Tom Clancy’s: The Division 2 | Reseña

Esto de los juegos en línea que pueden ser cooperativos y armas tu equipo y se juntan para acabar con malhechores no es tanto lo mío, pero me gusta cuando todos luchan por el mismo objetivo sin pensar en ver quién se lleva la gloria. The Division 2 es eso, pero me refiero que lo es desde la producción. Nadie quiso llevarse la gloria, la dividieron en partes iguales.

EN PARTES IGUALES

Tom Clancy’s: The Division 2 es el nombre correcto del videojuego que hace la vez de secuela para la primera entrega de Ubisoft hace tres años. Para practicidad le quitaremos el nombre del personaje que escribiera todos esos libros de conflictos bélicos.

Cuando recibí el código lo primero que pensé fue en todo el tiempo que iba a estar frente al televisor tratando de entender lo que la vez anterior me costó trabajo, y es que con tantas opciones de armas, mejoras, mods y eventos, por momentos no sabía hacia dónde acudir después de tantas llamadas por parte de a gente. The Division 2 es sutilmente menos agobiante en esa parte, o más bien yo decidí no hacerlo así, pero de que el nuevo diseño ayudó, ayudó. Hoy en día jugar The Division 2 es encontrarse con menos personas del mundo real, es caminar a su propio paso sin la necesidad de estar buscando pleito a cada rato para crecer y tener un personaje más pesado. Es mucha más calma que antes, pero solo a la hora de que haya calma, pues cuando se da la oportunidad de reventarnos a balazos contra el prójimo, ahí The Division 2 se convierte en una verdadera batalla sin cuartel en donde odié el diseño de los mapas pues de todos lados pueden salir enemigos, haciendo el combate más complicado y poniéndonos a pensar si es necesario acabar con la banda que está ahí patrullando sin molestar gente. Pero las hostilidades se ponen tan buenas que no pensarán dos veces lanzar la primera bala y repartir plomo a los diferentes y bien diseñados tipos de enemigos.

The Division 2 tiene tantas genialidades como el anterior, con la diferencia de que el diseño es mejor y más amigable, y el mapa de Washington está tan bien hecho y con tantos detalles, que en serio literal se perderán cuando vayan a buscar una misión o algún objeto pues ya habrán encontrado algo más interesante o que les llame la atención en ese momento. Especialmente con los puntos de crecimiento que están a la vista pero con su respectivos enemigos defendiéndolo sin llegar a ser complicado, y así mejorarán de inmediato, dando esta sensación de que el juego es más fácil, pero no lo es. Gracias al cielo no lo es.

Gráficamente The Division 2 es un poco mejor que la versión anterior, no en un abismo de diferencia pero sí lo es si se fijan un poquito, el punto a observar es que el mapa -que me recordó mucho The Last of Us- cuenta con muchos más detalles y destrucción, por lo que será un deleite caminar por las calles de la capital estadounidense e ir viendo una cantidad tremenda de animales silvestres y vegetación que hace las veces de camuflaje, escondite y finta, pues más de cien veces creí ver a un enemigo y entrar en modo alerta, cuando solo era un árbol o un maniquí, mismo que entiendo cómo llegó ahí.

Las misiones indudablemente son bajo el mismo concepto de atrapar a algún malo, rescatar rehenes, recuperar información. Sí, en eso podría ser parecido al anterior, lo que me gustó y odié tanto -pero odio con amor- fue que las misiones están hechas para que no sea tan fácil entrar y salir, para poner al máximo nuestras virtudes de disparar y planear un ataque, de ponerse a cubierto y pelear con todo en contra, pues los enemigos no son cualquier cosa, definitivamente verán una dificultad mayor con además una IA más avanzada. Hay incluso misiones alternativas que no pude completar ni con equipo completo, todo por el mugre recinto donde nos agarrábamos que no tenía nada a nuestro favor.

No todo es miel sobre hojuelas en The Division 2, y no solo me voy a quejar del hecho de no poder interactuar con los perros y acariciarlos, sino qué hay objetos que deberían ser destructibles y no pueden serlo, quitando un poquito de realismo al juego que de por sí lo es, pero adolesce de esos detalles que podrían hacerlo aún mejor y más disfrutable. Eso sí, aún podemos cerrar las puertas de los carros que estén ahí abandonados, como aquel detalle que impresionó a millones al ser presentada la primera entrega de esta saga.

El realismo en este título -quitando los detalles anteriores- es impresionante, no solo en los detalles pequeños, lo que realmente es maravilloso es cómo las armas reculan después de los tiros, como uno pierde el control de las mismas y no puede andar disparando y matando todo así porque sí. Esto cambia en cada una de las armas usadas, dependiendo siempre del factor de cada una y haciéndolas únicas, por lo que conforme uno vaya creciendo y mejorando, esto irá disminuyendo así como aumentando su pericia.

El campamento donde uno va a estar tranquilo sin que lo molesten, aparte de ser mucho más choncho, tiene más para dónde crecer, con la posibilidad de en verdad mejorar con un amplio margen de profundidad, por lo que conseguir ciertos objetos y materiales se convierte en una prioridad para no sólo quedarse con pistolas y metralletas buenas, sino una civilización verdaderamente metida con crecer y crear un ambiente más tranquilo, lo cual es el fundamento de la división. Vaya, es mucho más bonito estar parado viendo cómo crecen los puestos de venta, de intercambio y hasta de comida. Una chulada esta actualización.

VEREDICTO

Por ahí me dijeron que pudo haber sido un DLC. No es así, no cabe duda de que estamos ante un mapa muy grande con ciertas misiones más por hacer. Aquí lo que convence muchísimo es el incremento en dificultad y en actividades para realizar, así como el diseño del mapa y de las locaciones para pelear, incluyendo varios jefes de nivel que tienen cada uno su peculiaridad para derrotarlos. Los enemigos locos kamikazes y los que avientan bombas, los de las metralletas enormes y los que corren de un lado a otro, todos aportan muchísimo a la experiencia de salir a matar malhechores y de encontrarse con una comunidad que solo quiere ir limpiando las calles de Washington.

Ya me puedo ir a seguir jugando? Ya, no sin antes calificar con un merecido 4/5. Ustedes también vayan y ahí nos vemos, en Washington.