Sniper Ghost Warrior Contracts | Reseña

El único juego que me ha gustado de francotiradores había sido uno bien chafa en el iPhone, nomás era tirar a matar al objetivo, así como en contratos, así como en este juego. Vaya que he jugado de este tipo en consola o PC y no han sido de mi total agrado ya sea por las limitantes o porque termina siendo un juego de disparos cuando lo que quería no era disparar a corto alcance, yo quiero en uno de “snipers” disparar de lejos con todo lo que supone debe dificultarse a largas distancias.

Y lo encontré amigos, lo encontré en Sniper Ghost Warrior Contracts porque a pesar de sí tener que por momentos enfrentarse cuerpo a cuerpo con el enemigo, es toda una odisea para encontrar el nido -el lugar donde un francotirador se pone para darle caña a los malos- y de ahí coordinar el ataque de acuerdo al terreno, así que no esperen solo tirarse a disparar contra las adversidades, deberán planear bien a dónde irán una vez los descubran. Porque lo harán.

CÓMO SE JUEGA O QUÉ ONDA

Sniper Ghost Warrior Contracts es un juego de disparos para francotirador en primera persona, a simple vista puede parecer un Call of Duty cualquiera, más por su tecnología, pero conforme entendemos que los contratos están inspirados en Hitman, podemos empezar a notar cómo van a ser las cosas y en qué sentido la curva de dificultad se maneja en cada uno de los contratos.

Al inicio tendremos la explicación de nuestro objetivo, la razón del porqué nos dirigimos a dicha localidad y por supuesto nos señalan las misiones adicionales, objetivos secundarios y marcadores que podemos obtener con el fin de mejorar puntuación y paga, para poder mejorar nuestras armas que de por sí ya están suficientemente buenas, pero conforme las tengamos más al dente, verán que el principio no fue nada. En este juego se maneja tecnología de punta, pues una máscara nos ayudará a recuperar vitalidad, a estudiar el terreno, checar nuestros alrededores y obvio a disparar mejor, pero así como nosotros traemos armas y máscara perronas, los enemigos también serán de un nivel superior, quizá no tanto en las armas pero sí en los drones que nos van a estar buscando por todos lados, las alarmas que se disparan con la mínima provocación, y los trajes de algunos que nos impedirán aniquilar con una sola bala. Repito, el juego no es que sea difícil, pero cuando es un ejército de uno contra 200,000 efectivos, las cosas se ponen complicadas.

Los contratos se desarrollan en partes, no iremos cazando en la misión completa por lo largo de cada una, y más por el mapa enorme que les cargan, lo cual hace del juego uno mucho mejor de lo que esperábamos pues a pesar de sí ser un poco lineal, nos dan chance de explorar precisamente para hallar esos puntos altos que nos darán mejor visibilidad y oportunidad de tiro; toda vez que terminemos una parte importante del contrato, ya sea como infiltrarse, conseguir algún objeto o acabar con una persona importante, tendremos un recuento de los hechos y después la siguiente parte, algo así como varios en uno solo pero que impliquen estar en la misma zona, como si fuera un Hitman pero con pausas para tomar refresco, un puño de palomitas o incluso irse al baño con la tranquilidad de que su avance ya fue guardado.

PARA VERTE MEJOR

Sniper Ghost Warrior Contracts cuenta con un gran diseño de mapas, texturas y modelos, tiene que ser así y no de otra manera pues estamos ante un juego donde no importan las “cajas” de los personajes, sino en verdad sus miembros y partes del cuerpo debido a que cada tiro genera un daño diferente al anterior, e incluso a todos los demás. Hubo ocasiones en que el tiro era tan exacto que destruí cráneos, otros donde solo pegaba en el pecho, brazos, piernas… Básicamente el “ragdoll” -así se le llama al modelo en términos de producción- está conformado por las partes del cuerpo que reaccionan al balazo de acuerdo al ángulo, velocidad y distancia, no solo se mete y tira al muñeco, como en la mayoría de los juegos móviles, que a pesar de no manejar visión de rayos X como se ha hecho costumbre, sigue siendo igual de atractivo cuando la bala pega en zona mortal, es decir que disparar en el modo francotirador será sumamente agradable. No hay duda de eso.

El modo francotirador es precisamente ese, cuando apuntamos con ese tremendo rifle que ha de pesar unos 20 kilos más o menos y solo sirve para largas distancias. Entrar en este modo o prepararnos para activarlo, es quizá la mejor característica del juego. Para empezar es importante revisar el entorno con los catalejos para marcar a todos los enemigos, revisar terreno, identificar obstáculos -rejas, tanques, botes, árboles, puertas-, estudiar patrones de movimiento y checar los grupos o parejas que se forman cada cierto tiempo. Una vez que tienen todo calculado y saben hacia dónde se pueden mover en caso de detección, entonces es cuando viene la parte más chirindonga: disparar.

El disparo no está limitado o determinado por la distancia solamente, es el viento el que juega un papel importantísimo así como el nivel de mira y potencia de nuestra arma, que solo se mejorará obteniendo dinero de los muertos que vayamos dejando, y por supuesto de concretar objetivos. Una vez que estamos en el modo mira, el cuidado de nuestro pulso, respiración, viento, distancia y la graduación del lente, será determinante para darle al blanco, es precisamente esta parte la mejor de todas, pues pone a prueba la paciencia, efectividad, pulso y cálculo a la hora de decidir el tiro, pues uno en falso puede echar a andar a toda la perrada de enemigos y ahí ya valió pero bien valido.

NO SOY PERFECTO MAMÁ

Los detalles gráficos y de sonido realmente son casi imperceptibles, no podría criticarlos porque sería pasarme de exigente y a pesar de que lo soy, no causaron estragos en mi gameplay. Pero lo que sí no pude aguantar fue la mugre movilidad cuando estamos escalando objetos, no terrenos con piedras, nieve, tierra. No, esos no, son los casos de escalar rocas altas, edificios o meterse por lugares pequeños para infiltrarse. Eso es lo que falla pues las mecánicas más allá de ser innovadoras, caen en lo específicas y no cómodas, por lo que andar trepándose en todos lados resulta molesto y monótono, poco ágil y carente de atractivo. Quiero dejar bien en claro que es solo en los edificios u objetos grandes, no en cuanto a correr o caminar por los terrenos, ahí las cosas marchan viento en popa siempre.

VEREDICTO

Me gustó bastante el juego, bien podría decir un poco más pero sería quitarles tiempo de conseguir su próximo contrato, si bien el título no es fácil y requiere mucha preparación para afrontar el objetivo, puede jugarse en la modalidad fácil y significar aún así un buen reto, siempre y cuando entiendan todos los controles y lo que pueden hacer para ayudarse con la tecnología que les dan, y apuntar los objetivos por si gustan meterse en más líos para conseguir mejores recompensas.

No entré en comparaciones con otros juegos del tipo, simplemente es un entretenido juego que consumirá mucho tiempo y los pondrá a pensar un poquito antes de jalar el gatillo, y cuando así sea, se convertirá en un título de mucha acción y muertes. Recomendado muy mucho.