X-Men: Apocalypse | Crítica

***ADVERTENCIA: Esta crítica contiene spoilers esenciales para su mejor comprensión***

Tras lo sucedido en eventos siguientes a X-Men: First Class y X-Men: Days of the Future Past, llega X-Men: Apocalypse, donde nos cuentan la historia de En Sabah Nur (Oscar Isaac), el primer mutante de la historia, quien en tiempos del antiguo Egipto era considerado como un Dios, por sus habilidades.

Con un toque bastante crudo y fiel casi al cien por ciento al cómic, X-Men: Apocalypse repite la misma fórmula que realizada desde sus dos cintas anteriores; hablamos un poco del origen de la trama, tenemos un momento triste que marca la vida de alguno de nuestros héroes, continuamos con el reclutamiento seguido por la primera confrontación, pasamos por la unión de los X-Men hacia la pelea final, y así es como 20th Century Fox se hecha a la bolsa a los fans. Me atrevo a decir que X-Men: Apocalypse es un fan service, ya que es muy fiel al cómic, incluso en sus materiales promocionales, pero también algunas partes se ven muy forzadas.

X-Men: Apocalypse sucede 10 años después de los eventos (pasados) de X-Men: Days of the Future Past, por lo que esta vez nos encontramos en los 80’s, la época dorada de los X-Men en los cómics y series animadas. Tenemos a Magneto (Michael Fassbender) quien cambió su identidad y se fue a vivir a Polonia, donde se casó y hasta tuvo una hija. Mystique (Jennifer Lawrence) continúa con su rescate a mutantes por todo el mundo. Por su parte Charles Xavier (James McAvoy) mantiene su Escuela para Jóvenes Dotados. Por su parte, la Dr. Moira MacTaggert (Rose Byrne) se encuentra en El Cairo realizando una investigación, sobre unas falsas ruinas en el centro de la ciudad, donde, por azares del destino, libera a Apocalypse.

Desde el primer momento en que puedes ver a Apocalypse, no crees que sea el mutante más poderoso, simplemente, su altura frente a los demás mutantes, no impresiona y su piel… bueno, parece maquillaje para disfrazarse como el villano de la película de Power Rangers, en Halloween. Si eres fanático de los X-Men, aun así disfrutarás mucho de la película, podrás ver buenas referencias de los cómics. ¡Gracias Bryan Singer!

Tenemos un casting joven, Jean/Fénix (Sophie Turner), Storm (Alexandra Shipp), Cyclops (Tye Sheridan), Nightcrawler (Kodi Smit-McPhee), Quicksilver (Evan Peters), Psylocke (Olivia Munn), Jubile (Lana Condor), pero todos y cada uno de ellos se sienten a la perfección con su personaje y en conjunto en el equipo, haciéndonos sentir familiares con la película.

Desde antes del lanzamiento de X-Men: Apocalypse, tuve fuertes críticas en contra, en las cuales no estoy de acuerdo, sin embargo, si en algo coincido es en el error que cometieron con Apocalypse, ya que cuando se trataba de demostrar su poder antes los humanos, los aniquilaba de la manera más fiera, pero cuando se trata de pelear contra los mutantes, parece que este se queda pasmado, ya que los únicos poderes que muestra es el de controlar la materia (aparentemente sólo la tierra y arena), tele-transportación y liberar el máximo poder de otros mutantes, lo que en lo personal no me gusto de la trama general de la película, son las razones por las que En Sabah Nur quiere conquistar el mundo, su única excusa fue que le molestaba que adoraran a dioses falsos, haciendo sentir que la existencia de Apocalypse en la película, solo fue para excusar la trama.

Ahora voy a hablar un poco de la línea temporal, esto a raíz de la escena donde Striker secuestra a Fénix, Cyclops y Nightcrawler, donde nos encontramos con nada más y menos que con Wolverine, pero quitando la acción y violencia de la secuencia, se siente un poco raro ver a una Jean Grey joven, con un Wolverine cuarentón, y esto nos causa más ruido si tomamos en cuenta el final de X-Men: Days of the Future Past, donde Wolverine ve en la mansión de los X-Men a Jean y a Scott, los mismos que vimos en X-Men 3: The Last Stand. Pues bien, a continuación les explicare lo mejor posible este arco temporal. Recordemos que la trama de X-Men: Days of the Future Past se lleva a cabo en los 70’s donde Wolverine aún tiene sus garras de hueso. Al final de esta película, Magneto lanza a Wolverine a un río, donde lo rescata Striker, quien en realidad es Mystique, en esta parte nos quedamos con la duda de como el verdadero Striker consiguió encerrar a Wolverine, pero con esto en mente, Striker es quien experimenta con Wolverine para inyectarle el adamantium. Cuando nuestros jóvenes mutantes liberan a Wolverine, quien trae su increíble look de los primeros cómics de Wolverine. Wolverine aún no los conoce, por eso no los reconoce en la película, pero al momento en que Jean establece una conexión con Logan, le da parte de sus memorias por lo que él no los ataca. Esta parte es muy esencial si eres un fanático de los cómics, pero si no lo eres tanto y no te pones a dudar de las paradojas que estas marcan, podrás disfrutar perfectamente de la película.

Ahora ¿Adivinen quién se robó la película por segunda vez? ¡Exacto!, Quicksilver hizo de las suyas nuevamente al salvar a todos los mutantes de la Escuela durante una explosión. De verdad, esta escena es por mucho de lo mejor de la película, pero si algo hay que aceptar es el mal manejo de CGI que aparte de verse falso, no era creíble que estuviera pasando de esa manera, aunque, es de admirarse que Quicksilver fuera el único que le pudo dar un golpe directo a Apocalypse. Por otro lado, podremos ver a Jean Grey quien para destruir a Apocalypse, libera con el poder de Fénix, en una impresionante escena sentimental, con un speech de Charles.

Este nuevo equipo de jóvenes mutantes, prometen mucho, y esperamos verlos juntos durante estas nuevas aventuras, posteriores secuelas podrían ser increíbles con todas sus personalidades en conjunto en lo que bien conoceremos como los X-Men.

X-Men: Apocalypse es una película que te mantendrá al borde de tu asiento, y que tengas o no, conocimiento del cómics, la podrás disfrutar a la perfección. Podríamos esperar más de algunos personajes, mejores actuaciones o que estuvieran más tiempo en pantalla, pero creo fielmente que tal cual esta, funcionan muy bien en conjunto. Logro darnos un aspecto más real de los mutantes, de cómo surgen y no solo que son seres con súper-poderes, mostrándonos un toque fiel a los cómics.

Dejando de lado el error que cometieron con Apocalypse, X-Men: Apocalypse es una increíble película, pero para su mala suerte (o planeación), se estrenó en una fecha donde traemos batallas colosales como Batman V Superman y Captain America: Civil War. X-Men nos ofrece grandes momentos de nostalgia, increíbles escenas siempre respetando la esencia de los cómics. Emotiva, certera y sólida, X-Men: Apocalypse, no cambiará el género de los superhéroes en el cine, pero está claro, es una increíble adición a la colección de los mutantes en la pantalla grande.

Finalmente, si ya viste X-Men: Apocalypse y no le entendiste a la escena post-créditos, te invitamos a entrar a este link, en donde la explicamos en detalle.