Snow White and the Huntsman
snow white and the huntsman

Un viaje desde la oscuridad a la luz, de la muerte a la vida, el resurgimiento de la tierra y la naturaleza en búsqueda por luchar contra una malvada reina.

Sin duda llena de grandes imágenes, esta adaptación del clásico cuento de los Hermanos Grimm se aleja años luz de otra recién estrenada “Mirror, Mirror” y en lugar de plasmar una especie de comedia forzada, se centra en narrar una historia de tintes dramáticos que viajan entre lo realista y lo fantástico.

Con varias apariciones de criaturas mitológicas, es un mundo que muestra una transformación que pasa de la belleza, al horror, la guerra, el hambre y la desolación, tragedias que plagan al mundo que se nos muestra y que solo pueden tener fin con la muerte de la malvada reina Ravenna, una bruja inmortal que se alimenta de la juventud de otros y que sin embargo no parece disfrutar mucho en lo que se ha convertido (en ocasiones).

Una tragedia que comienza con el odio y que convierte a una niña en una mujer despiadada, literalmente una bruja obsesionada en llevar un camino de muerte a donde sea que vaya y que descubre en la joven Blancanieves no solo una rivalidad de belleza, sino además de poder, pues la diferencia es que a esta joven la pueden seguir por amor y no por miedo. Algo que Ravenna observa como amenaza en la forma de que solo alguien tan bella puede dar fin a su reinado de horror.

En cierta forma una combinación entre “el viaje” del Señor de los anillos con la historia de Snow White donde el cazador forma un elemento importante en la historia; un personaje desdichado y que ha dado por terminada su vida, alguien que no busca encontrar algo que le importe por la certeza de saber que siempre termina perdiéndolo, un sentimiento que en el pasar de la historia le causa conflicto entre seguir muriendo, o vivir con la esperanza de un mundo mejor. Por supuesto un mundo casi imposible de imaginar no solo para él, si no todos y cada uno de los personajes y criaturas de la historia.

Una cinta donde el acabado artístico brilla continuamente y que invita al espectador a maravillarse contemplando la magia y sentir la desolación cuando fríos horizontes sin vida llenan la pantalla.

En lo personal y si hubiese algo para quejarse, se podría hablar de los (de pronto) cambios bruscos de escena que una o dos veces ocurren, o de los momentos “accidentales” que llevan a los personajes de un lado a otro (claro que estamos hablando de una aventura así que…), o que “lamentablemente” la cinta se centra en la por decir, contemplación de lo que sucede “entre líneas” (el sufrimiento, abandono y esperanzas de unos y otros) que por preocuparse y mostrar algo realmente lleno de acción desbordante de forma continua para con esta herramienta entretener al público.

En este aspecto Snow White and the Huntsman (Blancanieves y la leyenda del Cazador) es una para observar, contemplar los detalles y valorar todas esas cosas que luego no aparecen en el medio del cine y que en esta vez lo notamos y preguntamos ¿Qué tal que Guillermo del Toro hubiese estado involucrado en el proyecto? Si de por si estamos ante una película, que por como esta lograda brilla por si sola.

blanca nieves y la leyenda del cazador