Ion Fury | Reseña

Un retro de pies a cabeza.

A lo largo de los años muchos títulos han querido tomar el estilo de juegos como Duke Nukem 3D o Doom y plasmarlo en la actualidad, y ahora tenemos aquí un shooter en primera persona, 3D muy gore y con mucha acción. Adelantando, posiblemente Ion Fury sea un muy digno homenaje a todas aquellas aventuras y experiencias de antaño, con montones de enemigos y armas para hacerlos estallar.

LOS RETRO QUE VALEN LA PENA

A lo largo de Ion Fury, desarrollado por Voidpoint y publicado por 3D Realms, nos encontramos con muchos toques de los juegos clásicos pero muy bien tropicalizados, desde las animaciones, hasta los paisajes y armas son un viaje de pura nostalgia.

Aunque hay que aceptar que el cierto parecido lo compensa con una historia original del típico héroe, en este caso heroína Shelly “Bombshell” Harrison, quien debe salvar una ciudad llamada Neo D.C. de una invasión de soldados mejorados cibernéticamente, y que para ello, utiliza un sin fin de armas, desde bombas de mano hasta lanzacohetes.

Y hablando de todo este aspecto retro, tengo que decir que después de investigar un poco me enteré que Ion Fury en realidad utiliza el motor gráfico “Build” EDuke32, que es el mismo que se utilizó para crear todos esos juegos de antaño que mencioné, Doom, Duke Nukem 3D, entre otros. Así que ya dicho esto, damos en cuenta de su perfección en nostalgia.

SIN CENSURA, COMO DEBE SER

Algo que estaba en pregunta, era si el juego vendría con alguna censura de esos “sesos e intestinos” que tanto nos gustan y la verdad es que no, los desarrolladores anunciaron antes de que se lanzara de manera oficial que no vendría con ninguna, así que todos los fans de las locuras y explosiones con salpicaderos de sangre y trocitos de enemigos por el escenario, deben jugar con seguridad que encontrarán esto.

En cuanto al juego, cabe decir que los escenarios son muy atractivos con todo ese aire “retro 3D”, con diseños intrincados, zonas ubicadas de forma inteligente para sorprender al enemigo, otras para poder cubrirnos de los disparos y siempre presentando lugares variados a lo largo de la campaña; asimismo, la paleta de colores está muy cuidada, y el manejo de texturas e iluminación dejan impecable el estilo retro que pretenden los desarrolladores.

Ion Fury es un juego que muy bien se podría confundir con los de antaño, pero presentando las bondades de los juegos actuales, como es la alta definición. Por otro lado, las armas y los enemigos se encuentran muy detallados por así decirlo, y la campaña no permite que el jugador pase ni un minuto sin acción, lo cual es un acierto total.

Igualmente, podemos encontrar algunos acertijos los cuales ayudan mucho a la hora de la interacción al jugar los niveles, lo cual entrega cierta variedad al estar “disparando como locos”, este detalle e integración de acertijos están muy bien pensados y cabe decir, sí presentan retos por lo cual son nada, pero nada aburridos. Además, funcionan para dar un poco de respiro al jugador por tanta acción.

RECOMENDADO

En conclusión, Ion Fury, disponible en PC (donde reseñamos) y Linux en Steam, y próximamente en las consolas Playstation 4, Xbox One y Switch, es una muy interesante opción si andas un poco nostálgico por aquellos shooters de antaño, y quieres pasar un muy buen rato repleto de explosiones, armas, y enemigos que nos quieren hacer pedacitos, todo con un aspecto retro que seguro no pasa desapercibido.