Metro Exodus | Reseña

Deep Silver y 4A Games suben el listón con esta tercera entrega en la franquicia Metro, basada en los libros de Dmitry Glukhovsky. Metro Exodus es a grandes rasgos, un ejemplo de cómo una secuela se debe hacer, si lo que se desea es presentar mejores novedades, un mayor factor de inmersión y dificultad, todo con una narrativa llena de ciencia ficción, en terrenos post-apocalípticos.

PUES QUE SIEMPRE SÍ, EL METRO ERA MÁS SEGURO

Metro Exodus está lleno de buenas ideas que mejor aún, han sido bien llevadas a cabo; el título comienza con un ritmo ya acostumbrado en las dos anteriores entregas, con nuestro héroe Artyom abriendose paso a través de los túneles del metro ruso, luego de un evento de proporciones apocalípticas; este detalle viene explicado en la introducción de nuestra aventura (ya saben, por si no jugaron los pasados) así que no es esencial ser un fan de hueso colorado de la franquicia Metro.

Sin embargo y posteriormente, la narrativa toma un giro de 180° cuando Artyom, su esposa Anna y un grupo de Rangers no tienen otra opción más que viajar a terrenos desconocidos por medio de un viejo y modificado ferrocarril, descubriendo así que la vida en la superficie no se ha extinguido después de todo. Dicho esto es de esperar que encontraremos personajes dementes, caníbales, asesinos, mutantes, criaturas horribles y ¿ballenas asesinas? Metro Exodus sin duda nos transporta a un mundo en el que para sobrevivir literalmente estaremos contando cada disparo.

¿CORRER, LUCHAR, MORIR, ESCAPAR?

Aún contando con varios niveles de dificultad, desde lo más sencillo hasta lo verdaderamente difícil, Metro Exodus deja algo bien claro. Nunca desperdicies una bala.

El título está enfocado en un gameplay de supervivencia, lo que quiere decir que sin importar en la dificultad que estemos, será complicado encontrar provisiones suficientes para pelear contra lo que encontremos en nuestro camino. Obviamente en “fácil” veremos más armas y “cajitas con cosas emocionantes”, pero de todas formas uno siente que la munición siempre escasea, haciendo de cada encuentro un evento de vida o muerte. Literalmente, verán que es espeluznante entrar en bodegas, casas abandonadas, edificios y más, sin estar preparados, ya que los mutantes abundan en aquellos lugares. Lo peor/mejor de todo, es que si deseamos encontrar elementos de importancia para nuestras armas, o simplemente pasar misiones, tendremos que ingresar a dichos lugares. Así que… después de todo, Metro Exodus recrea de forma perfecta ese sentimiento de claustrofobia y horror de los títulos pasados, algo de aplaudir pues recordemos aquí nos encontramos en una travesía de mapas abiertos y libres para explorar.

Como imaginarán el peligro es latente, las armas escasas, la munición peor aún, y para colmo de nuestros males, todo se puede echar a perder. Sí, hasta nuestra máscara.

El juego de forma muy inteligente nos presenta mesas de trabajo en las que podemos limpiar, crear munición, ensamblar armas y más. Todo esto se logra al ir recogiendo todo lo que encontremos útil; además también podemos ir mejorando nuestro traje para cargar más peso etc. En Metro Exodus el mundo es terriblemente peligroso, lleno de criaturas, personas y eventos mortales que pueden acabar con nosotros en un segundo, así que la habilidad para mejorar nuestro armamento y crear armas es de suma importancia; otro detalle como dije es que las armas y nuestra máscara se estropean con el uso, por lo que tendremos que estarlas checando de tiempo en tiempo.

PERO MIRA EL HORIZONTE

En el apartado visual el juego es todo un acierto, con texturas de mucho detalle, una iluminación muy bien elaborada, modelados, cambio de clima y horario, eventos extremos y más, Metro Exodus despliega un impresionante apartado visual en el que quizá lo único en que falla un poco, es en la animación de los enemigos. Por otra parte la banda sonora impregna nuestra aventura de algo épico, asimismo el sonido de las armas, explosiones, animales y el entorno es ejemplar en todo momento, sin duda estos detalles hacen que junto a la narrativa y la dificultad, cada segundo en nuestras sesiones de juego sean inquietantes y llenas de suspenso.

Metro Exodus no es un juego de entrar a disparar a todo, es un título de supervivencia, en el que debemos contar todo lo que tenemos y estudiar bien cada encuentro con el enemigo, es el saber escoger bien las armas con las que iremos a cada misión y por su naturaleza de mundo abierto, es imperativo que elijamos muy bien nuestro camino para ir de punto A, al punto B.

Otro detalle a tener en cuenta es que a lo largo de la historia viajaremos en diferentes escenarios, todos ellos muy lejanos a otros, lo que hace al juego sumamente inmersivo, ya que imprime en el jugador un mundo vivo y dinámico.

LA PERFECTA TERCERA PARTE

Metro Exodus ha sido una de las grandes sorpresas de este 2019, es un claro ejemplo de que las secuelas pueden ser mejores que el original. Quizá el elemento más favorable de Exodus, es que ha sabido mantener el espíritu de peligro que tanto hizo famoso a los dos anteriores, y añadirlo en entornos abiertos. Metro Exodus es un ejemplo de buenas aventuras single player con una historia que nos atrapa y no nos suelta hasta el final. Oh y además ya para terminar ¿mencioné que tiene modo foto?