Jack Quest: The Tale of the Sword | Reseña

Blowfish Studios y NX Games publican en Nintendo Switch una aventura de corte clásico (salvar a la damisela en peligro) con una estética de 8-bit y en 2D. Una historia de rescate y de amor, en el que salvamos el día gracias a la construcción de niveles y una espada letal.

¿PODRÍA SER A LA INVERSA?

Ya lo dije, Jack Quest: The Tale of the Sword es una historia en la que el protagonista ultra-mega-enamorado de su novia, ve como un día en el bosque un malvado villano de nombre Korg se la arrebata, para así dar comienzo a una aventura en calabozos llenos de trampas, subir de nivel y enfrentar muchos, muchos enemigos. Oh sí, y jefes de nivel.

Ahora mi pregunta es ¿el juego podría funcionar al revés? Obviamente sí, y ojalá tuviéramos una secuela o una opción en dónde la damisela es quien salva a su novio, y digo esto porque vamos, creo que ya hay bastantes juegos con esta primicia, y es que, lo gracioso del asunto es que a pesar de esto, el título no se basa en nuestra preocupación por salvar a la novia en apuros, si no en tratar de superar cada nivel. Todo esto me lleva pensar que la historia de la “chica en peligro” podría sacarse del juego y aún así no pasaría nada, de hecho, Jack Quest: The Tale of the Sword podría ser de cualquier cosa y no pasaría nada, porque lo que importa en el juego, es la historia de la espada. Es decir, hasta el título lo dice.

PERO SIGAMOS ADELANTE

Dejando atrás este pequeño pensamiento en torno a la historia (muy simple a decir verdad) lo que realmente llama la atención y atrapa al jugador es el nivel de complejidad de los escenarios, pasillos y mazmorras repletas de trampas a esquivar y enemigos a derrotar, con sus respectivos jefes de nivel, elementos que dependiendo del jugador serán de más, o menos dificultad. aunque siendo sincero, el título se inclina más por lo difícil.

Como toda buena travesía de peligros, nuestro héroe tendrá que verse frente a frente con sus enemigos, mientras sube de nivel, y va mejorando sus habilidades; dicho esto cabe remarcar cada escenario guarda secretos como todo buen metroidvania y pronto estaremos haciendo dobles saltos, saltando al agua o hasta usando otras armas, como un arco, para abrirnos paso en este juego que también puede llegar a ser corto ya que le hemos agarrado el ritmo a los jefes de nivel sobre todo. Cosa que hará relajarlos un poco pues repito, el nivel de dificultad en lo que tomamos la maña a nuestras habilidades, es algo desafiante.

A nivel de arte Jack Quest: The Tale of the Sword cumple su cometido de entregar algo del estilo 8-bit, así que el arte de píxeles es bueno y entrega detalle hasta donde se puede, por otro lado el diseño de escenarios y niveles es bastante inteligente, pues es más seguro estemos muriendo por ellos, que a manos de nuestros enemigos (excepto ya saben, los jefes de nivel). En este sentido Jack Quest: The Tale of the Sword marca buen ingenio y da al jugador una buena prueba de reflejos con trampas complicadas de superar; Jack Quest: The Tale of the Sword definitivamente no es un juego que pasemos corriendo, al contrario, es una aventura de tener cuidado por donde se pisa.

SIMPLE, PERO DIVERTIDO

Jack Quest: The Tale of the Sword comienza de forma bastante básica, con una historia que seguramente nos recordarán a muchos juegos, pero es en el viaje que nos plantea, donde podemos encontrar el gusto por la aventura; si son jugadores que aman los títulos de apariencia retro, y tampoco desean algo que les lleve cientos de horas por terminar, entonces Jack Quest: The Tale of the Sword es una buena opción para disfrutar un rato de gaming.