Fade To Silence | Reseña

¿En qué quedamos con los juegos copia a Dark Souls? ¿No que ya no iban a hacer de esos porque ya se veían súper piratas? Pues a Black Forest Games le valió un kilo de cacahuate el pacto que hicimos todos y decidió crear su Dark Souls con una adición que si bien no le cayó nada mal, no dejó de ser un Dark Souls. Esta es la reseña.

SUPERVIVENCIA DEL MÁS JUERTE

“¿Puedes sobrevivir en un mundo de un invierno implacable, peleando no solo contra la hambruna y monstruos sino contra la naturaleza?”. Esa es la frase que Fade To Silence coloca en su sitio oficial y que viene siendo de lo que trata este juego con gráficos tristísimos. Ya tan rápido empecé.

Fade To Silence es un juego donde estamos a expensas del tremendo invierno en un mundo post apocalíptico al parecer -veremos cosas de estos tiempos pero en estado de vil putrefacción-, donde no solo se trata de sobrevivir peleando al mero estilo de Dark Souls -apretando el círculo para esquivar incansablemente-, sino que debemos cuidarnos del frío, el hambre, la sed y la naturaleza que no para de azotarnos con su tremenda ira. Ya sea que nos resguardemos del frío en una fogata donde se guarda el avance -¿les suena más a Dark Souls verdad?-, o que encontremos en este sandbox algunos monstruosos enemigos que con su forma demoniaca intentarán matarnos, el chiste es que todo está en nuestra contra menos nuestra hija que en algún lugar de nuestro campamento aguardará pacientemente a nuestro regreso, después de haber hurgado cuantas veces sea posible.

Como buen ser que está luchando por sobrevivir, debemos también conseguir seguidores quienes nos ayudarán a crear una especie de comunidad para no estar solos y así poder crear objetos, mismos que nos proporcionarán la ayuda necesaria para subsistir en tremendo escenario.

No quise de inicio pensar que estaba ante una copia de Dark Souls porque si somos MUY técnicos, no lo es. Y en efecto no lo es puesto que podemos seleccionar dificultad leve para que los enemigos sean bastante débiles más no tontos, lo que hace la batalla más interesante pero pocas veces comparable con el modo difícil, donde las cosas se ponen color de hormiga y cualquier golpe puede matarnos. Exacto, igual que en Dark Souls. Aunque no es lo mismo.

RUDOS VS TÉCNICOS

En la parte técnica del juego, Dark Souls es… perdón, Fade To Silence es un juego que sufre mucho en el render, quizá por los efectos de la neblina, de la brisa o la distancia, pero cantidad de veces me encontré jugando en unos horribles gráficos que me hicieron pensar que tenía vista borrosa pero no, estábamos viendo bien esos acabados faltos de pulcritud y los cuales probablemente se asemejen a la beta inicial.

En cuanto al sonido no podemos ahondar mucho no por no fijarnos, sino porque la distracción de lo que veíamos era tanta que olvidamos escuchar si todo marchaba sobre ruedas. Tuvimos que despejar la mente para darnos cuenta que el audio es bueno a secas además de que los efectos especiales no eran nada del otro mundo, pero tampoco eran detestables. Buenos a secas.

REGRESANDO AL JUEGO, MERAMENTE AL JUEGO

No quisiera hablar más de Fade To Silence y no por ser de regular a triste, sino porque no me parece interesante retomar una idea que ha sido exprimida decenas de veces, y agregarle algunos elementos para tenernos todavía más preocupados por lo que se avecina. Es decir, que no conformes con que el juego es complicado de pasar por las peleas, sino que debemos estar al pendiente de recolectar, de cuidar nuestra salud, alimentación y lugar donde estaremos pasando la noche, durmiendo y descansando para hacer lo mismo al día siguiente.

Quizá el concepto es interesante de una u otra vertiente, ya sea peleas en RPG o juego de supervivencia, pero juntar ambos géneros solo agrega más cosas a la lista de “cosas para hacer”, poniéndonos a pensar si es un Skyrim difícil o una mezcla rara de varios géneros con la intención de acaparar ambos mercados, ambos gustos.

VEREDICTO

No pude jugar más, no quise jugar más, no quise adentrarme horas, días ni noches enteras, simplemente Fade To Silence es un juego que pasará a mejor vida dentro de pocas lunas y no hay nada que lo vaya a evitar, ni una actualización ni un DLC, quizá un milagro pero lo dudo. Fade To Silence será un juego que intentó licuar lo mejor de dos mundos y hacer un juego que rebasara fronteras y creara quizá una nueva oleada de estilo, pero no lo logra.

Fade To Silence no es un juego pésimo, es un juego sin chiste que nos proporciona la preocupación de dos géneros sin lograr cohesionarlos de manera correcta y verdaderamente firme, y a eso agregándole los malísimos acabados de los mapeos y la constante caída de calidad visual. Mal servicio, tres estrellas.