Dragon Ball Super: Broly | Crítica

Dragon Ball… ¿en verdad aún existe alguien en el mundo que no lo conozco? No estoy hablando de ser fanático, ni de ver todo el anime, estoy hablando de saber que existe, y si bien mucho no lo conocen como Dragon Ball, lo conocen como Goku, o “Coku”. En fin, Dragon Ball es un programa de culto, el cual creó Akira Toriyama en 1984 y posteriormente la compañía Toei Animation llevó a las televisiones de Japón en 1986.

Años más tardes, cientos de episodios y varias películas después, Akira junto con Toei han decidido eliminar la saga de GT dándole paso a Super, donde el giro principal es la existencia de distintos universos. Siendo, hasta la actualidad, el Torneo de la Fuerza de Zeno-sama y el Ultra Instinto de Goku lo más que conocemos de la historia canónica.

*Canónica: Canon – Línea temporal oficial.

Si deseas entender la película de Dragon Ball Super: Broly a la perfección, si es necesario que tomes una pequeña clase sobre lo que ha pasado en el anime, pero descuida, aquí te la resumimos.

Durante la serie se dejaron varios cabos sueltos, tras la victoria del universo 7 (universo donde vive Goku y sus amigos) en el Torneo de la Fuerza, Goku (voz en español latino – Mario Castañeda) solo puede pensar en una cosa, volverse más poderoso, ya que en el torneo se las vio difícil contra su máximo rival, Jiren.

Otro dato importante es que para completar el equipo para el torneo, tuvieron que resucitar al malvado Freezer, quien se encontraba en el infierno de la Tierra por sus acciones durante Dragon Ball Z. Ahora terminado el torneo, la recompensa de Freezer fue permanecer libre, por lo que ahora todos temen por su regreso y nuevo intento de destruir la Tierra, así como lo hizo con el planeta Vegeta (lugar de origen de Goku y Vegeta).

Ahora, como su nombre lo indica, Dragon Ball Super: Broly, nos cuenta la historia de origen de Broly, a quien ya lo conocíamos por el OVA (Original Video Anime) de Dragon Ball Z: El Poder Invencible. No les contaré mucho sobre este OVA porque les arruinaría una gran parte de la película. Pero, si ya había una película de Broly, ¿por qué vuelven a hacer otra? La respuesta es simple, gran parte de los “villanos” o personajes que solo son presentados en una película y ya, no se les considera canónicos, es decir, no pertenecen a la línea del tiempo oficial de Dragon Ball, siendo este el caso de Broly, quien es considerado el Saiyajin Legendario, el más poderoso de todo los Sayajins del planeta Vegeta. Ahora, gracias a esta nueva cinta, Broly y todos los involucrados en su historia se vuelven parte de las historia oficial de Dragon Ball, y era de esperarse esta entrega, ya que durante el Torneo de la Fuerza, una Saiyajin del universo 6, Kale, resultó ser la Saiyajin Legendaria de su universo.

Dragon Ball Super: Broly, difiere de sus predecesoras. Dragon Ball Z: La Batalla de los dioses y Dragon Ball Z: La Resurrección de Freezer, pero no en el mal sentido, sino que estas últimas dos van al grano del tema, mientras que Dragon Ball Super: Broly se toma su muy buen tiempo para explicarnos toda la historia de los Saiyajins y lo que pasó en el planeta Vegeta, lo cual es bastante bueno, porque para las personas que apenas se están involucrando en el mundo de Dragon Ball, ahora podrán conocer el verdadero origen de la historia de Goku y sus amigos. Sumado a esto y a pesar de contarnos la historia de todo un planeta, supieron centrar muy bien la historia en nuestro protagonista, Broly (voz en español latino – Ricardo Brust).

A grandes rasgos, Broly se convierte en una víctima del Rey Vegeta (voz en español latino – Salvador Reyes), ya que desde su concepción, prometía ser un excepcional guerrero, incluso más que el también concebido, príncipe Vegeta (René García). Siendo este el caso, el Rey Vegeta manda a Broly recién nacido a una misión en un planeta lejano, pero esto lo hace con el afán de exiliar a Broly del planeta Vegeta. Paragus (voz en español latino – Roberto Sen) al enterarse de esto, roba una nave de la armada Saiyajin para encontrar a su hijo, por desgracia, una vez que ha localizado a Broly, su nave sufre grandes daños, volviéndola inservible. Paragus y Broly, ambos atrapados en un mundo lleno de bestias salvajes y con poco alimento, su única forma de sobrevivir es enfrentando a estas bestias, por lo que Paragus, al ser un almirante de las flotas Saiyajin, dedica sus días y noches a entrenar a Broly, para algún día poder tener venganza del Rey Vegeta y su hijo. Años más tardes y por azares del destino, Broly y su padre son rescatados por Chili (voz en español latino – Angélica Villa) y Lemo (voz en español latino – Óscar Gómez), equipo de reconocimiento de la armada de Freezer (voz en español latino – Gerardo Reyero).

Ya no hay que repetirlo más, pero es que en verdad, Dragon Ball Super: Broly, es la película de origen mejor explicada y pulida en su historia que jamás haya visto en las adaptaciones de algún anime a la pantalla grande. Akira Toriyama siempre ha sido un maestro para la dirección de guiones para Dragon Ball, por lo que las burlas, bromas y payasadas estarán presentes en todo momento, tanto en los momentos relajados como en los de tensión. Si duda, el chiste más grande es la razón por la que Freezer quiere obtener las esferas del dragón.

El punto fuerte de los Shonen Jump son las escenas de acción y peleas, y claro está que en Dragon Ball Super: Broly no están de sobra este tipo de escenas. Si bien el comienzo es más narrativo, en cuanto se encaran Broly, Vegeta y Goku, los golpes y ataques especiales se presentan de inmediato. Es de esperarse que entre el Super Saiyajin Legendario, y dos Super Saiyajin Dios Super Saiyajin, la batalla fuera épica, y definitivamente así lo es. Gracias a distintos tipos de arte 2D y 3D, Dragon Ball Super: Broly nos trae una de las peleas más emocionantes y vistosas de toda la historia de Dragon Ball, demostrando todo el poder que cada uno de estos Saiyajins tiene y ofreciéndonos todo un espectáculo de artes marciales.

Un punto siempre cuestionable en toda la historia del anime de Dragon Ball, y de hecho en la mayoría de los animes, es que decisión de eliminar detalles en el dibujo cuando son escenas rápidas o lejanas, y si recordarán, cuando salieron las dos cintas anteriores y después el anime, se realizaron muchas comparativas entre ambas dando por hecho que la calidad de las cintas era muy superior a la del anime. En esta ocasión, la calidad gráfica de Dragon Ball Super: Broly es por mucho pobre, exceptuando el combate final, lo que da señas de premura o fastidio al momento de realizar los artes de esta película.

Por último, yo en verdad espero que las personas reciban positivamente a Dragon Ball Super: Broly. Para aquellos que solo verán la película por acompañar a su pareja, hijos o amistades, funciona de manera orgánica, dando un buen sabor de boca. Para los que han seguido la saga de Super en el anime, también tendrá gran impacto de lo que podremos ver pronto en el anime ya que como recordarán, estas películas también se incluyen en el anime con unos ligeros cambios y mayor explicación de lo que sucede. (Y vaya que esta vez si necesitamos una explicación INSECTOOO).

No me queda más que decir que Dragon Ball Super: Broly es una película divertida, tonta, con una gran historia y una increíble pelea. Eso es lo que lo hace tan divertido, incluso cuando estoy feliz de mantener días de volviendo a ver Dragon Ball como un buen recuerdo.