Life Is Strange 2: Wastelands | Reseña del tercer episodio

Ya tenemos lista la reseña del tercer capítulo de Life Is Strange 2, la segunda parte de esta saga de drama y aventuras con un toque de fantasía que tanto nos gustó, y que podríamos catalogar como de las mejores para adolescentes, sin embargo el sabor de boca que tenemos con este juego no es del todo bueno, y esperando que mejorara para el capítulo tres, les dejamos nuestra reseña.

SPOILERS AJED (O AHEAD, O A CONTINUACIÓN O ALGO ASÍ)

Sean y Daniel, los lobos, los hermanos que han viajado sin un centavo pero con mucho más miedo y coraje que nadie más en la historia de los videojuegos Point&Click… Eso quiero pensar al menos. Hoy en día los hermanos ya están en un campamento con más gente, trabajan en un negocio para nada legal pero les pone comida en la mesa y los mantiene a flote mientras deciden irse a Puerto Lobos en México.

El capítulo de Wastelands narra de manera muy escondida y a veces hasta imperceptible, el cómo el hermano mayor, Sean, se ha desprendido un poco de Daniel para encontrar su lugar con gente más de su edad, sus gustos y su manera de ver la vida, haciendo que el menor se sienta desplazado, sustituido y con casi nada de la atención antes solía recibir. Esto aunado al constante crecimiento de los poderes de Daniel, generan una combinación catastrófica que pondrá a en predicamento la vida de varias personas, todo por una decisión tomada a la ligera y por un inmaduro niño que no entiende la magnitud de sus poderes.

YA PODEMOS LEER SIN SPOILERS

En la reseña del segundo episodio llamado Roads, dije que por desgracia era el episodio más aburrido de todos y que tal vez estábamos por ver el mejor capítulo de todos por aquello de la curva de la emoción. Nunca había estado más equivocado, de solo recordar la “aventura” -si así se le puede llamar- empiezo a bostezar y mis párpados se hacen pesados. Wastelands cuenta con una narrativa de flojera, con larguísimas escenas que carecen de decisiones para tomar o movimientos qué hacer con el personaje, han dejado de imprimir acción y más actividades para realizar y ahora nos llenan con escenas aburridas, sin sentido, eternas y que en verdad nos hacen bostezar. Una lástima el rumbo que va llevando esta historia a la cual ahora recurren a las drogas y el alcohol para hacerlos quizá más interesante, cosa que no logran ni de chiste.

Por el lado técnico debemos aplaudir un cambio abismal en las animaciones y los acabados de todos en el juego, desde los personajes, los paisajes, movimientos, mapeos, efectos y transiciones de pantalla, ahora sí se nota que le echaron ganas en la realización del juego en cuanto a lo técnico y artístico, es decir en lo que vemos y en varios detalles que nos encantaron pues ahora todo se ve mucho mejor hecho. Pero no podemos dejar de reconocer que todavía hay fallos de ejecución con ciertos diálogos que se adelantan, se amontonan y hasta partes donde el cuerpo no sincroniza con la acción y vemos algunos glitches muy notorios y a su vez espantosos. Algo le deberán hacer para el siguiente capítulo.

VEREDICTO

Cada vez se hace más difícil recomendar este juego, y cada vez es más fácil hablar mal de él sobre todo porque hemos experimentado los demás juegos que son muy superiores a este. Desgraciadamente Life Is Strange 2 está dejando mucho qué desear y nos está debiendo en cantidades industriales. Por favor, que se acabe el martirio, o que cambien de guionistas para hacer de esto, un lugar feliz, aunque el juego sea depresivo por la historia triste que nos cuenta.