Hunter’s Legacy | Reseña

Hace poco jugué la demo extendida de este juego y ciertamente quedé intrigado por el desarrollo final. Ahora con la experiencia puedo decir que es un buen título aunque no perfecto desarrollado con Unity, de plataforma 2d actual y sin gráficos retro.

HUNTER’S LEGACY

Hunter’s Legacy nos pone en control de una guerrera llamada Ikki y tenemos la misión de recuperar el “colmillo de la alianza” el cual ha sido robado por el señor oscuro Moridir. Se trata de una premisa sencilla que se mantiene presente durante el transcurso del juego a través de los habitantes en la aldea de Iripur, aunque fuera de eso parece que es solo un arcade esperando el final, pues no existe un desarrollo más completo o profundo sobre la importancia de nuestra misión, el objetivo del “colmillo de la alianza”, incluso el daño a Iripur es inexistente o invisible, más allá de algunos diálogos que piden nuestra ayuda.

A partir de la aldea debemos visitar rincones del mundo por varios caminos, algunos directos y otros con ayuda de transportadores, lo cual se agradece puesto que los niveles son de un tamaño considerable y poseen distintos caminos y áreas que paulatinamente nos llevan a conocer todo el mapa. Así que comenzando por ser un mundo inmenso, ligeramente se convierte en un paseo cotidiano, un punto a favor al no contar con un mapa más detallado de cada área.

SOBREVIVIENDO ATAQUES

Los enemigos son variados y aunque un poco comunes en cuanto a la forma de ser derrotados, lo cierto es que en varias ocasiones el enfrentarse a dos o más de estos termina siendo un reto mayor, que muy posiblemente termine con nuestra vida. Esto porque algunos no solo requieren ser golpeados con nuestra espada o flechas, sino que tienen la característica de reventar en enemigos más pequeños, poseen escudos o burbujas de protección, disparos, nos persiguen por todo el nivel, etc. Además de dificultades relativas al nivel como atmósfera y/o suelo peligroso, y hierbas altas que atrapan al personaje. Por esta razón cuando nos enfrentamos a varias de estas situaciones al mismo tiempo pues… Hay que llevarla tranquila.

Esto incrementa la dificultad en ciertas partes del juego, que de pasarlas inadvertidamente o con prisa, se vuelven tediosas y frustrantes. Mientras que otras zonas son tan sencillas que pueden resultar vacías o aburridas. Un equilibro que en términos generales puede verse balanceado, pero que en una sesión de juego denota picos un tanto bruscos que pueden cansar al jugador.

Hay varias acciones a nuestra disposición para atacar y defendernos, como saltar, golpear con la espada, disparar flechas, rodar y hacer dash con ataque. Aunque la mayoría de las veces nos encontraremos repitiendo el salto con golpe pues rodar es casi inútil.

Existe un sistema de upgrade para nuestras armas y personaje, pero a pesar de ser sencillo y nada intrincado resulta molesto por una cuestión, no importa que aumentemos nuestra cartera y consigamos todo el oro del juego, para subir de nivel se necesitan cristales (además del oro) y es un martirio dar con ellos debido a la falta de profundidad para rejugar los niveles y la dificultad de algunos.

VEREDICTO

Visualmente Hunter’s Legacy es bastante atractivo en cuanto a diseño de personajes, algunos escenarios y el diseño de niveles, y sobresalen las mecánicas de juego. En general nos lleva a disfrutar una aventura fantástica lejana y como desarrollo mexicano Lienzo ha presentado un título que me ha gustado por presentar algo distinto y ajeno a la cultura local, lo cual termina por convertirse en cliché y/o pretextos nacionalistas para beneficio de marketing en la mayoría de los casos.

Hunter’s Legacy es un buen juego con algunos problemas que le impiden llegar más lejos, sin embargo cumple su cometido general y podemos esperar positivamente por el próximo título en el “Universo de algo”

ACTUALIZACIÓN DE HUNTER’S LEGACY PARA XBOX ONE

Por: Andrés Portillo

El hecho de que los contenidos sean idénticos entre versiones de diferentes sistemas, ya me pone de buen humor ahora que tuve la oportunidad y gusto de darle una probada a Hunter’s Legacy. No hay cambios significativos ni trajes extra, niveles de regalo, armas que se estrenan ni nada por el estilo, es el mismo juego pero optimizado para la consola de Microsoft, y eso es algo digno de admirar.

Después de ver a mi compañero y amigo Doktor Mostro en su frigobar -así le llamo a su PC- y otro rato más para hacer la comparación, sinceramente me encontré que esta versión de Xbox One no le pide nada contra un hardware muy superior a mi consola, y aunque al principio es un poco raro acostumbrarse a los controles, no pasa mucho tiempo en que ya me veía dominando las trifulcas con los seres extraños de los mundos que tan bien diseñados están. Es que simplemente es maravilloso encontrarse con una idea tan extraña como un gato acomedido a hacer algo por el mundo -pues los gatos en la vida real no lo son ni de chiste-, y que pelee por algo más que por su propio interés.

Estos niveles de los que hablo cuentan con un diseño bien pensado y con Metroid en la cabeza durante su desarrollo, tal es el caso de que habrá muchos lugares que serán imposibles de visitar sin antes haber obtenido algunas armas. Esto le da una rejugabilidad (sic) tamaño familiar, pues sabe uno siempre que allá atrás hay -con suerte- varios tesoros esperando a ser abiertos, pero por nuestra previa inhabilidad era imposible reclamarlos.

Ya van dos puntos a favor gigantes para Hunter’s Legacy en Xbox One, pero tiene más. Como el Mostro dijera, las peleas pueden verse de lo más sencillas, pero conforme avanzamos y nos topamos con más enemigos, la dificultad se ensancha y cada vez será más peliagudo salirse con la suya.

Pero lo importante de todo esto es recomendar o no Hunter’s Legacy para Xbox One, cuestionamiento bastante fácil de responder, pues con un diseño pensado en obligarnos a volver, a mejorar nuestro armamento, complicarnos y ponernos a pensar cómo avanzar, darnos tanto terreno para explorar y una historia “de algo”, creo que se responde sola la pregunta: claro que sí. Y si esto no es suficiente razón, entonces piensen que en un mundo lleno de juegos AAA para impresionar la pupila y carentes de esencia, Hunter’s Legacy viene a entregarnos varias horas de juego bien pensado y complicaciones como las que ya no vemos tanto. Un juego de una corriente de la vieja escuela, siempre será bienvenido en nuestras oficinas, y este es uno de ellos por cumplir con el mandamiento número uno: que nos divierta.