Spider-man: Lejos de Casa | Crítica

Hasta aquí a concluido finalmente “la saga del infinito” del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) y prácticamente, Spider-man: Lejos de Casa marca un parteaguas en el cine de superhéroes.

Marvel, el todo poderoso de las películas de superhéroes (suspiro profundo)… Marvel nos ha enseñado de todo, desde “la película del año”, incluyendo nominaciones al Oscar, pero también nos ha enseñado que los puentes argumentales son fastidiosamente necesarios, siendo este caso, Marvel y Sony han bajado drásticamente de Avengers: Endgame a Spider-man: Lejos de Casa.

Esta entrega de nuestro entrañable vecino, el Hombre Araña (Tom Holland), vemos una “oda” a todo lo que uno como mortal pensaría de los superhéroe, pasando epicéntricamente por el romance que Peter quiere desarrollar con MJ (Zendaya), hasta mostrarnos la calidad visual y de post-producción que Marvel puede llegar a efectuar con tantito amor y millones de dólares en presupuesto.

En Spider-man: Lejos de Casa, nos centramos meses después de los sucesos de Endgame, donde los temas (y chistes) centrales, se basan completamente en el heroísmo y sacrificio de los Vengadores ante Thanos, y a lo que le llaman “blip”, que es el efecto que tuvo el chasquido de Thanos al regresar a las personas que desaparecieron, 5 años después, por lo que es bastante interesante como explican la situación que algunos personajes tienen más edad, aunque deberían ser de la misma edad, o los hechos familiares de algunos, en cuanto a sus parejas desaparecidas, divorcios, etc…

La humanidad ha pasado por un cataclismo, y pese al tiempo, los sucesos de Endgame aún son recientes, por lo que todo el peso de los Vengadores ha caído en hombros de nuestro arácnido amigo, siendo este cuestionado si será el nuevo líder de los Vengadores, si buscará un sidekick, ¿qué es de Spider-man sin Iron-man? Pero lamentablemente Peter aún no está preparado para tal responsabilidad.

Caminando sobre la trama, a manos de Peter llega un artículo que le fue conferido por Tony Stark antes de morir, unas gafas muy al estilo Stark con una Inteligencia Artificial (en la película dicen que Inteligencia Aumentada) llamada EDITH (en inglés, “Even Dead, I’m The Hero”), con las cuales Peter podrá tener acceso a toda la tecnología Stark, y como dijo el tío Ben, “Un gran poder conlleva a una gran responsabilidad”.

Sin mucho más que contar de la película, Nick Fury (Samuel L. Jackson) busca reclutar a Spider-man durante su viaje en Europa, para que ayude a Mysterio (Jake Gyllenhaal) a detener a unos seres interdimensionales llamados “Los Elementales”, quienes destruyeron la Tierra de Mysterio en su otro universo y ahora vienen a destruir la nuestra en nuestra realidad.

Como un muy perfecto y excelente videojuego, nadie en el mundo le puede poner “peros” al CGI, si bien no deja de notarse de inmediato cuando toda la escena es en CGI, es bastante admirable la calidad con la que lo hicieron. (Mini-spoiler: Sobre todo en el primer enfrentamiento entre … y Spider-man). ¿Por qué defender el CGI? Obviamente es complicado realizar una animación hiperrealista de algo que nunca ha existido, y hablo de Los Elementales, entonces es claro que se notaría que es CGI, pero no por eso su calidad en los detalles es casi perfecta. Spidey, Mysterio, Los Elementales, todos y cada uno tienen la justa y correcta proporción de CGI en sus seres.

El desarrollo de la película es algo lento, ya que se siente muy influenciada por las “teen flicks”, películas con drama adolescente, entre romance, comedia, todo; y malamente mostrando que la parte de los superhéroes solo fue una excusa para decir que fue hecha por Marvel. Con muchísimas referencias a la cultura geek y pop, en Spider-man: Lejos de Casa, proyectan mucho de la vida adolescente promedio, desde los “summer things” (romances de verano), Flash queriendo ser influencer/blogger, profesores buenos-para-nada, y tópicos como fake news, la lógica (real) del mundo de los superhéroes, etc.

En cuanto a las actuaciones, Tom Holland nació para ser esta versión de Spider-man, con su humor y su forma de actuar, adopta muy bien el sentimiento de ser un adolescente con super-poderes, lo cual lo involucra a tener muchas responsabilidades. Jake Gyllenhaal, actúa bien como Mysterio, pero lo muestra como un papel genérico que pudiera haber utilizado en otra película. Por otro lado, Zendaya y Jacob Batolon (Ned) tienen más protagonismo en esta cinta, lo cual saca a flote su distintos humores y tonos de comedia que dispersan un poco la atención de la trama principal, pero en definitiva no es para nada molesto. Por su parte, Samuel L. Jackson cumple muy bien su papel como Nick Fury, poniendo a prueba la confianza y compromiso de Peter ante esto de ser superhéroe. En cuanto a Marisa Tomei (Tía May Parker) y Jon Favreau (Happy Hogan) funcionan perfectamente para mantener la tensión romántica a nivel adulto y sobre todo para poner en aprietos emocionales a Peter, sin embargo estos dos fungen como guías emocionales de Peter, haciéndolo entrar en razón de sus acciones y el por qué él es el “elegido” por Tony Stark.

Como conclusión, Spider-man: Lejos de Casa es una buena película como individual, tiene una relevancia mínima considerando que cerró la saga del infinito, pero puede funcionar para abrir las puertas a distintas oportunidad. Es disfrutable, llevándote a un hype enorme, para luego darnos un golpe de realidad y bajarnos de la nube.

Mi recomendación, vayan a verla con sus expectativas al mínimo para que puedan llevar al “wow factor” y que quede como la mejor película de Spider-man hasta el momento. En el sentido extenso de “la mejor” posiblemente sí lo sea, pero es gracias al excelente trabajo de CGI que aquí sí fue explotado en su máximo esplendor.

PRO-TIP: Tenemos una mid-credits y una post-credits scenes que si valen la pena esperar, ¡y esto es lo que les reventará la cabeza!