Grave Encounters
grave encounters fantasmas casas embrujadas

Un documental ficticio, sobre un programa ficticio donde falsos investigadores de lo paranormal verán reales fantasmas.

The Vicious Brothers escriben y dirigen esta cinta de hora y media con imágenes o narrativa visual que recordarán mucho a Paranormal Activity o The Blair Witch Project, todo para entregar una ración de suspenso y uno que otro espanto a quienes no estén preparados para lo que viene.

De buena o mala forma, cada vez más este genero llamado “Mockumentary” o Documental Falso invade las salas de cine y nuestras pantallas; historias normalmente sobrenaturales son presentadas con tintes de horror que son enfatizados con los ya típicos usos de “cámara en mano” y otras herramientas como una de las comunes, el brindar una imagen natural o realista para acentuar la cotidianeidad dentro de los personajes que en simples días normales son enfrentados o amenazados por fuerzas desconocidas, es decir, monstruos, fantasmas o demonios como también fue visto en la cinta de origen noruego Troll Hunter.

En esta ocasión el “show” corre a cargo de unos investigadores de lo paranormal, un equipo de personas que gustan de invadir casas presumiblemente embrujadas para mostrar al público que aún existen cosas más allá de la explicación científica. Claro que, bueno sería que dicho grupo creyera en lo que trabaja.

Por consiguiente vemos (en la historia) este programa “Grave Encounters” que se aventura a pasar ocho horas de encierro dentro de una antigua y abandonada institución psiquiátrica de la que se presume, como el velador explica, transcurren misteriosos eventos paranormales, ya saben, voces, lamentos, cosas que se mueven etc.

Algo bastante llamativo acerca de los personajes es su comportamiento detrás de cámaras durante el rodaje de dicho programa, tonos respetuosos, serios y creyentes de aquel mundo espiritual se transforman en muecas y sonrisas que denotan una actitud a la que solo le importa tener un buen rating en la televisora. Lo cual más tarde se transforma en una peligrosa herramienta.

En resumen, los protagonistas de Grave Encounters, luego de colocar cámaras y aparatos sensibles a las resonancias etc, se disponen a “jugar” con los espíritus, es decir, llamándolos, invitándolos a mostrar su presencia, cosa que provoca una serie de sucesos que sin duda van en ascenso, cada vez más notorios y peligrosos, hasta que la locura y desesperación trastorna las mentes de estos falsos investigadores.

Al final y a mi parecer, dicha cinta guarda mejores momentos que Paranormal Activity, los efectos visuales son más elaborados, el uso de un escenario más lúgubre tiene sus ventajas al momento del suspenso y la narrativa es igualmente más ágil; las actuaciones son bastante buenas, de hecho uno llega a hastiarse de algunos comportamientos, no por estar mal representados, si no por la naturalidad de las actuaciones.

Nombrada también como “Fenómeno Siniestro” y de un póster realmente horrible (y no de buena forma) esta película seguramente gustará a los seguidores de las otras cintas mencionadas, o en general a quienes busquen pasar un rato de tensión. Por cierto, las escenas de gore son nulas aquí y el final de la cinta deja mucho que desear por su simplicidad…

grave encounters paranormal ghosts