Amenaza en lo profundo | Crítica

Amenaza en lo Profundo (Underwater, 2020) nos cuenta la historia de un grupo de 6 tripulantes que quedan atrapados en el fondo del océano tras un aparente terremoto. Esta cinta de 95 minutos yace en el cliché de ansiedades volviéndola muy predecible, ya que las cosas no se tornan muy positivas si quedas atrapado varios kilómetros en el fondo del mar, sin embargo, desde el inicio se encarga de atraparte en la acción y su historia.

El grupo de investigadores del laboratorio submarino “Kepler” lucha por salvar sus vidas, tras un terremoto que ocasiona que tengan que aventurarse a su suerte y caminar hacia una antigua estación de excavación que puede ayudarlos a regresar a la superficie. Este diverso y pluricultural grupo se enfrentan a diferentes obstáculos, los cuales te hacen meterte en la historia y sufrir juntos con ellos cuando las cosas no suceden como las planean, ya que son liderados por el Capitán Lucien (Vincent Cassel) y por nuestra protagonista Norah, una ingeniera mecánica, que resulta ser muy lista en múltiples áreas por el largo tiempo que lleva trabajando en la estación; Con un alma heroica por situaciones pasadas que marcaron su carácter, Norah es quien toma los riesgos y la iniciativa de seguir adelante hacia su camino a la salvación de este particular grupo donde contamos con las actuaciones de T.J. Miller (Paul Abel), Jessica Henwick (Emily Haversham), John Gallagher (Liam Smith), Mamoudou Athie (Rodrigo Nagenda) y Gunner Wright (Lee Miller).

Norah es interpretada por Kristen Stewart, a quien ya conocemos por la saga de Crepúsculo, y de quien ya sabemos que es de esas actrices que, a pesar de actuar bien, sus expresiones siempre son frías y sin sentimiento. Pero los años de experiencia que está adquiriendo le han caído bastante bien, y esto lo comprobamos con Amenaza en lo Profundo, donde si bien sigue teniendo un semblante alarmante y siempre con temor de que pasará, sus expresiones corporales demuestran todo lo que el director Will Eubank, quiere que el espectador capte durante esta hora y media de suspenso submarino. Norah resulta ser un personaje muy humano y “ético”, por así llamarlo, que hace que al final puedas comparar la historia con una no tan lejana y muy posible realidad. Por otro lado, el resto de la tripulación tienen diferentes personalidades, haciendo al espectador vivir escenas cómicas, aventureras, tristes, nostálgicas, crudas y sobre todo realistas.

Amenaza en lo Profundo tiene la increíble oportunidad de ser del agrado de distintos tipos de audiencia; de los que les gustan los thrillers, Sci-Fi, las películas de aventura y riesgos, aquellos que les gusta el terror con una dosis de gore, pero sobre todo, a esas personitas que no toleran las películas de más de 2 horas.
Si viste el póster en el cine, podrás identificar fácilmente hacia dónde nos dirige la “sorpresa” de la cinta pero, si no has visto nada de la cinta o tu pareja te llevó sin decir nada, a pesar de que parece disparatado y fuera de contexto con el resto de la trama, te quedará un muy buen sabor de boca y hasta te podrías impresionar de lo increíble que se ve la situación. El final es “inesperado”, aunque sabes que va a suceder desde que inicia la escena, pero te hace que te quedes con un sentimiento de dolor y tristeza.

Amenaza en lo Profundo es sin duda una excelente película para iniciar el año, con aventuras, una bien lograda ambientación, un increíble trabajo y desarrollo, así como personajes a través de CGI, estos elementos la convierten en una entretenida cinta que te tendrá al borde de la butaca, aunque solo por un corto tiempo.

Crítica por Lizbeth Almaguer