Wreckfest | Reseña

Bugbear Entertainment y THQ Nordic tienen una joya en Playstation 4, Xbox One y PC que ningún fan del motor, de las carreras, de la destrucción y sobre todo, fan de juegos como Demolition Racer: No Exit, Destruction Derby o FlatOut deben dejar escapar. Wreckfest es un título muy bien pulido, que sabe exactamente lo que desea llevar a la pantalla, y esto es, la destrucción y la locura total de sus carreras.

UNA DESTRUCCIÓN Y DEFORMACIÓN DE VEHÍCULOS NO VISTA HASTA AHORA

Bueno, pensando en que Wreckfest salió en PC en el verano de 2018… sí, ya se había visto el grado de destrucción; pero es el mismo juego básicamente, así que está bien dicho que Wreckfest presenta un nivel de destrozo y daños no visto hasta la fecha en ningún otro juego. Aquí hago hincapié en que los gamers de PC con el lanzamiento de hoy en consolas Playstation 4 y Xbox One, pueden esperar una actualización de contenido para que todas las versiones estén igual.

Ahora al tema. Sí, Wreckfest tiene un nivel de destrozo sin igual, aquí si son fans por ejemplo de los juegos ya mencionados, o del siempre genial Burnout Paradise, seguro esta entrega por Bugbear les quedará como anillo al dedo dado lo que he mencionado. Wreckfest usa un inteligente y muy detallado sistema de deformación de vehículos, el cual hace que el auto se deforme en el lugar donde fue impactado, esto lleva a un impresionante realismo, dónde lo único irreal, es que el auto siga funcionado (en daño real esto no es posible en el juego). Esto lleva a que cada competencia sea realmente emocionante e inmersiva.

Pero no sólo los autos se destruyen (literalmente en pedazos), también el entorno así que pueden esperar vallas saliendo por los aires, carteles y anuncios publicitarios hechos, trocitos, llantas de protección salir disparadas en todas direcciones y más. Hey, incluso las bardas del los circuitos, ya sean de concreto o madera, se rompen; este efecto es más asombroso en las de concreto, pues con impactos leves, estas quedan rayadas por pintura, pero a mayor velocidad terminan con agujeros, lanzando pedazos de material a la pista.

Y es que la estrella del show es el nivel de demolición de Wreckfest. Todo lo que hagamos con el auto tiene una repercusión inmediata en el escenario y contra oponentes, y nos lleva a jugadas realmente épicas, en carreras de 24 autos donde podemos empujar y chocar a nuestros rivales, llevándolos fuera de la pista, contra muros o hasta en volcaduras para que luego sean impactados por toda la avalancha de autos que llevamos atrás.

UN DISEÑO PERFECTO PARA ESTE TIPO DE JUEGO

Cada circuito en Wreckfest está diseñado para chocar y tener oportunidad de asombrosas piruetas, desde pistas en forma de ocho, hasta algunas con rampas de tierra, madera, o círculos gigantes (aros de metal en pocas palabras) para correr en el interior de su circunferencia; también tenemos escenarios específicos de demolición, que más bien son como arenas en donde sólo un jugador puede salir victorioso y finalmente, hay un circuito urbano, lleno de curvas peligrosas y algunas en forma de “L”, donde si no sabes frenar y vas en primeros lugares, puedes esperar que todos los autos de atrás te impacten hasta llevarte a la barrera de contención. En pocas palabras, te harán algo más que rayarte la pintura.

Cada escenario contiene un diseño inteligente para aprovechar y sacar al contrincante de la competencia, así como realizar movimientos asombrosos si así lo deseamos, el juego además, nos premia por golpear, sacar de la carrera o hacer perder el control de otro auto, y todo lo que hagamos irá subiendo puntos para aumentar de nivel y desbloquear partes de mejoras, pues los autos se pueden modificar tanto visualmente, como en su performance y seguridad. Y hablando de los autos, aunque Wreckfest no cuenta con licencias, sí que podemos encontrar en su mayoría diseños que nos recuerdan a famosos muscle cars o autos importados.

INCREÍBLE APARTADO DE PRESENTACIÓN

Sobre todo hablando del trabajo de texturas, Wreckfest parece que todo lo hace bien; como dije, las texturas tienen un muy alto nivel de detalle para todas sus superficies: concreto, tierra, lodo, rocas, metal, etc; los autos por su parte están modelados de una forma impecable y mientras se van destrozando es posible ver las piezas del motor, suspensión y más, lo cual hace más llamativo todo el gameplay. Finalmente los escenarios están muy bien construidos, y presentan multitud de objetos desde vallas, cercas, llantas, y más, todo como pretexto para hacerlos volar por los aires.

Hablando de todo el detalle gráfico aquí hay que destacar algo sumamente importante, y que hace que el juego sea aún más inmerso, y es que Wreckfest no elimina los objetos que dejemos en la pista, ni los rivales destruidos, ni los pedazos de construcción demolida ni nada. Todo se queda allí donde lo dejamos, así que en cada vuelta además de cuidarnos de los rivales, tendremos que fijarnos y esquivar de todos los obstáculos que hayan quedado regados en el circuito, un detalle que hace de cada partida algo totalmente emocionante.

Por si esto fuera poco, el apartado sonoro tampoco se queda atrás, y el título nos lleva por una orquesta de todo tipo de efectos de sonido para todo lo que suceda en pantalla: vidrios, vallas, concreto, autos con carrocerías en pedazos, todo tiene un efecto y escucharlo con una barra de sonido, audífonos o un sistema de Home Theater es simplemente impresionante. Además dicho apartado tiene un ecualizador para cada efecto, así que podemos también regular a nuestra preferencia. Ya para todo esto si el juego tuviera un soundtrack de buen “punch” para imprimir el sentimiento estaría más que genial… oh, esperen, Wreckfest también tiene un soundtrack genial e ideal para la ocasión, ya que presenta grupos de rock y metal que incluso nos rememora a clásicos juegos de carreras de los 90’s o inicios del 2000.

AL FINAL…

Wreckfest tiene todo para ser un épico juego de carreras, autos veloces, sistema de daños impresionante, muy buenas físicas, un control tipo arcade perfecto, una banda sonora genial, y una presentación totalmente buena, a todo esto le añadimos un modo de carrera con pruebas variadas para mejorar y comprar autos, un online lleno de jugadores con ganas de trollear y hacernos chocar (ideal para este juego) y… ya sólo nos faltarían algunos circuitos urbanos extra, pues sólo contamos con 1 (los demás son en estadio o circuitos de ambiente natural).

Wreckfest merece ser jugado por los fans de las carreras, es un juego del que deseamos actualizaciones de contenido y mejor aún, una futura secuela con un motor de físicas y daños aún más impresionante. Pareciera que fue ayer el 2013, cuando Bugbear lanzó su prueba de daños “Next Car Game” en PC, recuerdo haberlo jugado en su época, así que es emocionante ver el tan buen resultado final.