Battle: Los Angeles
battle Los angeles invasion de la tierra

Esta invasión a la Tierra bastante ruidosa, explosiva y enérgica muestra unos alienígenas muy desalmados

Desde los primeros segundos el espectador es bombardeado con imágenes de destrucción que dejan ver la ya destrozada ciudad de Los Angeles, helicópteros que sobre vuelan las costas, disparos a la lejanía, gritos y objetos desconocidos cayendo del cielo son los detalles que de una forma “realista” marcan la forma en cómo será narrada esta cinta.

Bajo la dirección de Jonathan Liebesman (nacido en Johannesburgo-Sudafrica al igual que Neill Blomkamp quien fuera director de la cinta District 9) llega esta visión sobre una colonización extraterrestre que mezcla estilos vistos en el cine bélico como Black Hawk Down o Saving Private Ryan; fotografía tipo documental, escenas en señal de televisión, un moderado uso de “shaky cam”, alguna que otra imagen gore y un fuerte uso del sonido de armas y gritos a todo momento, todo esto combinado con una gran dosis de efectos especiales para mostrar alienígenas, naves espaciales y artefactos de un diseño extrañamente original y que da a la película una estética que la separa indiscutiblemente del resto de largometrajes con el mismo tema.

De casi dos horas de duración, la historia narra sobre los hechos ocurridos a partir del 12 de agosto de 2011 (porque este mismo año?) cuando una serie de meteoritos caen sobre las grandes ciudades del mundo y tiempo después comienza una brutal matanza por parte de un enemigo desconocido y al que a lo largo de la cinta se le van conociendo sus capacidades tanto para comunicarse, tácticas de ataque y el estilo de armamento.

En este caso, un batallón comandado por el Sargento Michael Nantz (Aaron Eckhart) y al que más tarde se le une la Sargento Técnico Elena Santos (Michelle Rodriguez) deberá hacer frente y resistir los implacables ataques del enemigo a toda costa mientras tratan de salvar civiles, luchar con algunas memorias del pasado y no desvanecerse en una guerra (o genocidio) que apenas comienza y que a duras penas la humanidad intenta defenderse o al menos comprender lo que sucede.

Y es que si algo está marcado, es la euforia de la batalla y la presión de sobrevivir a cada ataque (los cuales en todo momento se hacen más peligrosos), esto da paso a variedad de “clichés” y tipos de personajes ya vistos en el cine, sin embargo todo es sobrellevado de buena forma y en combinación de unos excelentes efectos especiales, Batalla: Los Angeles (nombrada también Invasión del Mundo, o Invasión a la Tierra) se convierte en una historia que continuamente va de subida a un climax de un final que bien puede o no ser del agrado de todos… y no estoy hablando de “victorias llenas de chispa y enredadas de discursos”… mas bien, de si ¿te quedaron ganas de ver más?

En lo personal acepto que ni esta se salva del típico mensaje patriótico/humanista que contienen muchas de las películas de guerra, sin embargo es obvio que si uno paga el boleto para ver extraterrestres, disparos y explosiones a cada segundo… bueno, esta es una buena opción para llenarse de palomitas y disfrutar de un festín apocalíptico que pocas veces está bien llevado y sobre todo con esta visión realista de fotografía implacable. En pocas palabras, recomendada si buscas casi dos horas de gritos, disparos y caos extraterrestre.

fin del mundo invasion de la Tierra alien