Strange Tales
strange tales

Después de tres números parece que este título empieza a mejorar, pero aún así ¿fue suficiente?

Seguramente cualquiera agradece la iniciativa por crear comics que se mantengan fuera de la trama principal de cualquier personaje, más cuando se trata de todo un universo, en este caso el de Marvel que es uno de los más extensos. Porque invita a nuevos lectores, a los que por alguna razón desconocen a los personajes o sus travesías, a los que podría interesarles a partir de esa oportunidad.

Lo que en este caso falla terriblemente a mi parecer. No pongo en duda que seguramente todos los autores que participan en esta serie son bastante reconocidos, pero el estilo que se maneja y mantiene mayoritariamente en el trascurso de estos tres ejemplares, crea la sensación de que se sostiene una tira cómica de algún periódico viejo. Quizá esto sea del agrado de muchos lectores, pero para una persona joven o que busca algo actual, estoy seguro de que este punto lo hará rechazar de inmediato estas historias extrañas. Sin contar que al leer la mayoría de ellas, son algo bobas o sin chiste, por desgracia.

Claro que como la gran mayoría de comentarios, esto lo afirmo a partir de mi gusto personal y cualquiera puede discernir en cuanto a cual historia le parece mejor, pero si algo es importante es saber que nunca podrás hacer feliz a todo el publico y en Strage Tales se parece querer incluir algo para cada lector (inclinado casi totalmente a lo que mencione antes), lo cual deja cada número bastante flojo para desear adquirirlo.

Así pues, de los primeros dos ejemplares siento que puede parecer atractivo el trabajo de Junko Mizuno (Cinderalla), ya que es un tanto difícil conseguir productos originales de esta artista enfocados al cómic, además de que quizá esta sea su primera participación con Marvel; Y del segundo número la participación de Jhonen Vazquez (Invader Zim, Johnny the homicidal maniac), que hasta ahora ha sido la más graciosa.

En cuanto al caso de la tercera entrega y motivo para por fin escribir al respecto. Ahora aparecen no una, sino tres historias que nos hacen recordar que este cómic no fue publicado hace veinte años. En general sobresalen el trabajo de Corey Lewis y Dylan McCrae (Popgun), que es bastante llamativo en todos los sentidos y uno desearía que estuviera impreso en un formato de mayor tamaño; La participación de Jay Stephens (Nocturnals) que se mantiene de forma atractiva y por ultimo; Becky Cloonan (Pixu: The mark of Evil, Tales of the Vampires) de quien sería bastante bueno saber que participara en una miniserie completa para Marvel.

Strange Tales fue una iniciativa o experimento que nos deja a medias en cuanto a los estilos que presenta tan variados que resultan contrarios. Creo que en este caso lo mejor es checarlo y tomarlo en cuenta como una oportunidad para disfrutar algunos trabajos que difícilmente se repetirán de forma continua dentro de Marvel.

strange tales