WRC 8 | Reseña

BigBen Interactive y Kylotonn Racing traen el mundo del rally y la simulación a las consolas Playstation 4 (donde reseñamos), Xbox One y PC en la Epic Store, con WRC 8, el título oficial de la FIA World Rally Championship que como es de imaginar, presenta todos los cursos, países, autos y pilotos de este deporte de motor, entregando nada más y nada menos que 100 etapas especiales, 14 países, 52 equipos y un modo carrera, entre otras cosas, que sin duda todo fan del motor sabrá valorar.

CONTENIDO, LO MEJOR

WRC 8 es sin duda un simulador con un alto nivel de contenido, para comenzar, y como ya dije, tenemos 14 países para ganar en escenarios muy variados entre tierra, graba, asfalto, nieve y más; igualmente el juego cuenta con un impresionante sistema de clima dinámico, lo que significa que con esta modalidad activada, podremos tener variación de clima (llovizna, nieve, tormenta, etc) a lo largo de un curso; esto no sólo entrega dificultad en el manejo, también el saber estudiar una estrategia para salir victoriosos.

En términos generales, las licencias hacen de WRC 8 un ganador si buscamos pilotos, autos, sectores y marcas, pero la cosa no termina allí, pues el modo Carrera, el principal se podría decir de está nueva entrega, es la estrella del show, presentando un sistema de desarrollo y manejo de equipo como no se había visto me atrevo a decir, en ningún otro juego de deportes o carreras.

De esta manera WRC 8 entrega un muy completo modo de Carrera en el que tendremos que contratar a nuestro equipo, incluso a alguien experto en el clima, para saber con la mayor precisión posible, qué sorpresas podríamos tener en la competencia. Asimismo y a forma de simulación, nuestro equipo también sufrirá de cansancio si no sabemos cuidarlo bien, lo cual llevará a un bajo rendimiento. Así, el título de KT Racing va más allá, alimentándose de pequeños detalles que en conjunto hacen de la experiencia algo totalmente inmersivo. Si tuviera que comparar o dar un ejemplo, el modo Carrera tiene similitud con el presentado en F1 2019 (para que se den una idea), lo que quiere decir que además de los contratos, tendremos que realizar pruebas de manejo, hacer pagos, realizar desarrollo y más. Como dije, la cereza del pastel que mete de lleno al jugador en el mundo del rally, no sólo como piloto, sino como un tipo de estratega que esté pendiente continuamente de todo lo que rodea a esta disciplina.

Y TAMBIÉN HAY LUGAR PARA UNA COMPETENCIA RÁPIDA

Si lo que buscan es una entrada menos “complicada” y profunda, WRC 8 también tiene clásicos modos para entrar directo a alguna carrera, con cualquier auto y en cualquier país, acomodando el tipo de clima que deseamos, horario, dificultad y ayudas para el control, detalles que nos presentarán un gameplay tipo simulación, o algo más arcade. Aún así el nivel de dificultad, es decir, hablando del control y físicas de vehículos, es algo para aplaudir, ya que plasma de excelente manera todo lo que sucede con el auto y en todo lo que le rodea, desde la física de las llantas, hasta el tipo de terreno. Pasando como ya dije, por el clima. WRC 8 además presenta algo ya casi extinto en los juegos de carreras de hoy en día, y es un modo de pantalla partida en el que dos jugadores lucharán por el mejor tiempo, lo cual es clásico en el mundo del rally; también encontramos el online y un modo para eSports que funcionará como temporadas.

UN GAMEPLAY PARA EXPERTOS, SI SE AVENTURAN

Hablando que se pueden activar ayudas y en algunos puntos, hasta la dificultad, la verdadera prueba del manejo es obviamente apagando todo y yendo por la simulación más compleja que pueda ofrecer WRC 8, por fortuna el estudio ha sabido entregar un control de simulación muy bien trabajado, que deja notar cada elemento de cada competencia, es decir, el auto y todo lo que le rodea. Aquí entra el clima dinámico, lo cual nos puede llevar por un día tranquilo, perfecto para correr, por algo totalmente extremo, en donde una mínima equivocación nos puede sacar del camino, o hasta hacernos perder el auto. Dicho esto cabe destacar que el sistema de daños visuales no es algo que asombre, pero sirve como referencia para lograr notar en los autos los desperfectos que vamos ocasionando. Por otra parte los daños del tipo mecánicos, son muy completos, por lo que cada carrera se convierte en algo riesgoso si no hemos estudiado o practicado antes el entorno. Y dicho esto, igualmente contamos con un escenario de pruebas, para que nos podamos acostumbrar a cada vehículo, o al menos, saber cómo se comporta. En pocas palabras, WRC 8 no es tan demandante como el clásico y uno de mis favoritos Richard Burns Rally, o DiRT Rally, pero sin duda entre en esa categoría de complejidad (con ayudas desactivadas etc), es decir, no estamos ante un juego del tipo arcade.

PRESENTACIÓN

WRC 8 sabe defenderse a nivel gráfico con unos autos perfectamente modelados en sus exterior, y de forma decente, mas no llamativa, en su interior. Las texturas y nivel de polígonos en términos generales es bastante bueno y con mucho detalle; asimismo la ámplia variedad de países en la lista de escenarios o tramos, hace que difícilmente nos aburramos de jugar; esto por supuesto es ayudado por el sistema de control que hace que incluso rejugar un sector, sea llamativo y diferente en cada ocasión, gracias también al clima dinámico, el cual se vuelve algo llamativo también, con sus varios efectos de cambios de iluminación y de tipo de agua. Por otra parte a nivel sonoro WRC 8 sabe defenderse con efectos típicos del mundo del motor, como llantas que derrapan en diferentes superficies, cambios de marcha o frenadas, el uso de sonido ambiental para el público y otros elementos y más. En general, la experiencia que entrega WRC 8 es bastante decente y si vemos todos los factores del juego, muy inmersiva para el jugador, aunque claro, es importante ser ya un fan del mundo del rally o de los autos para saber apreciar, por decirlo de una forma, todo lo que encontramos en el título.

UNA BUENA ENTREGA Y UN BUEN RIVAL

WRC 8 tiene muchos puntos a destacar para encontrar el gusto en los jugadores; su completo modo Carrera es sumamente atractivo y lleno de opciones, por otra parte también cuenta con modos más sencillos que hacen de la experiencia algo más directo; por otra parte el control y la simulación están bien logrados, plasmando de gran manera el peso de cada auto y su tipo de manejo dependiendo del clima y el terreno en que se encuentre (por ejemplo), y finalmente gráficamente WRC 8 sabe defenderse entre otras conocidas franquicias de la misma categoría, y del género de las carreras.