta hacia nuestro objetivo haciéndonos creer que estamos explorando. Nuevamente Control haciendo lo que mejor sabe hacer, dejarnos pensar que todo está en orden y a nuestra merced.

CHICA PELIRROJA ENCUENTRA ORO

Jesse es una chica pelirroja que entra al Federal Bureau of Control (FBC) para investigar sobre su pasado y lo sucedido con su hermano, el problema está en una invasión extraña al edificio de un ente maligno llamado “The Hiss”, el cual posee a varios de los trabajadores y soldados dentro del recinto, haciendo a algunos completamente inertes y flotando en el aire, y a otros en seres bélicos que intentarán matarnos a toda costa. Lo preocupante es que no son solo humanos los esbirros, sino algunas criaturas terribles que atacarán ya sea por tierra o por aire.

Jesse se convierte en directora del lugar al ser contactada de manera mental por el antiguo director que se ha quitado la vida, y al blandir su pistola podrá enfrentar a los enemigos mientras la modifica a placer conforme uno sube de nivel. Lo agradable de esta arma es la posibilidad de convertirla en lo que sea pues está hecha con tecnología súper avanzada, por lo que no es necesario traer varias, es cuestión solo de activar los “mods” y listo, se transformará en la que gusten y así meterle variedad a sus ataques.

El arma es lo de menos en Control, aquí lo interesante son los poderes de Jesse, que sin duda nos hará recordar la serie Infamous por cómo enfrentaremos a los rivales, algunos efectos y la peculiar brutalidad que si bien no es extrema, sí da una sensación de satisfacción diferente. Jesse podrá volar, arrojar objetos inanimados, crear un escudo de escombros, esquivar rápidamente cualquier proyectil o embate, básicamente todos los poderes que cualquier súper héroe quisiera tener, sin el mote y sin el reconocimiento ni los cómics. Entre el arma y sus habilidades, Jesse se convertirá rápidamente en una protagonista poderosa que más de uno hará cosplay en la próxima convención importante de videojuegos. Firmado.

NO TODO ES JESSE, NI TODO ES PERFECTO

Supuestamente Control utiliza el mismo motor usado en Quantum Break, videojuego de Xbox One y PC, que sorprendió al mundo y ahora es uno de los títulos más olvidados en el orbe. Loques (sic).

Control pierde algunos cuadros por segundo después de ponerlo en pausa y se traba poco en contadas peleas, tampoco estamos ante una desgracia ni nada por el estilo, no se decepcionen, es solo que podrían arreglar un poquito ese factor para la próxima actualización, a mi realmente me pasó solamente dos veces en las decenas de peleas que he tenido -usando un PlayStation 4 de primer día de ventas-, lo cual no es para desechar el juego ni mucho menos, es solo que debía hacerles esa mención puntual. De ahí en fuera no hubo nada de qué preocuparse, ni siquiera que el juego dejara de funcionar o no se oyera bien.

Gráficamente Control sorprende mucho por sus ambientes, iluminación, efectos de humo, piedras y destrucciones, pero lo que levanta la mano es la cantidad interminable de objetos a nuestra disposición para arrojar -un poder que deberán aprender a utilizar bien para que sus ataques sean mortíferos y súper efectivos-, pues incluso muchos no son solo una caja para lanzar, sino que puede ser destruida a balazos para generar una o más partes que la original, es decir que el asiento o respaldo de una silla, la tapa de una consola, piedras desprendidas de algún pilar o del suelo, servirán perfectas para ser proyectadas hacia un carnal que merece todo nuestro desprecio, por lo que sí puedo asegurar que el diseño del combate junto con el de los escenarios fue cuidado en todo momento para hacer uso sin limitantes, o casi nulas. Otro factor que hace a Control una joyita para su diversión.

VEREDICTO

Me jacto de poder tener un ojo buenazo para encontrar maravillas en el océano de videojuegos que pasan haciendo alarde o no de su rentabilidad, por eso es que Control a pesar de ser un juego AAA -últimamente decepcionan mucho- entrega mucho aunque no le hayan metido tantísimo presupuesto a su mercadotecnia, al menos no como un Call of Duty, Quantum Break o FIFA. Aquí solo enseñaron que sí sería un juego diferente que en realidad termina siendo una entrega inspirada en películas y otros juegos, pero con un toque peculiar, siniestro, de suspenso y un estrés constante, y es este último sentimiento lo que más engancha, lo que nos motiva a seguir explorando e investigando un juego muy bien diseñado, que definitivamente dará mucho más de que hablar por exceder las expectativas.

Control es el juego del mes en mi opinión, y será difícil no verlo en las ternas para juego del año, a pesar de que tendrá mucha competencia.