Hitman: Paris | Reseña

La saga del Agente 47 tiene muchísima tela de dónde cortar, especialmente hablando de un juego de sigilo y mucha inteligencia, donde las posibilidades son a mi parecer infinitas, pues gracias a la modalidad, podemos disfrutar de horas enteras con misiones muy específicas. No, yo no tuve la oportunidad de reseñar The Division, eso le tocó a Yuri, yo hice la reseña de Hitman con su primer capítulo de esta temporada llamado The Showstopper. ¿Y saben algo? No lo envidio ni tantito. Aquí mi reseña.

LA VIE EN ROSE

Ya les habíamos platicado acerca de la beta de Hitman, que ahora viéndola después de haber terminado el primer capítulo, es tan claro el por qué nos inundan con el modo de juego, misiones con objetivos muy sencillos, poca seguridad y algunas herramientas para manejar, todo fue un truco maldito pero muy hermoso de Square Enix para atraparnos cual boa constrictora, abrazarnos fuerte y no soltarnos ni de chiste.

El juego de Hitman se cuenta en dos partes, el prólogo y luego viene la primera misión. En el inicio estaremos pasando por los tutoriales, donde nos enseñan todo lo necesario para entender los objetivos, cómo matar, silenciar, atacar, escondernos, ponernos disfraces y movernos con cautela. Debo ser muy honesto en cuanto a esas dos misiones: son demasiado fáciles, entretenidas, pero no son ni la sombra de lo que nos espera después en la ciudad de las luces. En esta parte se cuenta la historia de cómo el Agente 47 forma parte de la ICA, la agencia que lo contrata para realizar los trabajos. Para los viejos fans de Hitman, aquí encontrarán algo de nostalgia pero muy pocas respuestas a las muchas interrogantes que quizá tengan.

París es el lugar donde se lleva a cabo un desfile de modas de una reconocida marca de ropa, mismo que le pone una tranquiza a la pobreza con su extremo derroche de dinero, comida, mafia y seguridad. Efectivamente, todo es una cortina de humo para el tema que realmente nos incumbe: una subasta de la lista NOC que contiene el nombre de todos los agentes secretos del MI6, la cual obviamente está en malas manos y caerá en peores.

Nuestra misión no es evitar la subasta ni el desfile de modas, sino matar a las mentes maestras detrás de todo este embrollo. Así de fácil, así de sencillo.

¿Qué es entonces ese detalle que me fascinó y me tuvo al filo de la silla durante más de cuatro horas? Para empezar no entendí casi nada de cómo realizar la misión, les repito, pasar el tutorial es como quitarle un dulce a un niño, sin embargo cuando por fin llegamos a París, las cosas se ponen difíciles con varios niveles de seguridad, una mansión con tres pisos, varias áreas verdes, incontables puertas, interminables baños, personal de servicio, centenas de asistentes al evento, oportunidades de mezclarse… En fin, The Showstopper ofrece un verdadero reto de rompecabezas para aquel como yo, que desea todo peladito y en la boca, o en su defecto, abriéndose paso a disparos.

Hitman Paris no es un capítulo largo, pero se puede estirar todo lo que uno quiera, pueda o soporte. Contaremos con misiones sencillas diseñadas para acercarnos a nuestro objetivo, conocerlo y seguir sus pasos, incluso en ocasiones obligarlo a realizar movimientos a nuestro favor demasiado sutiles como para enterarse que se está metiendo a la boca del lobo. No duden nunca en seguir estas pistas, les ahorrará mucho trabajo y tiempo.

HITMAN ES BELLE

No sólo el mapa en The Showstopper es grande, lo suficiente para perderse a ratos, sino además es muy bello, con detalles muy bien logrados, mapeos de las texturas geniales, suficiente gente para perderse, o chocar contra ellos y provocar un desaguisado. El personal no civil cuenta con una inteligencia artificial que me sorprendió más de dos veces, me refiero a los guardias de seguridad, guardaespaldas, desde los niveles más bajos, a los más entrenados, gente de servicio, trabajadores, todos los que pudieran servirnos para convertirnos en ellos y pasar desapercibidos para ingresar en partes con acceso restringido.

Este juego no se trata de caminar, matar a dos, seguir caminando, enfrentar a todos, correr, escapar y listo. No. Hitman se trata de esperar, ser paciente, escuchar, abrirse oportunidades, leer movimientos, observar mucho el mapa, caminar lento, atacar sin pensarlo dos veces, aprovechar las chances y esperar. Sí, ya dije “esperar”, pero es su principal aliado en una misión llena de peligros pues nuestro objetivo es el pez gordo y como tal, estará cuidado en todo momento. Así que sean inteligentes. Tuve que serlo.

VEREDICTO

Claro que Hitman cuenta con algunos rasgos que no nos gustaron, como el hecho de irse guardando cada vez que logramos algo, haciendo los checkpoints continuos y dando poco lugar a preocuparnos o regar el tepache en la misión.

Y lo otro, bueno, los trofeos. En la lista no se encuentra ningún Platino -usuarios de PlayStation, les interesa-, ya sea en la del capítulo de The Showstopper o en la del juego de Hitman, lo que nos hace pensar en que tal vez no cuente con esa distinción -lo cual generará mi furia-, o probablemente se desbloquee en el capítulo final de la temporada. No sabemos, sin embargo con este juego siento que podría sacar todos los trofeos sin fijarme en el máximo galardón, pues es sumamente emocionante.

Los capítulos serán mensuales y no puedo esperar a abril porque en serio me siento extasiado después de haber invertido más de ocho horas en Hitman y su gran diseño, sus respetables gráficos, su casi impecable jugabilidad y su fabulosa inteligencia artificial.

Link reseña del segundo capítulo: Sapienza.

Link reseña del tercer capítulo: Marrakech

Link reseña del cuarto capítulo: Bangkok

Link reseña del quinto capítulo: Colorado

Link reseña del sexto: capítulo: Hokkaido