Ghostbusters: The Video Game Remastered | Reseña

Saber Interactive y Mad Dog traen de vuelta, ahora en Playstation 4, Xbox One, PC y Switch, un clásico del cine, prácticamente hecho videojuego, una tercera parte en la historia de los famosos Cazafantasmas en el cine, con su primera entrega de 1984, y secuela, Cazafantasmas II, estrenada en 1989. Así que, si aún no conocen Ghostbusters: The Video Game Remastered aquí les va un dato curioso, es repito, la tercera parte. Perfecto para los fans, y bastante cool para los nuevos gamers que están descubriendo estos íconos de los 80’s.

ORIGINALMENTE DE 2009

Ghostbusters: The Video Game Remastered es una aventura en tercera persona remasterizada del juego aparecido en 2009 para Playstation 3, Xbox 360 y PC; así que, prácticamente diez años después acá tenemos de vuelta a los actores Dan Aykroyd, Harold Ramis, Bill Murray y Ernie Hudson, sin olvidarnos de Annie Potts, en sus respectivos papeles, pero en versión digital, o en videojuego, presentando una historia llena de acción y comedia, que tiene lugar un par de años después de los eventos de la segunda película. Como dije, un sueño hecho realidad para los fans (al menos en lo que llega la nueva y esperada cinta. En dicha entrega cabe decir, nosotros como el jugador, protagonizamos al rookie, o novato del equipo y para terminar, Ghostbusters: The Video Game Remastered no cuenta con el multijugador de la entrega original, así que veremos si más adelante se termina añadiendo este apartado.

UN GAMEPLAY TAN CLÁSICO COMO LAS CINTAS

Si ya conocen a los Cazafantasmas no hay mucho que decir sobre la jugabilidad de este remaster, en realidad hacemos lo que estos profesionales de lo paranormal mejor saben hacer, y es cazar fantasmas con la ayuda de nuestros cañones de protones y el siempre confiable medidor de PKE (usado en primera persona), con el cual podemos detectar actividad inusual. A lo largo de la campaña además, podemos ir mejorando algunos atributos de los cañones y las trampas de fantasmas para hacernos la vida más sencilla, algo de agradecer en niveles adelantados, cuando las cosas se ponen más caóticas.

Nuevamente para los fans, Ghostbusters: The Video Game Remastered tiene muchos elementos de las dos películas ya mencionadas, como otros personajes, y hasta escenarios, igualmente se ganan puntos extra por tener un juego que se cuenta dentro del canon de su universo, así que es algo fácilmente de apreciar. Otro detalle a tomar en cuenta es que el título a pesar de contar con una mayor definición y claridad de texturas, tiene secuencias casi sacadas del original de 2009, por lo que las intros pueden verse con menos resolución; aún así, no es un detalle que entorpezca significativamente la experiencia. También se hecha de menos una nueva iluminación o HDR, cosa que hubiera hecho el juego más llamativo dada su temática de “rayos de color” trampas, fantasmas y efectos visuales de lo paranormal. La inteligencia artificial puede no llegar a ser de lo mejor, así que en algunas ocasiones nos encontraremos pidiendo ayuda para revivir en el mapa, mientras nuestros compañeros pasan de largo atrapando fantasmas. Ya para terminar el apartado, cabe decir que los niveles están formados por varios escenarios conectados entre sí, con un progreso del tipo lineal, es decir, no estamos en un mundo abierto, pero tampoco es algo que arruine la aventura, pues el juego tiene muchos momentos de acción; aún así, la historia puede tener una duración no mayor a las diez horas.

LUCES, CÁMARA, ACCIÓN

Ghostbusters: The Video Game Remastered es una pieza dedicada a los fans de las películas, más al considerar que el juego se cuenta como una tercera parte en la historia; por otra parte gamers que nunca lo jugaron, puede que se sientan atraídos por esta entrega gracias a sus personajes, humor y una banda sonora clásica que además, cuenta con los temas originales. Simplemente perfecto.

Ghostbusters: The Video Game Remastered tiene algunas fallas, sobre todo en su IA, y en su cámara cuando estamos en lugares de poco espacio, sin embargo la nostalgia y jugar a ser cazafantasmas demasiado divertido como para dejar que estos dos detalles nos arruinen las sesiones de gameplay.