It came from space and ate our brains | Reseña

Qué tan atractivo podría ser Minecraft de disparos contra alienígenas? Efectivamente, no mucho. Pero cuando le das la oportunidad a algo que no tenías mucha fe, puedes llevarte sorpresas como la de It came from space and ate our brains. Aquí mi reseña lectores queridos.

A COMER CEREBROS

Tanto así como una historia no tiene este juego de nombre tan largo como sus niveles, pero eso es lo de menos cuando Triangle Studios junta todo lo que necesita un juego adictivo sin invertir mucho en gráficos, pues realmente ICFMAAOB -que así le diremos porque el nombre está larguísimo- hace todo bien, especialmente en la parte gráfica para ser exacto. Resulta que ICFMAAOB es un juego de disparos con vista superior, donde el protagonista es una inspiración en el famoso videojuego Minecraft enfrentando extraterrestres que usan el mismo diseño cúbico. El juego consiste en avanzar en los escenarios diseñados para llevarnos de manera lineal hasta los cuartos de seguridad, donde básicamente estamos en un checkpoint para que al morir -lo cual sucederá muy seguido- regresemos ahí y no hasta el inicio del mapa que de por sí ya es grande. Usando los dos joysticks podremos movernos y apuntar con el fin de soltar todas las balas posibles, mismas que no se acaban nunca en una pistola que puede recibir mejoras siempre y cuando rompamos cofres esparcidos por el mapa.

Al momento de llegar al final del mapa nos encontraremos con una prueba final donde podremos ser rescatados siempre y cuando limpiemos la zona de aliens, empresa difícil cuando estamos solos o no mantenemos una táctica limpia, más una puntería casi impecable. Ahí está el problema del juego, que si no somos atinados, estaremos recolectando el trofeo de chorrocientas de muertes en un santiamén. Así que truchas chavos, este juego estará diseñado muy sencillo en su departamento gráfico, pero la dificultad es una chulada tal, que estarán haciéndose adictos en un chasquido de dedos. Neta.

Por fortuna ICFMAAOB hace muchas cosas bien, como ponernos en escenarios monocromáticos, a oscuras y con enemigos tan vistosos que no deja espacio para la confusión, el pretexto nos lo quita y nos deja con todo a la pericia y a la velocidad de dedos, pues es un juego sumamente sencillo que no cuenta con coleccionables, ni misterios, ni rompe cabezas, solo disparar a matar y avanzar sin dejar de matar aliens, porque esos irán por nosotros. No subestiman la programación del juego, pues cada vez que nos toquen sufriremos una pérdida de corazón, lo que mermará nuestra salud y a vez, nos dejará sin vida, y nadie quiere eso.

SENCILLO PERO NO, PERO SÍ UN POCO… PERO NO TANTO

Se ve sencillo y sin chiste una vez que entramos al menú y le pinchamos en el tutorial. Ahí las cosas son color de rosa, como cuando recién besas a tu amada por primera vez. Pero luego viene lo difícil, echarse los mapas en la dificultad que quieran, pues a pesar de parecer fácil, cuando quieran sacar el platino llorarán varios litros de sangre, porque todo se vuelve vertiginoso y terriblemente feo, complicado y con ganas de aventar el control. Por eso ICFMAAOB (disponible en Switch, Playstation 4, Xbox One y PC vía Steam) es tan adictivo y podría decir en este momento que es de los más divertidos juegos de disparos que me he encontrado en los últimos meses, al menos el mejor en lo que va del año por lo mismo, por mentirnos a la cara creyendo que esta travesía será como un paseo en el campo… Y NO LO ES!

Decir más de It came from space and ate our brains sería redundar, lo que sí se debe repetir es la recomendación de darle una intentada sobre todo si piensan atacarlo en cooperativo, pero si quieres sufrir en la noche, apaguen las luces y creen un ambiente mucho mejor y más divertido, con la intención de sacar todos los trofeos posibles a ver si no destrozan su televisión en el intento. Yo aún tengo la mía intacta, pero no creo que dure mucho tiempo más.