Priest
priest el vengador de Dios Paul Bettany

También llamada “El Sicario de Dios” esta película de casi una hora y media mezcla muchas cosas buenas y…

Scott Charles Stewart, mismo que dirigiera y escribiera la fallida cinta “Legión”, ahora, luego de comenzar como proyecto en 2005, al fin entrega al cine esta adaptación del Manhwa (cómic Coreano) de mismo nombre y creado por Hyung Min-Woo.

No hay mucho que decir, la historia en general no marca nada fuera de lo común (un villano muy “malo”, la damisela en peligro etc), de hecho para quienes gustan de escapar de aquellas películas con clichés, esta es la oportunidad perfecta para correr lo más lejos posible. O sin embargo, si lo que buscan es una historia donde escena tras escena ya puedan imaginar los diálogos y saber que es lo que sucederá, bueno…

Con las actuaciones de Paul Bettany, Magie Q, Cam Gigandet, Lily Collins, Karl Urban y Christopher Plummer, Priest o El Sicario de Dios (como también le nombraron) muestra una buena calidad en cuanto al tema visual se refiere, las actuaciones son acorde al tipo de cinta, es decir, nada que no exija demasiado pero que tampoco parezca una burla al público, los diseños de ciudades, criaturas, aparatos y vestuario de cualquier índole son los principales elementos para llamar la atención y la fotografía en verdad tiene sus buenos momentos, siempre plasmando horizontes y escenarios ya vistos en otras cintas, ciudades del futuro (tipo “Blade Runner”), desiertos (tipo “Star Wars”), y pueblos del viejo oeste que mezclados, hacen de esta, una función que junta todo lo bueno para dejar la satisfacción garantizada.

Claro, excepto (para algunos), por los sucesos también acompañados por los clásicos diálogos de “únete a mí”, “en verdad soy tu…” por nombrar ejemplos que a más de uno le recordarán una que otra película; detalles que convierten la trama en algo predecible hasta su final y que quizá y muy terriblemente puedan lograr que alguien se aburra o peor aún… se duerma.

En resumen, es sobre un mundo donde la humanidad a luchado siempre contra vampiros, donde la iglesia (por esto) crea sacerdotes guerreros obviamente para exterminar al enemigo y obviamente cumplido el cometido deja a su suerte a cada uno de estos guerreros disolviendo sus rangos o funciones (por decirlo de una manera) para de esta forma abandonarlos entre la multitud donde algunos (como es el caso de Priest) nunca se adaptaron por el hecho de creer que la amenaza nunca desaparecería, dejando un sentimiento de traición y soledad en el personaje hacia los que le utilizaron y le alejaron de una vida normal.

En lo personal Priest tiene bastantes puntos buenos, claro, si no distraen los momentos “esto ya lo escuché en otro lado”. Las escenas de acción cumplen su cometido aunque tampoco son muchas. Sin embargo, lo que sí es muy seguro, es mucho mejor que Legión… y en todo.

priest pelicula vampiros