Gamer
gamer

El juego es Slayers, la regla: Sobrevive 30 combates y la libertad será tuya. Una cinta de acción y drama… Ok, más drama que acción.

Después de haber mostrado un buen trailer (que incluso ganó un premio) donde se mostraba algo así como “batallas multijugador online” al más puro estilo de videojuegos como Call of Duty, Battlefield, o Killzone, quedó más que claro que esta cinta dirigida y escrita por Mark Neveldine y Brian Taylor (Crank y Crank 2: High Voltage) nos situaría dentro de un futuro donde los jugadores, en lugar de tomar el control de personajes digitales (computarizados), llevarían a cabo sus partidas por medio de personas reales (reclusos en este caso) y por ende, convirtiendo el juego en algo más, algo totalmente real, algo donde no existe el reintento, si no la muerte segura. Pero ¿qué guarda esta historia además de una dosis de acción?

Gamer muestra una sociedad con delgadas líneas morales entre el bien y el mal. Vemos como las multitudes adoran este nuevo juego llamado “Slayers”, donde literalmente los reclusos para salir libres tienen que sobrevivir treinta batallas (se podría decir masivas) que incluyen todo tipo de armamentos, desde helicópteros, hasta lanza cohetes y armas de alto calibre. Las últimas cuatro (como se muestra en la película) simplemente pasando de mal a peor. Y no solo eso, también se nombra otro “juego” llamado “Society”, una especie de mezcla entre el Home de Playstation con el videojuego Grand Theft Auto, sin censura donde igualmente personas pueden tomar el control de otras (bajo una suma de dinero) y hacer lo que realmente les de la gana, desde simplemente ir de paseo, hasta tener sexo y realizar sus fantasías más pervertidas. Creo en este momento que uno ya se ha dado cuenta de la seriedad del asunto, pues como ya había mencionado, aquella sociedad que se nos muestra ha dejado de sentir por completo lo que puede provocar a otros directa o indirectamente. Pero lo más importante de todo (y que se puede atribuir a este mundo real), es que a lo largo de la hora y media que dura la cinta, se muestra de una forma un tanto repulsiva (muy al estilo de los creadores), como siempre existe aquel peligro donde uno nunca sabe quién es la persona que está al otro lado de la línea (computadora, ordenador, chat, como gustes llamarlo), mostrando así los peligros que acarrea hablar y tener contacto virtual con alguien de quien solo sabemos su Nick (o nombre).

En cuanto a la historia se refiere (y para mencionarlo rápido): Kable (por Gerard Butler) es el recluso a ganar sus últimas batallas, y quien también busca a su esposa Angie, protagonizada por Amber Valletta (Transporter 2). Todos en la historia, a merced (se podría decir) del creador de estos insanos juegos: Ken Castle (brillantemente interpretado por Michael C. Hall, personaje principal de la serie Dexter). También hay algunas apariciones de John Leguizamo, Milo Ventimiglia y Ludacris. En fin, eso es todo.

Gamer es una película que ejemplifica el trabajo y visión de sus escritores y directores Mark Neveldine y Brian Taylor; tiene matices que pueden crear un poco de “conciencia” por un mundo vacío e inhumano que se divierte sin pensar en el mal que le ocasiona a otros, las escenas de acción (a pesar de lo que creen algunos) representan el estilo caótico, ruidoso y desorientador que se podría sentir si todo el mundo te estuviera disparando y lo único que deseas es cubrirte con cualquier cosa, las actuaciones (sobre todo la de Butler) son de una forma silenciosa y dramática, donde no vemos que los personajes gritan heroicamente, si no que en su forma de ser, de mirar, uno se da cuenta que están pasando por algo indeseable, todo eso con una fotografía de tonos oscuros y sucios (parecidos a los utilizados en Death Race) lo que sin duda añaden el condimento exacto para esta cinta de drama y acción que seguramente agradará a todos aquellos fans de Crank, las personas que entiendan sobre el mundo de los videojuegos y las que han socializado por medio de una computadora.

gamer