Gigantic
gigantic mecha

Planeta Tierra, el reality show más famoso del universo esta por concluir con un final explosivo ¿Podrá nuestro héroe salvar la temporada?

De forma curiosa esta serie de cinco partes publicada por Dark Horse, deshace de alguna forma todos (o al menos la mayoría) de los misterios y explicaciones que el ser humano ha dado a su existencia, al presentar la idea de que nuestro planeta solo es un simple “stage” construido, donde las vidas y acontecimientos de cada segundo son televisados a través del universo por una lucha de ratings. Héroes, villanos, cataclismos, historias de Dioses, Demonios, la raza humana, envuelven las vidas de aquellos que nos observan para su puro entretenimiento, dejando atrás cualquier sentimiento de culpa, al olvidar o dejar de sentir los posibles remordimientos de que todo lo que observan es real.

Rick Remender (Fear Agent, Strange Girl) narra hábilmente esta, de cierta forma, crítica de como estamos acostumbrados a que nos entretengan al pulso de un botón, y que en el proceso, en la maniática obstinación de querer siempre más, de pronto nos endurecemos u olvidamos lo que nos hace sentir la tragedia de lo que vemos.

En este caso “Planet Earth”, el reality más visto, de pronto sucumbe por un estancamiento, donde la violencia mostrada ya no tiene el mismo impacto en sus televidentes; es cuando entra Gigantic en escena, y vemos como en la lucha por liberar a la Tierra de convertirse en un “show cancelado” también trata de concientizar a las televisoras sobre la manipulación y explotación del ser humano, que insisten en mostrar imágenes cada vez más fuertes con tal de seguir al aire. Gigantic tendrá que luchar contra adversarios mortales, impedir la extinción, y soportar la terrible verdad en la cual él, finalmente estará envuelto.

El arte por Eric Nguyen (Tales of Fear Agent, Strange Girl) nunca deja de sorprender con sus escenas de acción donde gladiadores gigantes luchan entre ciudades terrestres, cuadros que enfocan el peligro dando así un sentir “cinemático” y grandes momentos, que sin más, elevan y dan énfasis al titulo de esta serie: Gigantic.

En lo personal encuentro bastante atractivo este cómic (como me pareció desde el primer número), los cambios y giros de la historia, sus instantes donde cualquier cosa puede suceder, el desenlace del personaje y su posición ante el mundo, el arte en cada página, los diseños bien cuidados, las inmensas proporciones de las batallas, la idea que gira en torno de todo, las portadas e incluso sus variantes que evocan posters de cintas japonesas, y los bien escritos diálogos que siempre mantienen aires de ironía y una desesperante voz por querer escapar de algo casi imposible, dejan una buena huella en cada instante y hasta el último segundo.

Con un final un poco ambiguo y tétrico, Gigantic solo te dejará con la esperanza de querer saber si en verdad la raza humana ha sido liberada… te dejará con ganas de ver aunque sea, un solo número más.

gigantic mecha