Nightflyers | Crítica

Contenido hecho para Netflix o no, hecho por Netflix o no o como quieran llamarle, pero la compañía número uno en streaming sigue dando de qué hablar, como que avienta pelotas a las cubetas y a ver cuál pega, con cero certeza de atinarle pero siempre provoca reacciones entre los televidentes, por lo que hoy venimos humildemente a hablarles de la nueva serie apenas estrenada el 1 de febrero llamada Nightflyers, basada en el libro de George R. R. Martin (el mismo de Game of Thrones) y que sí, puedo decir que da mucho de qué hablar. Comencemos *se abre el telón así bien padre y espectacular*

VOLADORES DE PAPANTLA

Esa es mi idea de una serie con sello mexicano pero dudo que me la vayan a aceptar, mientras Nightflyers es la serie de ciencia ficción por excelencia para aplicarle la descripción: o la amas o la odias. No seré mala ni buena onda con esta serie que apenas tiene una temporada y por lo visto no hay confirmación de una segunda parte, sin embargo sí seré lo más objetivo posible a pesar de que mi opinión personal se decanta por “no la vean”. Pero esperen que aún falta descripción importante de la serie.

Nightflyers está centrada en un grupo de personas que se unen al resto de la tripulación del Nightflyer, una gigantesca nave/colonia que se dirige a contactar a la civilización de los volcrin, una raza extraterrestre que aparentemente tiene la energía, tecnología y conocimiento tan avanzado que podría ayudar a los humanos a no perder la preciada Tierra que está muriendo a pasos agigantados. Este equipo está conformado por varias personas especializadas en su campo y que aportan habilidades muy particulares que no necesariamente son científicas o intelectuales, sino también de telepatía y fuerza sobre humana. Sí, leyeron bien, de telepatía departamento que está en manos de una mutación -me tomé la libertad de describirlos así- en los humanos que se les llaman L1, mismos que son capaces de manejar a placer las mentes de otros, meterse y hacer un desbarajuste bárbaro que incluso pueda llevarlos a la muerte en cualquiera de sus presentaciones. El L1 es quizá el personaje más extraño pero mejor tramado de toda la serie y es el que más cambios sufre para hacernos diferir en opiniones con los demás sobre si es bueno o malo, si debería morir o vivir. Mi favorito en lo personal.

Es importante entender en toda la serie que estamos con dos grupos de personas independientes el uno del otro, lo que puede ayudar mucho en no perder de vista las intenciones y motivos para moverse y tomar decisiones, les comento esto porque se manejan pocos personajes pero no se hace tan notoria la división de puestos y bandos. Este detalle que puede ser difícil de agarrar a la primera, es primordial para hilvanar aquello que los escritores tratan de plasmar en los diez capítulos de la historia, que si bien no son lo máximo en narrativa, sí lo son en las ideas alocadas y revoltosas que manejan en cuanto a los universos paralelos, juegos mentales y tecnológicos.

George R. R. Martin como productor de Nightflyers no muestra ni un céntimo de lo que las novelas río de Game of Thrones ofrecen, lo cual es un éxito pues no esperaba encontrarme con historias de traición ni peleas inmensas con secretos terribles o victorias por parte de los malos, es decir, Game of Thrones no se asoma ni un poco a Nightflyers, cosa que es meritoria de aplaudir porque estamos ante un relato completamente diferente, en otra época y con un mensaje escondido que agradó a un servidor pero que dejó en suspenso por el final inesperado y que se quedará a la interpretación de cada uno de ustedes. “Final inesperado” no es necesariamente pariente de “final magnífico”, simplemente es inesperado y no gustará a todos, sobre todo porque no deja mucho espacio a una continuación a menos que todo sea el inicio de una relación extraterrestre-humana muy personal y emotiva. Pero lo dudo.

YO HABLO FÍSICO

Nightflyers es una serie donde quizá el presupuesto estuvo más cargado a los escenarios y no tan así a los efectos especiales, pero eso no es motivo de no querer darle una oportunidad si son de verdad fanáticos del género de ciencia ficción. Hay algunas escenas que sí están medio jaladas de los pelos y se ven todavía peor con este apartado visual que no siempre convence y por momentos se ve hasta chafa. No es así con el maquillaje que se saca un súper diez en variadas escenas donde es imposible no estar al filo del asiento con lo impactante de la misma, que si bien muestra gran parte del espíritu de Martin, también ayuda a poner más atención a escenas que van perdiendo fuerza, pues así es Nightflyers, conforme va disminuyendo nuestro interés y quizá echamos ojo al Facebook o a Instagram, es cuando algo pasa que si no nos saca un grito, sí nos perturba lo suficiente como para decir “a ver espérate que viene algo bueno”.

Como producción Nightflyers tiene mucho qué ofrecer, a veces escenarios impactantes o diferentes, con líneas de diálogo agradables y otras que serán un poco incómodas, actuaciones buenas sin llegar a ser soberbias, detalles notables y en veces personajes que sobresalen por no aportar realmente nada positivo, es decir que Nightflyers tiene de todo para gustar y disgustar, para atrapar a algunos y alejar a otros tantos, pero sobre todo para que cada espectador decida quién le cae bien y quién es preferible saltarse las escenas, pero es quizá esa variedad de personajes lo que más merece ser reconocido a la serie.

VEREDICTO 100TÍFICO SALU2

Hagamos un checklist y si tienen más de dos palomitas entonces les va a gustar Nightflyers:

– Les gustó Contacto (con Jodie Foster).
– Amaron Alien (la primera porque las demás son basurita).
– No esperan ver nada de Game of Thrones.
– La verán solos o con alguien que sí pone atención a las series.
– Son fanáticos de los ositos cariñositos.

La última no es cierto, pero el resto sí aplica mucho para darse una idea de lo que podrían esperar.

Creo que Nightflyers es una serie con mucho potencial y quizá una segunda temporada podría afianzarla como una buena opción, el problema reside es que no es una serie para todos, y no porque no la entiendan sino porque por momentos peca de lenta y no avanza como uno quisiera. La imaginación aplicada es buena pero no siempre está bien ejecutada, aunque a veces las ideas predominan como buenas pero se quedan en buenas intenciones nada más. No me cabe duda de que sí hay futuro con un pequeño giro de las cosas, pero no sin antes darle un giro de tuercas a la producción para ofrecer más calidad en el producto final.