Outbuddies | Reseña

Hace prácticamente un mes les compartí un pequeño adelanto sobre lo que podíamos esperar de Outbuddies, un juego independiente estilo metroidvania publicado por Headup y creado por Julian Laufer y presentando una banda sonora de Robin Ogden ¿Como ha avanzado el desarrollo del juego? Recordemos que el día de mañana, 15 de octubre, sale a la venta en PC vía Steam, y finalmente en el primer trimestre de 2020 en las consolas Playstation 4, Xbox One y Switch. Y, ahora que tenemos la versión para lanzar a la venta, llegó la hora de un veredicto final.

EL MUNDO ABIERTO BAJO EL MAR

Oubuddies sorprende al jugador, luego de un extenso tutorial, al mandarlo a unas ruinas muy, muy antiguas, bajo el mar, y lo más llamativo del asunto es que hay a disposición un mapa abierto en 2D, y de estilo de jugabilidad metroidvania, lo cual hace original la experiencia. Sin duda un primer detalle que podrá apasionar a algunos, y que por otro lado podría hacer perder la brújula a otros.

En nuestra aventura submarina conoceremos a Nikolai Bernstein, un arqueólogo marítimo que ha pasado sus días buscando algo sumamente antiguo y, para su fortuna/desventura, lo ha encontrado. Como ya mencioné, se trata de una ciudad en ruinas, en la que al parecer cientos (al menos) años atrás, hubo una civilización; aquí con Nikolai iremos descubriendo en las profundidades los secretos que se albergan en aquel oscuro lugar pero para mala suerte de nosotros, no estaremos solos, pues todo está lleno de unas criaturas mortales, y jefes con los que tendremos que lidiar. Ahora, es claro que estamos ante un escenario amenazante y oscuro, en donde conoceremos también a unas criaturas que tendremos que rescatar (si así lo deseamos) y, para añadirle un poco de suerte a nuestra historia, nosotros contaremos con un pequeño pero muy útil personaje “Buddy”, un robot que añade el elemento único al juego, una herramienta que dado el diseño de mapas será de una utilidad perfecta.

GAMEPLAY DIRECTO EN MUNDO ABIERTO

Outbuddies es sin duda un metroidvania singular, para empezar tenemos este gran mapa abierto dividido en cinco zonas prácticamente mortales, en las que podremos caminar o nadar para lograr avanzar, descubrir cuartos secretos y rescatar a las criaturas ya mencionadas, lo que se puede hacer al intercambiar unos tokens llamados “Tesoros de los antiguos”, el detalle aquí es que estos mismos tokens también los podemos usar para revivirnos si caemos en desgracia, así que es cuestión del jugador decidir en qué los gasta. Para nosotros, o para liberar a los menos afortunados.

El segundo elemento que hace de Outbuddies algo muy llamativo, es que al gameplay de exploración podemos añadir la capacidad de controlar a nuestro amigo Buddy, con el que podremos movernos libremente (el mapa desde inicio está desbloqueado) para darnos un adelanto a los enemigos y peligros que encontraremos, pero allí no termina la cosa, con Buddy también podremos mover objetos para usarlos de plataformas, activar switchs para abrir puertas y hasta atacar enemigos, o hackearlos para sumarlos a nuestro favor (como elementos para avanzar en el escenario. De esta manera encontramos un elemento cooperativo de gran utilidad y con el que logramos explorar, acompañados de un sistema de control hasta cierto punto intuitivo o al menos de rápida comprensión.

OLD SCHOOL MEMORABLE

Outbuddies es un título ideal para quienes buscan una experiencia metroidvania, pero además de sus elementos clásicos, un muy cuidado apartado gráfico old school, y una banda sonora sin duda impecable, el juego presenta elementos que seguro les llamarán la atención, como es el uso del mapa abierto y al pequeño robot Buddy, con el que haremos de nuestra aventura algo más relajado. Outbuddies es un indie que bien merece su atención, así que si les intrigan los títulos de este tipo, o están buscando algo con un apartado tipo clásico, no duden en darle una revisada.