Flat Kingdom | Reseña

Sólo algunas veces tenemos el gusto de reseñar un juego hecho en México. Yo afortunadamente tuve la suerte de hacerlo con Flat Kingdom, de Fat Panda Games y esto es lo que sentí al jugarlo.

FLAT KINGDOM

Esta aventura trata sobre la maldición que cae en un reino donde todo está en 2D pero ahora se está convirtiendo en 3D a causa de que robaron unas gemas del rey. Ahora como Flat, nuestro protagonista, debemos encarar los peligros que conlleva esta maldición con poderes algo raros pero efectivos: cambiar nuestra forma a círculo, triángulo y cuadrado, que de acuerdo a cada figura geométrica, es como podremos maniobrar y salir avantes ante los ataques de los enemigos.

Suena raro, claro que sí. ¿Se ve bien? Por supuesto. ¿Se siente bien? Totalmente de acuerdo. Aquí la cosa se trata de encontrar las formas de los enemigos y atacarlos mediante una regla que al principio del juego nos dicen: el triángulo vence al círculo, y éste al cuadrado, por lo tanto el cuadrado vence al triángulo. No es difícil de recordar.

Una vez que nos hemos metido esa idea, lo demás es pan comido, sólo deberemos recordar nuestros conocimientos en juegos de plataforma y un poco de mezcla con Metroidvania, pues explorar será algo común y termina haciéndose útil por aquello de las monedas y algunos incentivos propios de la historia y el juego.

Como buen juego inspirado en los títulos de antaño, Flat Kingdom no se preocupa en explicarnos detalladamente, sólo una rápida embarrada y todo lo demás es cosa nuestra, abrirnos paso, atacar, defendernos, avanzar, brincar y sobre todo echarnos al plato a los enemigos que pueden ser complicados por esa falta de explicación, pero de suerte que Fat Panda Games no nos da las cosas peladitas y en la boca. Gracias por eso chavales.

Ahora viene lo bueno, la parte artística.

Colores, formas y profundidad es lo más rico en Flat Kingdom, se gastaron la mayor parte del tiempo en diseñar gráficos en dos dimensiones pero que tienen una gran calidad y son hermoso logro en el juego. Nos recordaron mucho a Guacamelee y a Tearaway en el buen modo, no en decir que son copiones. Se inspiraron en grandes títulos queridos compatriotas.

Y bueno, la música fue creación de Manami Matsumae, conocida por dos juegazos, Megaman y Shovel Knight. O sea, casi nada. ¿De dónde sacaron ese contacto chavos? Se rayaron. Se nota las ganas de ambientarnos y meternos rápido en el ritmo del juego, de la situación y sobre todo desborda a más no poder, tonadas de la vieja escuela.

En la sección de mecánicas de juego probablemente no encontramos el punto fuerte de Flat Kingdom, sin embargo se defienden con la facilidad de poder usar nuestro control del PlayStation 4 usando como referencia las mismas figuras de los botones, para convertirse en la forma geométrica requerida: el cuadro nos hace cuadro, el triángulo también y el circulo igual. Eso fue una palomita remarcada la que se sacaron aquí. Una vez que tomamos el control, ya nada se torna difícil gracias a esa familiaridad con la que contamos.

VEREDICTO

El juego es bueno, divertido, poco común y está cargado de detalles que muestran cómo Fat Panda Games creció con juegos donde lo importante es la jugabilidad y la historia, más allá de los gráficos. Eso es un punto muy a favor. Por otro lado están varios detalles que muestran cierto nivel de novatos por parte de los desarrolladores, pero cabe destacar que pasan desapercibidos y son opacados por los muchos más detalles que nos muestran el futuro de esta compañía.

Si necesitan una buena razón para adquirir Flat Kingdom, ahí les va: es muy bueno y es mexicano. Fueron dos ¿verdad? No importa, hagan de cuenta que fue sólo una, pues no necesitan otra más.

OPINIÓN ARCHI RECONTRA SÚPER PERSONAL

Primero que nada, agradecer a Fat Panda Games por la oportunidad de probar su juego. Ahora sí puedo explayarme. Esta compañía en crecimiento es muestra de algo en particular: en México hay talento para aventar pa’rriba (sic).

Si se hacen llamar “patriotas” y que lo “hecho en México está bien hecho”, entonces es el momento perfecto de llevar a cabo esa filosofía que pregonan y vayan de inmediato a apoyar no sólo este, sino el resto de desarrolladores que se intentan hacer un lugar en un mercado increíblemente grande y difícil. Fat Panda Games es el ejemplo perfecto de que con ahínco, dedicación y mucho corazón, las cosas quedan… ¡CHINGONAS!

¡Felicidades muchachos!

Más info de Fat Panda Games aquí.