Lost Castle | Reseña

¿Alguna vez te ha sucedido que un malvado mago quiere controlarlo todo y para ello empieza hacer un ritual que le sale mal, y termina convocando demonios y otras criaturas que invaden el castillo donde vivía?, Pues con Lost Castle tenemos una aventura de fantasía de este tipo, así que, si deseas saber lo que te puede esperar, sigues leyendo.

Lost Castle es un juego traído a nosotros gracias a Hunter Studio y Another Indie, realmente la historia la resumo con lo que les comente, luego de eso lo más importante es que el castillo, repleto de monstruos y tesoros diversos, se ha llenado por una gran cantidad de cazatesoros, quienes entran al lugar para conseguir, obviamente, grandes riquezas; aunque la verdad es que muy pocos logran salir con vida… o mejor dicho ¿alguien al menos ha logrado salir?

CAZANDO TESOROS

Lost Castle quizá a primera vista se presenta como un título que podrías pensar, es algo del tipo hack and slash, o un sencillo beat’em up (y tal vez lo sea), pero este no es su punto principal, pues presenta aún más elementos como son los de un RPG con roguelike, lo que convierte a toda la experiencia en algo sumamente llamativo y que seguramente te mantendrá ocupado por horas.
.
Al inicio de nuestra peripecia en los interiores del castillo tendremos un personaje muy simple y débil, pero mientras mas perdamos mejor nos irá, chistoso ¿no?

Pero, ¿porque nos irá mejor?, eso es algo muy simple, pues mientras juguemos y derrotemos monstruos obtendremos sus almas, estas las podremos canjear en un árbol de mejoras que veremos cada que perdamos; aquí lo más básico es poder agregar unos cuantos NPC al inicio, pero además podremos mejorar nuestros propios stats y cosas extras para lograr avanzar.

EL CASTILLO

Nuestro ambiente principal se ve orientado al castillo, pero incluso este lugar tiene diversos ambientes, la verdad aunque al inicio si te sentirás con poca variedad, mientras vas avanzando verás la mejora; digo esto porque en este juego es posible que al inicio mueras muy rápido, y en lo que logramos obtener ciertas mejoras durante el juego.

Además mientras avancemos los enemigos que nos topemos también irán cambiando según el lugar, además de las trampas. Al inicio son simples, un paseo en el parque, pero llega un punto donde se vuelven más demandantes y la verdad se vuelve todo un reto el tratar de sobrevivir.

LOS TESOROS

Lo que nos encontraremos dentro del castillo tiene una gran diversidad, incluso nos dan un compendio para saber que nos hemos encontrado y tenerlo en un récord. Así que nos llegaremos a encontrar armaduras, con habilidades especiales y estatus geniales; armas de todo tipo: corto alcance, largo, armas de fuego, arco y flecha, con escudo sin escudo e incluso varitas mágicas. Según el tipo de arma, tendrá también un ataque fuerte que nos gasta una barra de maná que tenemos, o una manera de movernos de manera especial, ya que algunos esquivan y otros atacan, dependiendo como dije, del arma.

También encontraremos varios tipos de alimentos que nos ayudarán a recuperar vida durante nuestra travesía, o incluso ítems que van desde pociones que podríamos no saber qué harán, hasta bombas que podemos colocar; de estos objetos tengo que decir que son muy divertidos, dado que algunos enemigos reaccionan a algunos de maneras especiales, como si un dinosaurio quisiera un pedazo de carne.

VEREDICTO

Lost Castle es un gran juego para disfrutar solo o con amigos, la música es buena tengo que aceptarlo, lo único que tal vez te cause algún ruido o conflicto al inicio sería el arte, dado que se ve muy de juego tipo flash, de hace ya un tiempo atrás, sin embargo las mecánicas son buenas y el tiempo que perderás en su aventura, si es que te engancha, será bastante. Lost Castle tiene ese toque de reto que otros de su género logran plasmar, así que realmente les diría que se den una vuelta, y no teman de morir varias veces al inicio, ya que todo es para poder seguir mejorando. O mejor dicho, aquí lo que los mata, los hace más fuertes.

Lost Castle ya se encuentra disponible en PC vía Steam, Switch y PlayStation 4

Reseña por José Orihuela