Jefa por accidente | Crítica

La vida no es como la quisiéramos, desgraciadamente, y en este drama cómico, Jennifer López nos muestra la vida de muchas mujeres en el mundo, aunque el éxito que aquí obtuvo, solo pocas tienen la suerte de lograrlo.

Jefa por accidente nos muestra la vida de Maya (Jennifer López), una empleada cuarentona de una línea de supermercados, quien se encuentra estancada en el mismo puesto por su falta de estudios universitarios. Maya vive con su novio Trey (Milo Ventimiglia), quien es entrenador de un equipo de béisbol, y su meta principal es formar una familia con su amada Maya, sin embargo, para Maya este tema es algo delicado, lo que pone la relación en apuros.

Es el cumpleaños de Maya, pero también es un día importante, ya que el dueño del supermercado estará atendiendo al mismo con el fin de presentar al nuevo gerente de la tienda y Maya está decidida a ganar el puesto. Horas más tarde, su mejor amiga Joan (Leah Remini) les organiza una fiesta sorpresa en casa de Maya, llega la hora del pastel y el único y gran deseo que pide Maya es que “su inteligencia de la calle” sea valorado. El hijastro de Joan, Dilly (Dalton Harrod) escucha este deseo, por lo que decide crear toda la vida de Maya en las redes sociales y enviar su currículum a distintas empresas, haciendo que Maya se convirtiera en graduada de la Ivy League, ex alumna del Cuerpo de Paz, con posgrados en Harvard y con amplia experiencia en dirección y estudios de mercado en distintos corporativos. Cosa de magia, tal currículum deja más que impresionado a Anderson Clarke (Treat Williams), CEO de una de las compañías de cosméticos más grandes en el mundo. La hija adoptada de Anderson, Zoe (Vanessa Hudgens) también trabaja en dicha empresa, y desde la entrevista de Maya, esta se convierte en la principal rival de Maya creando una competencia entre ambas por crear el producto cosmético más rentable pero con origen orgánico.

Jefa por accidente es una divertida película que por desgracia podría pasar desapercibida por las carteleras, muchos podrán saber de su existencia por lo papeles que interpretan JLo o Vanessa Hudgens, pero con su baja promoción, es difícil ver el estrellato de esta cinta. Aunque hay que admitir que las actuaciones de todo el cast funciona de manera natural, se muestra la empatía entre ellos así como el progreso de cada personaje por separado, mostrándonos no solo las evoluciones de Maya y Zoe, sino de todos, incluso de los actores secundarios.

Pobremente, la dirección de escenas deja que desear ya que ninguna escena fluye hacia la siguiente, si bien sabemos el orden por cómo se va contando la historia, los cambios de escenas se ven como pegotes entre sí. Reduciendo la sensación de ser parte de la película, o al menos sentir esa afinidad de que los días pasan, para esto, el equipo de guionistas manejó fechas dentro de la película por lo que sabremos cuántos días han pasado gracias a la historia.

Jefa por Accidente es una comedia de superación mostrándonos que no siempre hay que tener los estudios para saber cómo desempeñar un oficio si toda tu vida te has dedicado a eso. Es cómica, hay romance, tenemos una trama directa pero sólida, y tienen a Jennifer López, que como siempre, es garantía de calidad de una película. Tranquilamente la podrán disfrutar con su pareja, padres o amigos.